Iglesia en España Última hora

Las Plataformas Sociales Salesianas piden defender los derechos de las personas migrantes

“Como Jesucristo, obligados a huir” es el lema de la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado 2020 que se celebra el domingo 27 de septiembre. Este año el Papa Francisco nos invita a centrar la mirada en los desplazados internos, es decir, en aquellas personas que por distintas causas se ven forzadas a abandonar su hogar y cambiar de lugar dentro de las fronteras del mismo estado, y no logran salir de su situación de precariedad, abandono o marginación.

El Papa Francisco, en la carta que escribió para convocar esta jornada, explica que la situación de los desplazados internos es “un drama a menudo invisible, que la crisis mundial causada por la pandemia del COVID-19 ha agravado”. “Que la crisis que estamos afrontando no nos haga dejar de lado a tantas otras situaciones de emergencia que llevan consigo el sufrimiento de muchas personas” continúa el pontífice.Ante la realidad de las personas migrantes y solicitantes de protección internacional en España, la Coordinadora Estatal de Plataformas Sociales Salesianas y sus entidades miembro trabajan en acompañar los procesos de acogida e integración de estas personas. Principalmente se acompaña a niños, niñas, adolescentes y jóvenes, muchos de ellos y ellas no acompañados, pero también desarrollamos programas para atender a sus familias y personas adultas especialmente vulnerables. Actualmente, las plataformas sociales salesianas atienden a más de 35.000 personas migrantes y alrededor de 1000 personas solicitantes de protección internacional o refugiadas.

En las diez entidades que forman la Coordinadora se trabaja con estas personas a través de proyectos que responden a las necesidades específicas que presentan, como las situaciones legales, la falta de vivienda, el duelo migratorio, el arraigo o la lengua. Algunos de estos proyectos son programas educativos extracurriculares para la compensación de desigualdades, proyectos de apoyo a la regularización de la documentación, itinerarios de inserción laboral específicos, hogares de acogida, apoyo psicológico, acciones de promoción de la no discriminación y de mediación intercultural, proyectos de fomento de la participación de las mujeres migrantes, acciones de promoción de hábitos saludables, proyectos de parentalidad positiva y proyectos de información, orientación y asesoramiento jurídico.

Especialmente, destaca el programa de acogida integral de jóvenes de 18 a 26 años, solicitantes de protección internacional y refugiados.  Durante 2019 y en lo que llevamos de 2020 se han atendido a 84 jóvenes solicitantes de protección internacional procedentes principalmente de Guinea Conakry, Mali, Marruecos, Gambia y Somalia, entre otros. Del total de solicitudes presentadas, 19 han sido denegadas, 7 aprobadas habiéndole reconocido el estatus de refugiado y 1 aprobada concediéndole protección subsidiaria. El 68% de las solicitudes presentadas por las Plataformas Sociales Salesianas continúan pendiente de resolución.

En los días previos a la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado, las Plataformas Sociales Salesianas quieren sellar su compromiso por la acogida y la inclusión de todas aquellas personas migrantes, solicitantes de protección internacional y en situación de vulnerabilidad de nuestra sociedad. Por ello, nos pedimos a nosotras mismas, a los miembros de la Familia Salesiana, a todas las personas cristianas, a nuestros gobiernos locales, regionales y central y a la ciudadanía en general que se garanticen los medios necesarios para defender los derechos y la dignidad de las personas migrantes.

Con esta jornada, la Coordinadora Estatal de Plataformas Sociales Salesianas quiere sumarse a la defensa del cumplimiento de los Derechos Humanos y responder al desafío planteado por las migraciones contemporáneas acogiendo, protegiendo, promoviendo e integrando como sugería el Papa en 2018. A estos cuatro verbos, Francisco ha añadido otras seis parejas de verbos, que se corresponden a acciones muy concretas, vinculadas entre sí en una relación de causa-efecto: conocer para comprender, hacerse prójimo para servir, escuchar para reconciliarse, compartir para crecer, involucrar para promover y colaborar para construir.

“Para preservar la casa común y hacer todo lo posible para que se parezca, cada vez más, al plan original de Dios, debemos comprometernos a garantizar la cooperación internacional, la solidaridad global y el compromiso local, sin dejar fuera a nadie” recuerda el pontífice en la carta. Asimismo, desde las Plataformas Sociales Salesianas animamos a toda la sociedad, como ya hicieron con la campaña “Tu voz también es refugio”, a que den un paso al frente por estas personas, dando su voz para combatir noticias falsas y mentiras y para construir una sociedad mejor, más fraterna, más justa y más solidaria, donde sea reconocida la dignidad de todas las personas y nadie se quede atrás.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME