Revista Ecclesia » Lectio divina 3 Sábado Cuaresma (29-3-2014): Humildad, por Ángel Moreno de Buenafuente
arbol

Lectio divina 3 Sábado Cuaresma (29-3-2014): Humildad, por Ángel Moreno de Buenafuente

Lectio divina 3 Sábado Cuaresma (29-3-2014): Humildad, por Ángel Moreno de Buenafuente

La liturgia de la Palabra para la lectio divina del 3 Sábado Cuaresma (28-3-2014): humildad. Son: Os 6, 1-6Sal 50; Lc 18, 9-14 

Tres llamadas

“Quiero misericordia, y no sacrificios; conocimiento de Dios, más que holocaustos” (Os 6, 6). “Mi sacrificio es un espíritu quebrantado; un corazón quebrantado y humillado, tú no lo desprecias” (Sal 50).

“Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido” (Lc 18, 14).

Consideración

Es un deseo aparentemente honesto conseguir la perfección con esfuerzo personal y de ese  modo adquirir  consciencia de cumplidor.

Nuestra naturaleza es más proclive a conquistar que a dejarse querer y perdonar, pero a Dios le gusta más la humildad y el deseo de perdón.

El ejemplo de los dos orantes, el fariseo aparentemente justo y el publicano socialmente pecador, es luminoso a la hora de saber cómo relacionarnos con Dios.

 Arrepentimiento

Dios escucha a los humildes y se resiste  a los soberbios.

Dios se compadece de los pecadores arrepentidos, y ofrece su perdón por mil generaciones, pero no soporta a los engreídos y orgullosos.

A Dios no le complacen los sacrificios que nos reportan satisfacción por creernos cumplidores, sino el corazón agradecido y humillado.

Hay veces que la providencia permite el tropiezo, para que recuperemos la conciencia de ser débiles y con necesidad de ayuda.

No te justifiques en que tus caídas son ya crónicas para no levantarte y acudir al abrazo de la misericordia. El Tentador se viste de ángel de luz, haciéndote comprender que es mejor permanecer caído que no caerse y levantarse constantemente.

Una oración que ayuda siempre es la del publicano, que también decía el ciego de Jericó: “Jesús, Hijo de Davis, ten piedad de mí”. Muchos que la han rezado se han mantenido en fidelidad al Señor, a pesar de saberse débiles.

No dudes en retornar a Jesús. Él se ha mostrado cercano a todos los que han acudido con alguna necesidad. Su rostro de Buen Pastor, de Buen Samaritano y de Buen Padre, acreditan la invitación que nos hace el Evangelio: “Venid a mí todos los que estáis cansado y agobiados, que yo os aliviaré” (Mt 11,28).



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa