Coronavirus Iglesia en España

León: XII Jornada diocesana de diaconado permanente

La diócesis de León celebra este domingo 17 de mayo la XII Jornada diocesana del diaconado permanente. Son cinco los diáconos permanentes con que cuenta la sede que pastorea el obispo Julián López, mientras que otros cuatro candidatos se hallan hoy en proceso de formación, habiendo dos de ellos solicitado ya el rito de admisión a las órdenes.

Aunque las iglesias siguen cerradas y el culto suspendido debido a la alerta sanitaria del coronavirus, en las misas que se celebran en este VI Domingo de Pascua en la diócesis hay una petición especial para que, en comunión espiritual, todos los fieles recen por los diáconos y las vocaciones a este ministerio.

El Diaconado Permanente, un servicio con gran arraigo en la Iglesia primitiva, fue instaurado como un grado propio del ministerio ordenado en el Concilio Vaticano II. Tras ser presentados por sus párrocos y pasar un tiempo de reflexión, aquellos cristianos varones con esta vocación —solteros a partir de 25 años, o casados a partir de 35 y con cinco de matrimonio— han de superar tres cursos de estudios superiores eclesiásticos y desarrollar un período de prácticas pastorales antes de recibir la ordenación diaconal. A partir de entonces los candidatos quedan habilitados, como servidores de la comunidad, para ejercer las tareas pastorales que el obispo les encomiende, en comunión con él y con los presbíteros y consagrados, y en estrecha conexión con los laicos comprometidos.

Las funciones de los laicos permanentes son variadas. Así, en el servicio a la Palabra de Dios, animan la catequesis, promueven y sostienen actividades apostólicas con laicos (particularmente en el ámbito familiar), y presiden la celebración de la Palabra. Al servicio de la Eucaristía y de los sacramentos, los diáconos asisten al obispo y al presbítero; presiden las celebraciones del bautismo, matrimonio, exequias, Liturgia de las Horas y exposición eucarística; distribuyen la Eucaristía en la misa o fuera de ella, y llevan la comunión a los enfermos y el viático a los moribundos. Y al servicio de la caridad y de la comunión eclesial, por último, animan al servicio caritativo, preocupándose por los más pobres y marginados, y atienden la pastoral de enfermos ancianos y todo tipo de obras asistenciales.

En León, el Plan Básico de Formación para el Diaconado Permanente contempla un periodo de estudios de cinco años para la formación y la práctica pastoral de los diáconos. Dicho Plan ha sido completado hasta ahora por los cinco diáconos que se han ordenados entre los años 2015 y 2018.

 

 

Print Friendly, PDF & Email