via-crucis--9
Especiales Ecclesia

Lectio divina IV Viernes Cuaresma (15-3-2013), por Ángel Moreno de Buenafuente

Lectio divina IV Viernes Cuaresma (15-3-2013), por Ángel Moreno de Buenafuente

La liturgia de la Palabra para la lectio divina del IV Viernes Cuaresma (15-3-2013) es Sb 2, 1a. 12-22; Sal 33; Jn 7, 1-2. 10. 25-30)

 

Lectura

 

“Acechemos al justo, que nos resulta incómodo: se opone a nuestras acciones, nos echa en cara nuestros pecados, nos reprende nuestra educación errada; declara que conoce a Dios y se da el nombre de hijo del Señor; es un reproche para nuestras ideas y sólo verlo da grima; lleva una vida distinta de los demás, y su conducta es diferente; nos considera de mala ley y se aparta de nuestras sendas como si fueran impuras; declara dichoso el fin de los justos y se gloria de tener por padre a Dios” (Sb 2, 12-16)

 

“… recorría Jesús la Galilea, pues no quería andar por Judea porque los judíos trataban de matarlo” (Jn 7, 1).

 

Comentario

 

Es viernes. Si cada semana se recuerda especialmente la Pasión del Señor este día, mucho más en Tiempo de Cuaresma, cuando incluso las lecturas nos hablan tan directamente de lo que celebraremos próximamente, en los días santos del Triduo Pascual.

 

La profecía se cumple, la imagen del profeta perseguido, desechado, objeto de mofa tiene paralelismo exacto en Jesucristo. Una prueba de autenticidad es precisamente que en Él se cumplen las Escrituras.

 

La enseñanza que hoy recibimos es dolorosa, porque demuestra la bajeza humana cuando reacciona por celos, envidia, actitud refractaria ante el otro, estrategias de descrédito, y hasta de violencia para justificar el rechazo, y vernos libres de modificar nuestros planteamientos consolidados y seguros, que nos conducen a una falsa autoestima y a valoración errónea de lo que es verdad.

 

A veces es aleccionador ver en otros una conducta poseída de sí, o un autoritarismo exagerado, que antes de abrirse a la forma de ser y de pensar de los otros, lleva a la supresión del que se cree contrario.

 

No es remedio escandalizarse, es mejor caer en la cuenta de la posibilidad de comportarnos, si no de forma tan violenta como relata la Biblia, sí de manera sutil, acusando a los otros para defendernos de ellos.

 

Puntos de reflexión

 

¿Te escandalizas cuando sabes de comportamientos perversos, egoístas, manipuladores? ¿Eres consciente de que puedes incurrir en ellos? ¿Qué posturas mantienes frente a los que sientes rechazo?

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.