Hace cuatro años que la Conferencia Episcopal Española puso en marcha su Plan de Transparencia. Una ocasión excepcional para rendir cuentas, mejorar nuestra gestión y atender nuevas demandas. La adhesión a los estándares nacionales e internacionales de transparencia se ha convertido sobre todo en una oportunidad de apertura; de Iglesia en salida y de puertas abiertas. Una ocasión de evangelización…

Pero… ¿qué ha cambiado?

La creación de la Oficina de Transparencia de la CEE y los compromisos recogidos en el Convenio con Transparencia Internacional han marcado el verdadero impulso para que cada vez más entidades de la Iglesia avancen en el camino de la transparencia.

Desde pequeñas parroquias a las más grandes diócesis de España han dado ya pasos al respecto. Nuevas herramientas y nuevos procesos que impregnan de transparencia la gestión y que ayudan a mostrar el verdadero rostro de la Iglesia.

Cerca de la totalidad de las diócesis españolas, el 80%, cuentan ya con su propio Portal de transparencia; ofrecen información más clara y actualizada, hablando no solo de recursos económicos, sino explicando a qué y adónde se destinan. Aportan también información de las distintas actividades que realizan, reflejando así la realidad de una Iglesia viva, presente en cada rincón de España.

Las diócesis siguen invirtiendo sin descanso para ser más transparentes, elaborando durante este último año sus propios Planes de transparencia, creando Oficinas de transparencia diocesanas y Protectorados canónicos. Además, han movilizado otros recursos humanos y tecnológicos tan necesarios para reforzar todas estas tareas.

También son más en el último año las diócesis que se han sumado a los Planes de revisión externa y auditorías, mostrando así una clara orientación a la mejora y garantizando a la sociedad el buen uso de los recursos que en ellas se depositan.

Las diócesis y las parroquias también participan cada año en otro de los grandes ejercicios de rendición de cuentas a la sociedad que se lleva a cabo desde la Oficina de Transparencia de la CEE, la Memoria Anual de Actividades de la Iglesia, que además somete sus datos de la vida de la Iglesia a una verificación de una auditora externa, para dotar de mayor transparencia al proceso.

La transparencia seguirá orientando nuestra labor, ayudándonos a dar luz, a participar de la misión de la Iglesia y a estar al servicio de toda la sociedad.

Ester Martín Domínguez
Directora de la Oficina de Transparencia
Conferencia Episcopal Española

Más información:

Xtantos
Portal de Transparencia
donoamiiglesia.es
Financiación de la Iglesia
Por un mundo mejor, la Iglesia es un bien social
Tu X es tuya y de nadie más