Revista Ecclesia » Lectio divina Corpus Christi (2-6-2013), por Ángel Moreno de Buenafuente
corpus
Rincón Litúrgico

Lectio divina Corpus Christi (2-6-2013), por Ángel Moreno de Buenafuente

Lectio divina Corpus Christi (2-6-2013), por Ángel Moreno de Buenafuente

 La liturgia de la Palabra para la lectio divina de la solemnidad del Corpus Christi es Gén 14, 18-20; Sal 109; 1 Co 11, 23-26; Lc 9, 11b-17

La liturgia de la Palabra para la lectio divina de la solemnidad del Corpus Christi es Gén 14, 18-20; Sal 109; 1 Co 11, 23-26; Lc 9, 11b-17 

Lectura

 

“Melquisedec, rey de Salen, sacerdote del Dios altísimo, sacó pan y vino y bendijo a Abrán”

 

“Cada vez que coméis de este pan y bebéis del cáliz, proclamáis la muerte del Señor, hasta que vuelva”.

 

“Él, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición sobre ellos, los partió y se los dio a los discípulos para que se los sirvieran a la gente. Comieron todos y se saciaron, y cogieron las sobras: doce cestos”. 

 

Contemplación

 

El tercer día de la creación, Dios se complació por dos veces en su obra: al ver separadas las aguas de la tierra y al ver germinar las semillas en los campos para alimento de los seres vivos.

 

El sacerdote Melquisedec ofreció pan y vino a Abraham como presentes que anticipaban la ofrenda de Cristo a toda la humanidad.

 

En tiempos del Éxodo, hasta llegar a la tierra de la promesa, el pueblo de Dios bebió agua de la roca y comió maná llovido del cielo.

 

El profetas Elías, en el momento más recio, recibió la visita del ángel de Dios, que le ofreció agua y pan, para hacer la travesía del desierto y poder llegar al Monte del Señor. 

 

Dios bendijo a su pueblo dándole una tierra que produjera pan, vino y aceite.

 

Jesús nació en Belén, la Casa del Pan, y en Caná de Galilea, el día tercero, en el marco de una boda, regaló seis tinajas de vino bueno.

 

Jesús, en descampado, multiplicó el pan y los peces, con los que comieron la multitud, y sobraron doce cestos.

 

Jesús, en la noche en la que iba a ser entregado, tomó pan, lo bendijo, lo partió y lo dio a sus discípulos, como entrega total de Sí mismo. Lo mismo hizo con el cáliz. Y mandó a los discípulos que celebraran la cena en memoria suya.

 

Jesús, resucitado al tercer día, preparó sobre las brasas el almuerzo e invitó a los suyos a comer.

 

La Eucaristía, sacramento del Cuerpo y de la Sangre de Cristo, contiene la mayor prueba de amor de Jesús, y sella para siempre la alianza de Dios con su pueblo. Quien come y bebe del sacramento del Amor de Dios se hace una misma cosa con Cristo, anuncia y anticipa la vida futura.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa