Lectio divina I Sábado Cuaresma (23-2-2013), por Ángel Moreno
Especiales Ecclesia Tiempo de Cuaresma

Lectio divina I Sábado Cuaresma (23-2-2013), por Ángel Moreno de Buenafuente

via-crucis-XI

Liturgia de la Palabra del I Sábado de Cuaresma: Dt 26, 16-19; Sal 118; Mt 5, 43-48

Lectura

“Hoy se compromete el Señor a aceptar lo que tú le propones: Que serás su propio pueblo, como te prometió, que guardarás todos sus preceptos, que él te elevará en gloria, nombre y esplendor, por encima de todas las naciones que ha hecho, y que serás el pueblo santo del Señor, como ha dicho.” (Dt 26, 18-19)

-“Habéis oído que se dijo: “Amarás a tu prójimo” y aborrecerás a tu enemigo. Yo, en cambio, os digo: Amad a vuestros enemigos, y rezad por los que os persiguen” (Mt 5, 43-44).

Comentario

 

La Alianza de Dios con su pueblo nos ofrece la certeza de la fidelidad de Dios. El precepto del Señor es justo y se desvela definitivamente en el amor que Él nos tiene  en su Hijo amado. Quienes reciben la noticia del Evangelio, descubren dónde radica la esencia de la enseñanza de Jesús, en el amor a Dios y al prójimo, no solo al amigo, o al que piensa igual, o al que nos pertenece por la carne o la sangre, sino incluso al que nos aborrece, nos persigue o nos calumnia.

Siempre recordaré la conversación que mantuve con un iraní, musulmán, que se acercó al cristianismo, aunque al final no dio el paso bautismal. Él me decía: “No digáis que sois la religión verdadera en comparación a otras. Vosotros sois el amor”. El distintivo cristiano es el amor, porque creemos en Dios, que es amor.

La pertenencia al pueblo santo, al pueblo de la alianza, al grupo de los discípulos del Señor, a la Iglesia, no se tiene por vínculos jurídicos, ni por la carne y la sangre, sino por el don del Espíritu a cuantos acogen la Palabra y los mandatos del Señor, entre los que destaca el amor al prójimo, incluso a los enemigos.

Demasiadas veces aparecemos los cristianos con discursos dialécticos. Sin merma de la defensa de la verdad, nuestra contraseña nos la ha dado Jesucristo: “que os améis unos a otros, para que el mundo crea que yo he sido enviado”.

Serán parábolas de semillas de mostaza, gestos anónimos, presencias gratuitas llenas de ternura y solidaridad, como las que en estos tiempos acontecen como respuesta a tantas pobrezas. En cualquier caso, tenemos en quién fijarnos, en Aquel que dio su vida por todos y murió perdonando a los que le crucificaban.

Pueden parecer palabras bonitas, pero el Evangelio y la persona de Jesús deberán ser siempre la referencia en nuestro modo de actuar.

Puntos de reflexión

 

¿Te sientes miembro del pueblo santo de Dios? ¿Eres signo del amor de Cristo?

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email

Ángel Moreno Sancho

Angel Moreno Sancho es Sacerdote de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara, donde desarrolla su ministerio pastoral como capellán del monasterio cisterciense de Buenafuente del Sistal, y párroco de diversos pueblos de su entorno. Es también Vicario Episcopal para los Institutos de Vida Consagrada de su Diócesis y Delegado episcopal para el Año Santo Compostelano.

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.