Un momento de la presentación
Iglesia en España Última hora

Las periferias existenciales como lugar de encuentro

Durante la celebración de los segundos círculos de encuentro «Marisa Moresco» se ha presentado el sábado por la tarde el libro  que corresponde a los primeros encuentros y que lleva por título «Acompañar las periferias existenciales». «¿Por qué ese nombre para los encuentro?Porque es una idea que gestamos con Marisa, veo su ilusión todavía por hacer un foro de gente diversa y con sensibilidades diversas pero con el punto común de sentirnos parte de la familia humana». Así lo ha explicado Lola Arrieta, una de las coordinadoras del libro junto con la profesora de Comillas Elisa Estévez, que ha actuado como moderadora del acto.

Arrieta ha ahondado en la experiencia que las Vedrunas , congregación a la que pertenecía Marisa Moresco (fallecida en 2018), tienen con el acompañamiento a través de Ruaj y otros proyectos. «Nos dimos cuenta de cómo calaba la cultura del  acompañamiento, más allá de Ruaj. Incluso podemos decir que, hoy en día, con las consecuencias de la pandemia, la cultura de acmpañamiento clama por mostrarse y por hacerse patente en toda la gran familia humana», ha explicado Arrieta.

En la presentación también ha tomado la palabra María Gracia Gil, la provincial de Europa de las Vedruna. Ha resaltado la importancia de «una mirada con entrañas». «Siguiendo de nuestra midrada el rastro de Marisa, encontramos su fidelidad de permanecer vinculada siempre al sur de sur. Se llamara apolígono, Tánger, Congo, un chaval de su barrio… cualquier persona necesitada de ayuda en el sufrimiento», ha señalado Gracia.

«El balance no es de resultados, sino de compromiso»

Precisamente, uno de los que han intervenido ha sido Santiago Agrelo, obispo emérito de Tánger y quien tuvo la oportuniad de conocer a Marisa. «El balance nunca es de resultados ,sino de compromiso, de entrega, de implicación enla tarea.  Tener sensación de fracaso equivale a constatar que no has alcanzado los objetivos marcados», ha asegurado. «La sensación de fracaso acompaña siempre a los soñadores ¡Bendito fracaso!», ha añadido.

Agrelo ha querido hacer «memoria» de la Iglesia de Tánger, de la que tantos años ha sido pastor. «No cuentes lo que no ha spodido lograr, el fracaso. Deja que te miren los que hs podido salvar», ha insitido. En esta línea, ha puesto como ejemplo la situación de las personas migrantes. «Si comparo su situación cuando llegué y cuando me fui, ha empeorado», ha constatado con tristeza.

Pero, entre todo lo malo, algo de luz. Agrelo ha recordado la historia  de una chica, víctima de trata, que al quedarse embarazada había sido obligado a abortar, pero el niño salió vivo… «Cuando lo vio, le llamó Miracle, que significa Milagro. Eso es lo que era», ha explicado.

«Muchos son mejores gracias al acompañamiento»

También ha participado Gonzalo Sánchez-Teran, de la Universidad de Fordham y con amplia experiencia en trabajo con refugiados a través del Servicio Jesuita a Migrantes (SJM). Allí conoció a muchas vedrunas. «Te hace mejor persona leer el libro. Por supuesto, toda la parte de aprendizaje es un regalo para el corazón. Bien sabe Dios que necesitamos regalos. Con respecto a la reflexión, en la mejor tradición Vedruna, cuando se presenta el libro, hay humildad», ha dicho.

Además, ha resaltado que venía «en calidad de acompañado por muchas vedrunas  durante muchos años, y a representar a toda la agente que es mejor gracias al acompañamiento». Ante ello, ha querido «dar las gracias».

Print Friendly, PDF & Email