Diócesis

León – La diócesis rinde homenaje a las Hermanas Obreras de Jesús por sus 85 años de trabajo por los niños

El obispo Julián López elogió la “sencillez evangélica” con que la comunidad ha construido “el monumento más hermoso de todos, la caridad con los niños”

León, 1 de diciembre de 2012

El obispo de León, Julián López, ha presidido esta mañana el acto de homenaje con el que el la Diócesis ha rendido homenaje a la labor desarrollada a lo largo de sus 85 años de presencia en la ciudad de León por la institución de la Hermanas Obreras de Jesús. Se ha tratado del tercer reconocimiento realizado por la Diócesis de León, con el que se viene destacando desde hace ya tres años en el marco de los actos del Día de la Iglesia Diocesana, que este año se celebró el pasado domingo día 18 de noviembre, la labor de la labor de entrega y apostolado que han realizado destacadas comunidades religiosas en el ámbito de la Diócesis.

Tras entregar un diploma de homenaje a la hermana Carmen Gómez Fernández, superiora de la comunidad, el obispo de León destacó que “desde la sencillez y desde el amor, esta presencia de las Hermanas Obreras de Jesús es una obra del Señor y en este Año de la Fe conviene recordar que la fe sin obras es muerta, la fe, según dice el Papa, crece creyendo y crece sobre todo gracias al amor. Desde esa sencillez evangélica, desde esa enorme discreción, las Hermanas Obreras de Jesús han ido construyendo el monumento más hermoso de todos que es el de caridad y en especial el de la caridad, con los más pequeños, con los niños”. Julián López agradeció esa labor “evangélica y discreta” y resaltó el orgullo con el que toda la Iglesia diocesana de León acoge y quiere reconocer la labor que han desarrollado y desarrollan las Hermanas Obreras de Jesús y concluyó con una llamada para apoyar el trabajo que esta comunidad desarrolla en el ámbito del cuidado de los niños.

Las Hermanas Obreras de Jesús se organizaron como instituto secular a partir del impulso de su fundadora, la Madre Teresa de la Divina Providencia (Teresa Fernández Rubio), quien en los años 20 del siglo pasado comenzó su acción apostólica en el barrio de Las Ventas de la capital leonesa centrada en la atención a los niños, “los más pobres entre los pobres” para “elevar el nivel de vida religiosa, familiar y social. Esta labor cristalizó en junio de 1927 con la apertura del primer “Asilo de Niños Inocentes” y se fue conformando como instituto secular por la autorización en septiembre de 1935 por parte del entonces obispo de León, José Álvarez Miranda, y por la aprobación del reglamento y las constituciones definitivas en el inicio del episcopado de Luis Almarcha, que dio carta de naturaleza a la “Pía Unión de Obreras de Jesús”. La labor de las Hermanas Obreras de Jesús se centrará ya desde entonces en las dos casas-familia, la de los “Santos Inocentes” en la Plaza de Santo Martino y la de “Nuestra Señora de Lourdes” en el Barrio de Pinilla, que se mantienen en la actualidad atendidas por cuatro religiosas.

Con este acto de homenaje celebrado en el Salón de Actos Seminario Conciliar de San Froilán la Diócesis de León ha reconocido el trabajo realizado por las Hermanas Obreras de Jesús a favor de los niños a partir de un carisma cristocéntrico y mariano.

Este acto ha sido el tercer homenaje con el que la Diócesis de León ha venido reconociendo en los últimos años, en el marco de la celebración del Día de la Iglesia Diocesana, la labor de entrega y apostolado que han realizado otras destacadas comunidades religiosas. Así en el año 2010 se inició la entrega de esta distinción con el reconocimiento a la comunidad de las Discípulas de Jesús, responsables de la atención en la Residencia Sacerdotal desde su puesta en marcha. El año pasado, en su segunda edición, el homenaje fue para la comunidad de las Asistentes Sociales Misioneras en el marco de la celebración del 50º aniversario de la fundación de la Escuela de Trabajo Social “Nuestra Señora del Camino”.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email