Revista Ecclesia » Leadership en tiempos de crisis del blog oficial de la Orden de Agustinos Recoletos
agustinos recoletos
Iglesia en España

Leadership en tiempos de crisis del blog oficial de la Orden de Agustinos Recoletos

Mayo está siendo un mes intenso. Lo inicié en Sos (Zaragoza, España), presidiendo el capítulo de la Provincia de Nuestra Señora de la Consolación. En él los religiosos venidos de Guatemala, Panamá, República Dominicana y España, después de considerar la realidad de su vida y misión, propusieron un objetivo prioritario: Desde el encuentro con Cristo, revitalizar su identidad de agustinos recoletos y renovar la estructura organizativa, para ser así en el mundo actual testigos creíbles del evangelio.

Al volver a Roma, encontré la invitación del superior general de los Misioneros Claretianos para asistir al preestreno de la película “Un Dios prohibido”. El filme, basado en los hechos reales, narra el martirio de los 51 miembros de la comunidad claretiana de Barbastro (Huesca, España) en la guerra civil española de 1936. Casi todos eran jóvenes de 20-23 años. La película muestra los hechos desde que fueron detenidos hasta su fusilamiento. Me ha impresionado el testimonio de fe, el sentido comunitario y el perdón hacia los verdugos de aquellos jóvenes religiosos.

Del 22 al 24 de mayo nos reunimos en Roma, en la asamblea semestral ordinaria, los superiores generales de más de 100 institutos religiosos masculinos. El tema a tratar en esta ocasión fue “La leadership en la vida religiosa 50 años después del Vaticano II”. El relator, Bartolomeo Sorge, insistió en que nos encontramos en una sociedad que vive una crisis estructural, contradictoria y en profunda evolución. La naturaleza cultural y ética de la crisis es una gran dificultad para el ejercicio del liderazgo en la Iglesia y en la vida consagrada. Ante esta situación adversa, lo más fácil es cerrarse en la autorreferencia y rehuir la responsabilidad y el servicio de autoridad. El Concilio Vaticano II, hace más de cincuenta años, propuso para la Iglesia un liderazgo que no estuviera basado en el poder sino en el servicio y el amor; un liderazgo que llevara a dar la vida, como lo hizo Jesús.

En los talleres nos planteamos cómo ejercer un liderazgo evangélico atento al carisma y al mundo de hoy. La crisis es una oportunidad para la renovación y el diálogo. En tiempos de crisis hay que volver a tomar como referencia el evangelio y las comunidades cristianas retratadas en los Hechos de los apóstoles. Hoy se presentan nuevas oportunidades para ejercer un liderazgo que se abra al encuentro entre culturas, al diálogo y a la comunión; un encuentro que sea voz profética a favor de los pobres y que cuente con el liderazgo y la participación de los laicos.

En tiempos de crisis necesitamos abrirnos al Espíritu Santo para discernir qué es lo que el Señor nos pide. Si las personas no queremos cambiar, de poco servirá cambiar las estructuras. Seguiremos inmersos en la crisis, mantendremos nuestras antiguas seguridades sin tomar decisiones y nos agotaremos sin poder mirar al futuro con renovada esperanza.

La historia nos recuerda que los santos eran líderes coherentes que invitaban a mirar al cielo y a sentir las necesidades concretas de quienes viven sobre la tierra. Los santos son la respuesta de Dios a una sociedad en crisis. Y todos estamos llamados a la santidad. Tenemos la misión y la responsabilidad de manifestar la misericordia del Señor.

Amigos on line: Para combatir la crisis no hay nada como la santidad. El santo será líder, que irá a la cabeza del grupo, y nunca dejará de ser solidario. Es lo que nos hace falta, y todos podemos serlo.

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa