Revista Ecclesia » Lectio divina II Martes Cuaresma (26-2-2013), por Ángel Moreno de Buenafuente
XIV-estacion
Especiales Ecclesia

Lectio divina II Martes Cuaresma (26-2-2013), por Ángel Moreno de Buenafuente

Liturgia de la Palabra para la lectio divina del II Martes Cuaresma: Is 1, 10. 16-20; Sal 49; Mt 23, 1-12)

Lectura

 

“Aunque vuestros pecados sean como púrpura,

blanquearán como nieve;

aunque sean rojos como escarlata,

quedarán como lana.

Si sabéis obedecer,

lo sabroso de la tierra comeréis”.

 

“Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar maestro, porque uno solo es vuestro maestro, y todos  vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el del cielo”.

 

Comentario

 

La Pasión de Cristo nos concede restaurar la relación con Dios. Ya no somos siervos, sino hijos. Ya no estamos destinados al abismo, sino a los brazos de Dios. La muerte ya no es nuestro destino, sino el cielo.

 

La solución, ante la quiebra de nuestra fidelidad, no es el disimulo, la huída, la inconsciencia, el aturdimiento, el complejo de culpa, sino la humildad, por la que se reconoce a quien nos ha perdonado los pecados y ha lavado nuestras culpas.

 

Si mantenemos la conciencia que nos permite invocar a Dios como Padre, será difícil que perezcamos en el ensimismamiento negativo o en la deformación narcisista que destruye, pues irrumpirá en nosotros la experiencia del amor, del perdón y la necesidad de corresponder a la gracia.

 

No tengamos mayor referencia que la que nos ofrece Dios. Él es el único Señor. Las mediaciones de este mundo, por importantes que sean, no pueden eclipsar a quien se ha convertido, por los méritos de su Cruz, en nuestro Maestro, Padre, Señor, Amigo. Solo desde Él y a través de Él caben todas las relaciones.

 

Cuando se acierta a ordenar todo de acuerdo con el querer divino, y a no sustituir a Dios por ninguna otra criatura, se instala en el corazón la armonía, que inunda la conciencia, y se gusta lo sabroso de la paz interior.

 

Puntos de reflexión

 

¿Te acoges al ofrecimiento de la misericordia?

 

¿Eres consciente de que sólo Dios es Dios y no hay ninguno más?

 

¿Tienes a Jesucristo como único Señor?

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa