Papa Francisco Santa Sede

Limosnería apostólica: la caridad del Papa que no hace ruido

Limosnería apostólica: la caridad del Papa que no hace ruido

Un trabajo silencioso, realizado cada día, en nombre del Papa, a favor de los más necesitados: es la actividad de la Limosnería Apostólica. En el 2018, distribuyó 3,5 millones de euros a los pobres para pagar facturas y alquileres

Sergio Centofanti – Ciudad del Vaticano, Vatican News, 15 de mayo de 2019
El Papa Francisco almuerza con los pobres  (ANSA)

La caridad de la Iglesia se remonta a los tiempos de los apóstoles. Jesús afirma que al final de nuestras vidas seremos juzgados por el amor, el amor concreto de cada día (Mt 25, 31-46). Santiago nos recuerda con fuerza que la fe sin obras ha muerto en sí misma: «Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle?  Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día,  y alguno de ustedes les dice: Vayan en paz, caliéntense y sáciense, pero no les dan las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha?» (Stg 2:14-16).

Los orígenes de la Limosnería Apostólica

En las primeras comunidades cristianas eran los diáconos, en particular, los que se ocupaban de los pobres. Más tarde los Papas, como obispos de Roma, confiaron la tarea de la caridad al llamado Limosnero: este nombre aparece por primera vez en una Bula de Inocencio III, en el siglo XIII. La Limosnería nació formalmente en este período. León XIII, el Papa de la primera encíclica social, la Rerum novarum (1891), confió a la Limosnería la facultad de conceder la bendición apostólica a través de pergaminos. El Papa Pecci denunciaba las dramáticas condiciones de lo que llamó «la infinita multitud de proletarios» explotados por «un número muy pequeño de extranjeros» y movilizó a toda la Iglesia para apoyar a los pobres creados por la Revolución Industrial.

Facturas y alquileres

Hoy, gracias a los ingresos de los pergaminos, así como a las donaciones, la Limosnería puede ayudar en nombre del Papa a los necesitados. En 2018, se entregaron alrededor de 3,5 millones de euros a quienes no podían pagar los alquileres, las facturas de electricidad y gas, los medicamentos y las necesidades básicas. Una cifra ligeramente superior a la del 2017. La ayuda llega a todos, sin distinción, muchos son italianos y romanos: no hay que olvidar que el Papa es obispo de Roma.

Ayuda a los verdaderos pobres

Normalmente son los párrocos los que escriben al Limosnero: ellos indican quién está realmente necesitado. El Limosnero entrega al párroco un cheque, quien luego da la contribución a los necesitados, acompañándolo con una tarjeta: «Regalo del Santo Padre». La ayuda no pasa por asociaciones u organismos diversos, sino que llega directamente a la persona que el párroco considera que está realmente necesitada. Las contribuciones que salen para otros países son solicitadas por los nuncios dispersos por todo el mundo.

Trabajo silencioso

La Limosnería realiza sus actividades todos los días, en silencio: apoya comedores para los pobres, dirige la clínica médica y de salud bajo la columnata de San Pedro dedicada a la «Madre de la Misericordia» junto con duchas y barberías para los sin techo, así como el dormitorio en Via dei Penitenzieri.

Dar según la lógica del Evangelio

El actual Limosnero, el Cardenal Konrad Krajewski, se considera «la mano de la caridad del Papa». Su tarea principal -dice- es «vaciar la cuenta del Santo Padre para los pobres, según la lógica del Evangelio».

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.