Revista Ecclesia » Lectio divina 5º Lunes Cuaresma (7-4-2014): Misericordia, por Ángel Moreno de Buenafuente
adultera

Lectio divina 5º Lunes Cuaresma (7-4-2014): Misericordia, por Ángel Moreno de Buenafuente

Lectio divina 5º Lunes Cuaresma (7-4-2014): Misericordia, por Ángel Moreno de Buenafuente

La liturgia de la Palabra para la lectio divina 5º Lunes Cuaresma (7-4-2014) es Dn 13, 1-9. 15-17. 19-30. 33-62; Sal 22; Jn 8, 1-11

Tres llamadas

“-«Dios eterno, que ves lo escondido, que lo sabes todo antes de que suceda; tú sabes que han dado falso testimonio contra mí, y ahora tengo que morir, siendo inocente de lo que su maldad ha inventado contra mí.»

El Señor la escuchó.” (Dn 13, 42-43)

Aunque camine por cañadas oscuras, nada temo, porque tú vas conmigo: tu vara y tu cayado me sosiegan (Sal 22).

-«Mujer, ¿dónde están tus acusadores?; ¿ninguno te ha condenado?»

Ella contestó: -«Ninguno, Señor.»

Jesús dijo: -«Tampoco yo te condeno. Anda, y en adelante no peques más.» (Jn 8, 11)

Consideración

La Biblia nos propone historias emblemáticas con las que iluminar la travesía del desierto de la vida.

La Sagrada Escritura nos ayuda a trascender nuestra propia historia y a convertirla, desde la luz de la revelación, en experiencia del acompañamiento del Señor.

Al igual que narran el libro de Daniel, el salmista y el Evangelio, el creyente tiene la posibilidad de experimentar el acompañamiento misericordioso y liberador gracias al sacramento del perdón y de la misericordia.

Salvados

Cuando se llega al límite de lo que dan de sí las cosas y las personas y se siente el acoso de circunstancias adversas, que se creen insuperables;

cuando por fragilidad se ha cometido algún error, que parece insufrible y se ha mordido el polvo de la derrota;

cuando todo se oscurece y la noche se cierne amenazadora, con presentimientos negativos;

cuando amenaza el desengaño, la traición, la infidelidad, y parece que no hay otra salida que el abismo,

en esas circunstancias, la oración de súplica, el grito de angustia, la apelación a la misericordia divina devuelven la serenidad y la esperanza.

En esas circunstancias, el abandono en manos de Dios, la certeza de su mirada y la fidelidad de su promesa, conceden paz y confianza.

En esos momentos, fortalece traer a la memoria la Historia de Salvación y misericordia.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa