Revista Ecclesia » Lectio Divina para V Viernes de Cuaresma, por Ángel Moreno de Buenafuente
viernes cuaresma
Especiales Ecclesia

Lectio Divina para V Viernes de Cuaresma, por Ángel Moreno de Buenafuente

Lectio Divina para V Viernes de Cuaresma, por Ángel Moreno de Buenafuente

Liturgia de la Palabra: (Jr 20, 10-13; Sal 17; Jn 10, 31-42)

Lectura

“Oía el cuchicheo de la gente: «Pavor en torno; delatadlo, vamos a delatarlo.» Mis amigos acechaban mi traspié: «A ver si se deja seducir, y lo abatiremos, lo cogeremos y nos vengaremos de él.» Pero el Señor está conmigo, como fuerte soldado; mis enemigos tropezarán y no podrán conmigo” (Jr 20, 10-11).

“Intentaron de nuevo detenerlo, pero se les escabulló de las manos. Se marchó de nuevo al otro lado del Jordán, al lugar donde antes habla bautizado Juan, y se quedó allí. Muchos acudieron a él y decían:

-«Juan no hizo ningún signo; pero todo lo que Juan dijo de éste era verdad.» Y muchos creyeron en él allí” (Jn 10, 39-42).

 

Comentario

Este viernes tiene especial significación en la piedad popular. A las puertas de la Semana Santa, la mirada de los fieles se fija en María, la Madre Dolorosa. Si en Caná de Galilea tuvo la intuición de adelantar la “hora” de su Hijo y de precipitar de alguna manera la misión a la que había sido enviado, cómo le iba a ser desconocido el momento en que todos conjuran su muerte.

Los textos reflejan el ambiente tenso que se respira en torno a Jesús, y aunque en ambas secuencias se señala la confianza, tanto en el profeta, como el Maestro de Nazaret, sin embargo sabemos que son las vísperas de lo peor.

Es día contemplativo y entrañable. Con el dolor no se debe especular; se acompaña, ante él se guarda silencio, se desea permanecer junto a quien lo sufre para que sienta la fuerza de la amistad y del cariño. Hoy nos agrada tener un gesto filial ante María.

 

Debemos disponernos con la conciencia limpia a participar en las celebraciones de los días santos. La reconciliación personal y sacramental es una posibilidad oportuna; nos conviene, además, organizar el tiempo para tener ocasión de asistir a los Oficios Litúrgicos.

Quizá salgas hoy de viaje. No olvides que la razón de estos días de descanso tiene su origen en los acontecimientos de la Pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

 

Puntos de reflexión

¿Qué proyecto tienes para esta próxima semana? ¿La podrás llamar Santa?

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa