Internacional

Las políticas religiosas al servicio de la identidad nacional en Kazajstán

Las políticas religiosas al servicio de la identidad nacional en Kazajstán

“El factor religioso podría, en el futuro, asumir un papel cada vez mayor en el proceso de identidad nacional kazaja”. Lo explica a la Agenzia Fides Giannicola Saldutti, investigadora asociada en el Instituto de Estudios Avanzados en Geopolítica y Ciencias Auxiliares, con sede en Roma.

Según la experta, Kazajstán, que celebró 27 años de independencia de la antigua Unión Soviética el 16 de diciembre, debe llevar a cabo políticas religiosas cuidadosas porque “el peligro podría provenir de una creciente radicalización del Islam, un fenómeno en este momento. evitado por las medidas adoptadas por Nazarbaev, decidido a constituir una identidad nacional basada en la veneración pública de las instituciones estatales y en la libertad privada de culto”.

Saldutti señala que, desde ese 16 de diciembre de 1991, el presidente Nazarbaev se comprometió en la formación de una verdadera identidad nacional: “Mientras que durante la década de 1990 y principios de la década de 2000, el componente ‘ruso’ de la sociedad kazaja parecía tener una influencia considerable en las decisiones políticas internas, hoy el estado parece haber emprendido el camino hacia la plena conciencia del sentimiento nacional. La decisión de reformar el alfabeto kazajo del cirílico al latín y hacer cambios significativos en la toponimia del estado, así como la aprobación de una nueva doctrina militar dirigida sobre todo a las regiones del norte del país, deja clara la nueva voluntad estratégica de un país con ganas de forjar un espacio de maniobra en la comunidad internacional”.

El crecimiento de Kazajstán en 27 años de independencia ha sido constante: “Las condiciones de la economía de la región a fines de 1991 eran preocupantes”. La transición hacia la economía de mercado para los antiguos países de la URSS fue muy traumática. Sin mencionar la crisis social por la gran variedad étnica presente. Sin embargo, casi treinta años después, debe reconocerse que Astana ha logrado evitar los riesgos más graves, constituyendo una entidad estatal fuerte en la región, capaz de liderar una verdadera política exterior multivectorial y tejer relaciones hábiles y rentables. con Rusia, Estados Unidos y China”.

En este sentido, el proceso de transición democrática parece haberse puesto en segundo plano: “La figura presidencial está firmemente anclada en la mentalidad del pueblo kazajo. En cualquier caso, sin embargo, al evaluar la situación política general, debemos tener en cuenta la historia política del país y los hábitos políticos locales, fuertemente arraigados en un mundo de orígenes nómadas como el de las estepas euroasiáticas. Lo más probable es que la democratización de Kazajstán solo se reinicie gracias a una nueva generación de políticos, capaces de completar la transacción habiendo experimentado otros escenarios políticos internacionales diferentes al soviético”.

Según los datos oficiales proporcionados por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Kazajstán, de los 17 millones de habitantes, el 70% son musulmanes y aproximadamente el 26% son cristianos, de los cuales solo un 1% es católico.
(LF) (Agencia Fides 3/1/2019)

Astana (Agencia Fides) –

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email