Revista Ecclesia » Lectio divina del 2 sábado Cuaresma (22-3-2014): perdón, por Ángel Moreno de Buenafuente
primavera
Rincón Litúrgico

Lectio divina del 2 sábado Cuaresma (22-3-2014): perdón, por Ángel Moreno de Buenafuente

Lectio divina del 2 Sábado Cuaresma (22-3-2014):perdón, por Ángel Moreno de Buenafuente

La liturgia de la Palabra para la lectio divina del 2 Sábado Cuaresma (22-3-2014) es Miq 7, 14-15. 18-20; Sal 102; Lc 15, 1-3. 11-32

Tres llamadas

“¿Qué Dios como tú, que perdonas el pecado y absuelves la culpa al resto de tu heredad? No mantendrá por siempre la ira, pues se complace en la misericordia”.

“Él perdona todas tus culpas y cura todas tus enfermedades; él rescata tu vida de la fosa y te colma de gracia y de ternura”.

“Me pondré en camino adonde está mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo: trátame como a uno de tus jornaleros.” Cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se conmovió; y, echando a correr, se le echó al cuello y se puso a besarlo”.

Consideración

¡Qué distinto es el Dios revelado de la proyección que podemos hacer de Él basándonos en nuestra imaginación!

Nunca comprenderemos hasta qué punto ama Dios a su criatura. Hasta ha sido capaz de morir por ella.

No hay momento del Evangelio en que no se afirme la ternura de Jesús para con los pecadores, los débiles y los enfermos. Él se ha retratado en la parábola del Buen Padre.

Autorretrato

Dicen que Jesús se reveló a sí mismo en las parábolas del “Buen Pastor”, del “Buen Samaritano”, y del “Buen Padre”. En todas ellas destaca su aspecto entrañable y misericordioso.

La gran ofensa que podemos hacer al Señor es la de no acogernos a la ternura de su mirada, a sus brazos siempre abiertos.

¡Cómo sufre quien ama cuando ve desechado el amor que brinda gratuitamente, sin nada a cambio!

El perdón que ofrece la Palabra de Dios no es un discurso político, ni una arenga para entusiasmar a las masas; es la revelación esencial de quien se manifiesta como encarnación del amor divino.

Si somos conscientes de la identidad de Jesús, es imposible que nos aprovechemos de Él y abusemos de su bondad. Y aunque así fuera, Él permanecería esperándonos siempre con amor.

Déjate amar, déjate perdonar, déjate abrazar por el Amor de Dios, déjate curar y echar el aceite de la misericordia en tus heridas. No solo te curarás, sino que te convertirás en samaritano y en testigo de la bondad de Dios.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa