Revista Ecclesia » Las religiones y la ONU piden una distribución equitativa de las vacunas
Las religiones y la ONU piden una distribución equitativa de las vacunas
Vacunación contra la covid-19 en Indonesia / EFE
Internacional Noticias Última hora

Las religiones y la ONU piden una distribución equitativa de las vacunas

Llamamiento conjunto de las religiones y de las agencias de la ONU para una distribución equitativa de las vacunas. E invocación a los países más avanzados para que compartan el conocimiento y la tecnología de modo que se pueda incrementar su fabricación y nadie quede excluido.

«Nadie está a salvo hasta que todos estén a salvo: por qué necesitamos una respuesta global a la covid-19» es el título de un manifiesto suscrito por representantes de distintas confesiones religiosas —católicos, ortodoxos, anglicanos, luteranos, metodistas, musulmanes— y por los máximos dirigentes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Unicef, Acnur y Cruz Roja y Media Luna Roja. Fue presentado al inicio de la 74º Asamblea Mundial de la Salud que se está celebrando on line desde Ginebra del 24 de mayo al 1 de junio.

«El mundo de los próximos 10 años puede ser de mayor justicia, abundancia y dignidad. O puede ser uno de conflicto, inseguridad y pobreza», dice el escrito, que considera la distribución equitativa de vacunas «un imperativo humanitario». «Las variantes del virus, potencialmente más infecciosas y resistentes a las vacunas, seguirán amenazándonos si no se controlan ahora».

Los firmantes señalan que este año 2021 la economía mundial se enfrenta a la peor recesión desde el final de la Segunda Guerra Mundial, y que ello va a aumentar drásticamente la pobreza. «Las consecuencias de la pandemia —vaticina— nos acompañarán durante mucho tiempo. Habrá un impacto económico continuo, con todo el sufrimiento humano que conlleva. Una generación de niños, especialmente niñas, ha dejado la escuela y no volverá».

«Nacionalismo de las vacunas o solidaridad humana»

El llamamiento no se circunscribe solo a la covid-19 y a las vacunas, sino también al resto de enfermedades y suministros médicos para que pueda garantizarse la salud «a todos». «Las personas —se recuerda— no solo necesitan vacunas, necesitan acceso a trabajadores de la salud que estén capacitados y equipados para brindar el apoyo médico adecuado». De nada sirve estar protegidos contra la covid para morir después de poliomielitis por falta de recursos.

Monseñor Turkson, presidente del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral.

«Tenemos una opción: el nacionalismo de las vacunas o la solidaridad humana», se constata, pero el momento de actuar es ahora. La declaración pide a los Estados y al sector privado que compartan «información, ya sea sobre tecnología, propiedad intelectual o fabricación», y que se garantice «que frenar el COVID-19 no sea un objetivo independiente, sino un elemento importante de una estrategia de salud más amplia, implementada junto con las comunidades para lograr mejoras a más largo plazo (…)».

Por parte católica, firma el documento el cardenal Peter Turkson, prefecto del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral. Otros líderes religiosos que lo suscriben son el primado anglicano Justin Welby, el metropolitano ortodoxo Emmanuel de Calcedonia (patriarcado ecuménico), el imán de Al-Azhar Ahmed al-Tayeb o el rabino David Rosen (Religiones por la Paz).

El 29 de diciembre de 2020 la Comisión Vaticana Covid-19 publicó en colaboración con la Pontificia Academia para la Vida una nota titulada «Vacuna para todos. 20 puntos para un mundo más justo y saludable».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa