Cultura

Libro: ALTAMIRA La historia de una polémica

Libro: ALTAMIRA La historia de una polémica, de José Calvo Poyato

En 1879 Marcelino Sanz de Sautuola hizo un extraordinario descubrimiento: las pinturas de la bóveda de Altamira. Pese a la importancia de este hallazgo, cuya significancia para el desarrollo de la ciencia Prehistórica fue excepcional, Sautuola sufrió el escarnio de los académicos e intelectuales del momento.

El debate estaba servido: estas pinturas no solo confirmaban las sospechas de una cronología del hombre diferente al relato bíblico, sino también una maravilla artística contraria a la concepción primitiva y limitada del hombre prehistórico por parte de las tesis darwinista. ¿En qué se fundamentaba esta fuerte polémica? ¿Qué consecuencias sociales y políticas tuvo? ¿Cómo acabó por reconocerse el enorme valor de las cuevas de Altamira? En Altamira, historia de una polémica, el prestigioso historiador José Calvo Poyato nos sumerge en uno de los debates más interesantes y determinantes de la historia reciente.

En un tono divulgativo muy ágil y entretenido, el lector se situará en el nacimiento de la Prehistoria como ciencia y en las duras circunstancias del descubrimiento de aquellas pinturas, así como en las consecuencias que desencadenó el ataque de su autenticidad desde posiciones ideológicas diferentes y por motivos muy diversos.

• Lanzamiento: 17 de noviembre

• Precio: 19 euros

La publicación coincide, sorprendentemente, con el estreno de la película Altamira, que cuenta la misma historia del hallazgo de Marcelino Sanz de Santuola, dirigida por Hugh Hudson (Carros de Fuego), con Antonio Banderas como protagonista. Rupert Everett, Golshifteh Farahani, Clément Sibony, Tristán Ulloa e Irene Escola completan el reparto.

SINOPSIS

El descubrimiento de las pinturas de la cueva de Altamira por Marcelino Sanz de Sautuola en 1879, con la impagable ayuda de su hija María -en realidad, fue la niña, que acompañaba a su padre en la visita a la cueva, quien se percató de la existencia de pinturas en su bóveda- provocó una notable polémica. Se libró tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Por aquellas fechas, los avances de la Prehistoria, pese a ser cada vez más incontestables, eran rechazados en los círculos académicos más conservadores. Entendían que la antigüedad de restos óseos y material lítico que apuntaban a un hombre primitivo muy antiguo, ponían en cuestión el relato bíblico de la creación de la Tierra y del hombre. Por otro lado, la belleza de los animales representados en la cueva de Santillana del Mar y su excepcional calidad, levantaron sospechas de fraude y provocaron el rechazo de los prehistoriadores más renombrados del momento. Fue el caso de los franceses Émile Cartailhac o Gabriel de Mortillet. No podían admitir que las pinturas de Altamira fueran obra del hombre prehistórico, ya que las tesis evolucionistas -lanzadas por Darwin muy pocos años antes- apuntaban a un hombre primitivo con notables carencias, un salvaje cuyas capacidades eran muy limitadas. No era posible que tuviera capacidad artística ni conceptos estéticos como los que ofrecían las pinturas. El catedrático de Geología y Paleontología de la Universidad central, don Juan de Vilanova y Piera, que salió fiador de las pinturas desde que visitó la cueva montañesa, sostuvo una intensa lucha académica en defensa de su autenticidad y de su carácter prehistórico en el ámbito internacional. También lo hizo contra quienes apuntaban en nuestro país que las pinturas eran un fraude o cuando menos a una obra muy posterior a la prehistoria. Sólo el paso del tiempo daría la razón a Sanz de Sautuola y Vilanova y Piera, y llevarían a escribir a Cartailhac un artículo con el elocuente nombre de «Mea culpa de un escéptico», tras el descubrimiento en Francia de pinturas rupestres en la misma línea de las de Altamira.

ÍNDICE

Una primera parte aborda la atracción que desde muy antiguo ejercieron los descubrimientos fósiles y pétreos. A continuación nos sumergiremos en la configuración de la Prehistoria como ciencia y en algunos de los principales hallazgos que se convirtieron en hitos fundamentales. Por último, las circunstancias en las que tuvo lugar el descubrimiento de Altamira y el drama que vivieron Santuola y Juan Vilanova y Piera, fallecidos antes de que fuera reconocida la importancia de esas pinturas. Concluiremos con el proceso de rectificación de algunos de los principales detractores, como el ya citado Émiles Cartailhac.

EL AUTOR

José Calvo Poyato (Cabra, Córdoba. 1951) es doctor en Historia. En su obra ha compatibilizado la divulgación histórica y el cultivo de la novela histórica. Sus estudios de historia, centrado principalmente en los siglos XVII y XVIII, cuentan con títulos como Así vivían en el Siglo de Oro (Anaya), Le guerra de Sucesión (Anaya), De los Austrias a los Borbones (G-16) Carlos II el Hechizado y su época (Planeta), Felipe V, el primer Borbón (Planeta), Los Orleans en España (Plaza & Janés) o Momentos estelares de la Historia de España (Destino). Entre sus novelas históricas, traducidas entre otros, al alemán, italiano, francés, ruso, portugués, polaco, eslovenO, encontramos La Biblia Negra (2000), Los galeones del rey (2002) El manuscrito de Calderón (2004), El ritual de las doncellas (2005), La Orden Negra (2005), La Dama del Dragón (2006), El sueño de Hipatia (2009), Sangre en la calle del Turco (2011), Mariana, los hilos de la libertad (2013) y El Gran Capitán (2015), todas ellas publicadas en Plaza & Janés.

Marta Bueno Editorial Stella Maris

Departamento de Prensa m.bueno@editorialstellamaris.com

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Libro: ALTAMIRA La historia de una polémica, 9.0 out of 10 based on 1 rating
Print Friendly, PDF & Email