Rincón Litúrgico

Lepra y curación, reflexión homilética, domingo 28, por José-Román Flecha Andrés (13-10-2019)

Orientado por una joven esclava israelita, Naamán había llegado a Samaría buscando remedio para su lepra. Por orden del profeta Eliseo, accedió a bañarse en las aguas del Jordán. Al ver que había quedado curado, aquel jefe de los ejércitos de Siria exclamó: “Ahora reconozco que no hay Dios en toda la tierra más que el Dios de Israel” (2 Re 5,13-17).

Este relato nos dice que todo ser humano, aunque sea poderoso, es más vulnerable de lo que cree. Además el relato refleja la dignidad la libertad y la generosidad del profeta, que acoge aceptando a los necesitados, sean de la raza y religión que sean. Pero el relato habla también de la fe. Aun siendo pagano, Naamán descubre el poder de Dios sobre el mal.

Esa  misericordia universal de Dios se refleja en el salmo responsorial:  “Los confines de la tierra han contemplado la victoria de nuestro Dios” (Sal 97,3). Como escribe Pablo a su discípulo Timoteo, “Dios permanece fiel, porque no puede negarse a sí mismo” (2 Tim 2,13).

COMPASIÓN Y  GRATITUD

También el evangelio que hoy se proclama recuerda la plaga de la lepra (Lc 17,11-19). Ante Jesús aparece un día un grupo de leprosos que caminan por los campos, lejos de los pueblos y ciudades, según lo prescribe la Ley. Sin embargo, parece que han llegado a conocer la fama de Jesús.

Lo reconocen como un hombre de Dios. Así que desde lejos le imploran a gritos: “Jesús, maestro, ten compasión de nosotros”. Y efectivamente, la compasión del profeta Eliseo se hace ahora realidad en la persona de Jesús, que los envía a los sacerdotes para que certifiquen su curación y puedan insertarse  en la sociedad.

  • Junto a la misericordia de Jesús, el relato subraya la confianza de los leprosos. Es preciso observar que todos ellos se fían de la palabra de aquel al que ya reconocen como Maestro. De hecho, aun antes de verse curados, obedecen su mandato y se ponen en camino para ir en busca de los sacerdotes.
  • Además, el relato evangélico indica que a la gratuidad del profeta ha de responder la gratitud de los favorecidos. Sin embargo, se anota que si bien son diez los que piden la curación, solo uno de ellos regresa a dar gracias por haberla obtenido. Lo asombroso es que el que se muestra agradecido es un samaritano, considerado como enemigo y proscrito.

FE Y SALVACIÓN

A este leproso que regresa para agradecer la sanación se dirigen las palabras de Jesús con las que se cierra este relato:

  • “Levántate y vete: tu fe te ha salvado”. Ha quedado claro que los leprosos no han sido curados por la fuerza de la antigua Ley de Moisés, sino por la fe en el Maestro de la nueva Ley. La sanación significa la salvación integral que solo de él puede venir.
  • “Levántate y vete: tu fe te ha salvado”. También queda de manifiesto que el creyente de hoy ha de aprender a pedir y agradecer. Si puede y debe dirigirse al Señor en oración, al mismo Señor ha de agradecer siempre la salvación.
  • “Levántate y vete: tu fe te ha salvado”. Y ha de quedar muy claro que también los que se consideran lejos pueden acercarse al que es la fuente de la salud y de la gracia. La solidaridad en el dolor y en la prueba invita a celebrar la salvación universal.

– Padre nuestro que estás en los cielos, tú sabes que con frecuencia buscamos la excusa de nuevas lepras para excluir a algunos de nuestra sociedad. Sin embargo, hemos de reconocer que tan solo la fe en tu Hijo Jesucristo puede abrirnos a la salvación. Que tu Espíritu nos ayude a mostrarnos siempre  agradecidos a tu misericordia. Amén.

José-Román Flecha Andrés

Print Friendly, PDF & Email

Sobre el autor José Román Flecha Andrés

José Román Flecha Andrés, sacerdote, catedrático de Teología Moral, especializado en Bioética,