Adviento 2013 Especiales Ecclesia

Lectio divina 3º Jueves Adviento (19-12-2013), por Ángel Moreno de Buenafuente

luz

Lectio divina 3º Jueves Adviento (19-12-2013), por Ángel Moreno de Buenafuente

La liturgia de la Palabra para la lectio divina del 3 Jueves Adviento (19-12-2013) es Jue 13, 2-7. 24-25a; Sal 70; Lc 1, 5-25

Anunciaciones

“En aquellos días, había en Sorá un hombre de la tribu de Dan, llamado Manoj. Su mujer era estéril y no había tenido hijos.

El ángel del Señor se apareció a la mujer y le dijo: -«Eres estéril y no has tenido hijos. Pero concebirás y darás a luz un hijo” (Jue 13, 2-3).

“Y se le apareció el ángel del Señor, de pie a la derecha del altar del incienso. Al verlo, Zacarías se sobresaltó y quedó sobrecogido de temor.

Pero el ángel le dijo: -«No temas, Zacarías, porque tu ruego ha sido escuchado: tu mujer Isabel te dará un hijo, y le pondrás por nombre Juan».” (Lc 1, 11-13)

 

Recepción de la Palabra

Dios ha querido hacer su historia con la colaboración humana, y para que se perciba con mayor claridad que la salvación es obra suya, las mediaciones que escoge contrastan con lo que  podríamos estimar adecuado.

 

Es difícil que desde nuestra lógica hubiéramos indicado como personajes emblemáticos, para llevar a cabo un proyecto importante, a aquellos que Dios llamó y eligió a lo largo de los siglos; y esa elección se convierte en enseñanza en esta hora tan positivista y especulativa, tan competitiva.

 

Ancianos, mujeres estériles, hijos segundones, extranjeros, pecadores, rebeldes…, fueron algunos de los instrumentos escogidos por Dios. Con ello no quiere decir que desprecie las capacidades que Él mismo ha entregado a quienes gozan de dones especiales. Mas basándonos  en los textos sagrados, nadie podrá decir que por causa de su pobreza personal no puede aceptar la llamada del Señor. Y menos que gracias al esfuerzo personal ha alcanzado las  metas de  su vida.

 

Nos acercamos a los días santos de la Navidad. La tradición cristiana, desde que San Francisco de Asís hiciera en Greccio el primer belén, adorna las casas y las iglesias y muchos lugares públicos con belenes monumentales o muy sencillos, mas en todos la materia con los que se construye es humilde. Corcho, cartón piedra, arena, barro, papel, serrín de madera… son algunos componentes con los que se muestran las distintas escenas bíblicas relacionadas con la Navidad.

 

Es momento de valorar lo humilde, lo pequeño, lo doméstico. De saber ver la belleza de la materia y de colaborar artesanalmente, para que los espacios humanos sean habitables por la belleza sobria y acogedora que significa el orden, la limpieza, el gusto estético. La pobreza no está reñida con la hermosura; por el contrario, cuando se sabe convivir con lo sencillo, se llega a gozar el atractivo de lo humilde y de lo perecedero.

 

Dios ha llevado a cabo su obra redentora con la colaboración de quienes se creían insignificantes. No te excuses estos días de sumar tus dones para que acontezca el embeleso que suscita el amor más grande al ver a Dios hecho Niño.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email