Diócesis Iglesia en España

Las religiosas Agustín dejan Alcoy para incorporarse al monasterio de Benigànim

RELIGIOSAS AGUSTINAS.ALCOY

Por Antonio DIAZ TORTAJADA, sacerdote-periodista

El arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, ha presidido en el monasterio del Santo Sepulcro de la localidad alicantina de Alcoi una misa en conmemoración del hallazgo del Santísimo Sacramento en 1568.

Según cuenta la tradición, una tarde, aprovechando la soledad en la iglesia, un hombre de fuera del pueblo entró en el templo abrió el sagrario y robó cuanto contenía, incluido un cofre de plata con la sagrada eucaristía. Días después, Juan Esteve, labrador alcoyano, con el consentimiento de un juez, buscando en la casa donde se hospedaba el extranjero, encontró en la caballeriza, tapado con tierra, estiércol y leña, el cofre de plata y el resto del motín.

Lo milagroso fue que, en la casa de al lado, una pequeña imagen del niño Jesús cuyo brazo derecho y sus dedos apuntaban al cielo, durante el tiempo de búsqueda se inclinó por la cintura señalando el lugar del escondite. Este suceso provocó que el entonces arzobispo de Valencia, Juan de Ribera, deseara levantar un monasterio y fundar una orden religiosa femenina de vida contemplativa para mantener la llama de amor al Santísimo Sacramento.

Según ha anunciado, en su homilía, el arzobispo de Valencia, monseñor Carlos Osoro, “con dolor pero, al mismo tiempo, con esperanza”, las religiosas Agustinas Descalzas del monasterio del Santo Sepulcro de Alcoi (Alicante), se trasladarán próximamente, después de más de 400 años de presencia en la ciudad alcoyana, al monasterio de la Purísima Concepción y Beata Inés de Benigànim (Valencia), regido por la misma orden religiosa.

El Arzobispo ha comunicado que el monasterio no cerrará porque se hará cargo de él una comunidad de religiosas de vida contemplativa de reciente fundación, el Carmelo Mensajero del Espíritu Santo, un instituto religioso fundado en Brasil en 1984, y que hoy cuenta con más de 200 religiosas repartidas por conventos de Brasil, Francia, España e Italia.

El arzobispo valenciano ha dicho que “sé que es doloroso para muchos de vosotros y para mí también, pero más doloroso sería que el monasterio cerrase”. Sin embargo, “gracias a Dios, el Señor me está ayudando y voy intentando que no se cierre ningún monasterio, porque la contemplación eucarística es esencial en la vida”.

Además, ha agradecido el testimonio de las Agustinas Descalzas porque “Dios se acerca a nosotros también con amor y misericordia a través de lo que las hermanas dan y han dado en todo este tiempo aquí, y lo que quieren es que el milagro eucarístico siga permaneciendo en Alcoy, porque lo importante en la vida es Él, lo importante es que permanezca Él en medio de nosotros”.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.