Cultura

Libro Corpus de Valencia, prologado por don Carlos Osoro Sierra

Libro Corpus de Valencia, prologado por don Carlos Osoro Sierra

Nuevo libro de Baltasar Bueno sobre la procesión de Corpus Christi en Valencia

“La procesión de Corpus Christi de Valencia” es el nuevo libro, segundo en esta materia, del periodista y doctor en Teología, Baltasar Bueno, y que está prologado por el Arzobispo de Madrid, anterior de Valencia, don Carlos Osoro Sierra. En él se hace una aproximación a la historia general del Corpus en Valencia, con toda su solemnidad barroca y mediterránea, típica de la Contrarreforma, -la primera vez que se hace- y se hace un análisis de su valor catequético bíblico visual y urbano, por desplegar a través de las calles y plazas de la ciudad los grandes misterios de la Biblia, que prefiguran la Eucaristía, convirtiendo la procesión en un bello poema teofórico, como explicaba el canónigo e historiador Vicente Castell Maiques.

  • ¿Su libro número 20?
  • He disfrutado con él hasta el último momento de su parto. Más de seis siglos de historia de la procesión de Corpus Christi condensados en dos centenares de páginas llenas de ilustraciones. Cada párrafo es una noticia, un telegrama, un sumario a desarrollar. Multitud de datos, de pistas, de pinceladas que nos hablan de esta fiesta y el espíritu festero de los valencianos. En todo este tiempo, no hemos cambiado nada, somos igual que hace 661 años, hasta polcoristes i boueros, elementos imprescindibles de la fiesta de Corpus, la festa grossa de la Ciutat, radiografía de cómos hemos sido y seguimos siendo los valencianos, pura antropología de pueblo barroco y mediterráneo. Este es el segundo libro que he escrito sobre la fiesta del Corpus valenciana.
  • Pone en valor la procesión, pero también el Archivo Histórico Municipal.
  • El gran banco de datos de la Historia de la Ciudad de Valencia es el Archivo Histórico Municipal. Desde el siglo XIII está en él contenido todo lo más importante ocurrido en Valencia, en los Manuals de Consells de la Ciutat, los cuales deberían estar digitalizados, porque aterra pensar que cuando uno los maneja tiene en sus manos la mismísima Historia Viva de Valencia. Los munícipes siguen sin enterarse que es necesario digitalizarlos para evitar daños o pérdidas irreparables.
  • ¿Por qué un Archivo Civil para hacer una historia religiosa?
  • Hoy por hoy no hay otra manera de hacerlo. La fiesta de Corpus ha sido siempre una fiesta municipal, co-organizada y co- patrocinada por el Consell de la Ciutat, hoy Ayuntamiento. Su aparato festivo, era el de la ciudad y su gobierno municipal. Si no hubiera sido por éste, ya hubiera dejado de existir la procesión de Corpus en su todopoderosa parafernalia, que teje, en palabras del historiador Vicente Castell Maiques, un bello poema teofórico en honor a la Eucaristía. Es una fiesta estética, que tanto siempre nos ha ahogado en palabras de Miguel de Unamuno. La única manera de hacer hoy una Historia del Corpus de Valencia es a través de la documentación administrativa, contable, acuerdos del Consell de la Ciutat. No hay más, ni siquiera en el Archivo de la Catedral. El del Palacio Arzobispal, 13.000 legajos históricos, fue pasto del incendio y saqueo sufrido en julio de 1936 durante la persecución religiosa.
  • El libro tiene Historia y Teología.
  • Tiene una parte histórica, muy importante. Año a año, se recoge los acuerdos de los Jurados de la Ciudad sobre la progresión de la solemnial e general processó del Corpus. Se trata de un importante banco lingüístico de la Lengua Valenciana de nuestros siglos del XIV al XVIII principalmente, en que aparecen palabras idénticas, muy similares a las nuestras de hoy, otras preciosas y ya desaparecidas. Se constata el interés por mimar, cuidar y cultivar la procesión eucarística con las importantes aportaciones culturales populares. La lectura de los Manuals dels Consells seduce, enamora. Y sólo se ama lo que se conoce. Por ello, los valencianos valoramos poco nuestra historia y tradiciones, porque las desconocemos. El seducido, el enamorado, no se puede contener y necesita exteriorizarlo, propagarlo, irradiarlo. El libro tiene el plus de lo teológico-catequético. Hay que tener en cuenta lo que muchos olvidan, incluso los participantes: quién es el que viene detrás, en honor de quien tanto boato. La procesión es una catequesis bíblica, visual y urbana, que desemboca en la apoteosis de la Eucaristía. La catequesis de la procesión es kerigmática, la misma que desplegó la Iglesia Primitiva, la iglesia fontal, la catequesis más pura de todas las que ha desarrollado la Iglesia católica en su historia.
  • Defiende en la obra que la procesión fue también un instrumento político de los Jurados de la Ciudad.
  • La procesión en su aspecto religioso es fundamentalmente bíblica, y de manera especial veterotestamentaria, con personajes y estampas del Antiguo Testamento que prefiguran la Eucaristía. Los Jurados la potenciaron así, porque querían congraciarse con los judíos que dominaban el ámbito económico de la Ciudad y Reino, tenían el poder monetario y comercial. Judíos y católicos convergen y creen en el Antiguo Testamento. A los árabes los integraron contratándolos para la parte musical. Con ello, pretendieron suavizar y armonizar la difícil coexistencia de las tres culturas y tres religiones.
  • ¿La del Corpus es la más valenciana de las fiestas?
  • Siempre lo ha sido. Le llaman con sobrada razón histórica la festa grossa de la Ciutat. Muy desconocida por cierto en la actualidad por la gente joven. Recuerdo cómo en la retransmisión televisiva de una de estas procesiones de Corpus cómo los cámaras más jóvenes estaban asombrados de ver el espectáculo que tenían que grabar, sobre todo lo imponente de las Rocas. Con el Corpus pasa lo mismo que con otras cosas de nuestra Valencia. Podemos saber, porque se ebnseña, lo de la Paz de Westfalia o Tratado de Utrecht o lo ocurrido en la Batalla de Trafalgar, pero no sabemos nada de lo ocurrido históricamente en nuestra autoctonía. A los políticos están cosas no se les ocurre implantarlas en los programas formativos o educativos, principalmente porque lo desconocen, y por ello ni lo sienten, ni lo aman.
  • Un libro autogestionado.
  • Efectivamente. El libro es un regalo que yo mismo me he hecho para Reyes, me lo ha traído el rey Baltasar. Yo lo he investigado, redactado y editado. Pago su impresión. Y Estará al alcance del público a precio de coste. Lo ofrecí al Ayuntamiento, en tiempos del PP, para que lo editara por ser una fiesta municipal y su concejala de “cultura” no le interesó un trabajo de 17 años de investigación, el libro no era para ella glamouroso, ni hablaba de bolsos ni zapatos. Luego lo sugerí a la Consellería de Cultura, por ser BIC la procesión, y la directora general de “Cultura” tampoco le pareció digno de patrocinarlo. Tan a pelo sale que fui a hablar con el nuevo presidente de Amics del Corpus de Valencia, Paco Esteve, entidad que cuenta con 700 socios, por si les interesaba participar en el proyecto editorial, me dijo que no se quería “involucrar” (sic) en este libro. Por el contrario, el grupo fundador de Amics del Corpus, el Grup de Mecha, verdadero motor y recuperador de la fiesta de Corpus de Valencia, ha tomado con interés y cariño el proyecto y lo apoya, pues lo suyo es potenciar nuestras tradiciones. También he de agradecer el calor y apoyo de José Luis Lliso Ruíz, y de la prestigiosa entidad cultural que preside, Archival, que van a apadrinar el acto de presentación.
  • El libro lo prologa el arzobispo de Madrid, don Carlos Osoro.
  • Es un honor para mí que nuestro anterior arzobispo, Carlos Osoro, hoy arzobispo de Madrid y dentro de muy poco Cardenal, lo prologue. Está dedicado por mí al Dr. Dn. Vicente Collado Bertomeu, el mejor biblista español, profesor mío en la Facultad de Teología de Valencia, quien me hizo doctor. El libro tiene más de 200 páginas, a todo color las ilustraciones, muchas fotografías de la procesión, documentación histórica, y es muy fácil de leer. Su corporeidad física es fruto de la dirección artística y técnica de José Aguilar, un buen amigo de verdad, maestro renacentista de las Bellas Artes, que ha hecho una bella pieza de orfebrería en los hornos alfares de la valencianísima imprenta Marí Montañana, de Almàssera, pueblo que tiene también una fiesta de Corpus muy importante. José Aguilar, entre sus obras más populares cuenta con los dibujos y bocetos de las grandes figuras que Manolo García ha plantado en Fallas en la plaza del Ayuntamiento. Él fue el diseñador también de mis libros sobre la Historia de la Virgen de los Desamparados. Todas las fotografías son de otro buen amigo, Pedro Molero, maestro gráfico de lo pictórico, especializado en la procesión de Corpus. El tratamiento digital es de un tercer amigo, Jesús Ortolá, creativo gráfico. Los tres han trabajado desinteresadamente, gratis et amore, en esta obra que para mí es una modesta y amorosa contribución a la historia y cultura valencianas, que adquiere una especial actualidad en estos nuevos tiempos en que osadas ocurrencias amenazan con hacer desaparecer y aniquilar brillantes páginas de nuestra historia y tradición festiva. Por ejemplo, si el nuevo Ayuntamiento, tan contra lo religioso, decide –lleva ese camino- no apoyar la fiesta del Corpus, correrá peligro de desaparecer tal y como aún la conocemos.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email