Revista Ecclesia » Lectio divina 3 Viernes Cuaresma (28-3-2014): Dios es Dios, por Ángel Moreno de Buenafuente
viernes-cuaresma

Lectio divina 3 Viernes Cuaresma (28-3-2014): Dios es Dios, por Ángel Moreno de Buenafuente

Lectio divina 3 Viernes Cuaresma (28-3-2014): Dios es Dios, por Ángel Moreno de Buenafuente

La liturgia de la Palabra para la lectio divina del 3 Viernes Cuaresma (28-3-2014), son: Os 14, 2-10; Sal 80; Mc 12, 28b-34 Tres llamadas

“No nos salvará Asiria, no montaremos a caballo, no volveremos a llamar Dios a la obra de nuestras manos” (Os 14,3).

“No tendrás un dios extraño, no adorarás un dios extranjero; yo soy el Señor, Dios tuyo, que te saqué del país de Egipto” (Sal 80).

“Maestro, tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios”  (Mc 12,32-33).

 Consideración

Las tres llamadas son concéntricas y se polarizan en la afirmación esencial de que solo Dios es Dios, y nadie más merece nuestro reconocimiento, nuestra adoración y nuestro amor absoluto.

La buena memoria  ayuda a profesar la fe en el único Dios, recordar lo que Él ha hecho por nosotros, al igual que el salmista, que trae a la memoria la salida de la esclavitud.

Nada ni nadie son más que Dios, ni nuestras obras, ni nuestras ideas, aunque sintamos la tentación vanidosa de dar culto a las criaturas.

Idolatrías

Cabe que aun sin ser del todo conscientes, pongamos nuestro corazón en las obras de nuestras manos, y suframos una dependencia idolátrica.

Es posible que, bajo apariencia de afecto y amistad, seamos dependientes en nuestras relaciones humanas.

De manera muy sutil, nuestra naturaleza nos estimula a la vanidad, al amor propio, a la afirmación de nuestro yo, queriendo sobresalir.

Con frecuencia mitificamos a personas por razón de su poder, belleza, destreza, capacidad, creatividad o sabiduría.

Es bastante normal que un deporte o deportista se convierta en motivador de reacciones airadas o entusiastas, hasta alcanzar el delirio y la violencia.

La pertenencia ideológica y política suele exigir el sometimiento total a la reglas del partido.

Estas actitudes o relaciones deben alertarnos para que no demos culto a nada ni a nadie más que a Dios.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa