Iglesia en España Última hora

Oblatas: para cerrar prostíbulos hay que proteger a las mujeres

Algunas autonomías ya han decretado el cierre de los prostíbulos, y otras han anunciado que lo harán. Pero su puesta en práctica genera dudas y amenaza aún más la vulnerabilidad de las mujeres que viven y trabajan en ellos, muchas de ellas víctimas de trata. Es el caso, por ejemplo, de las Oblatas del Santísimo Redentor y sus proyectos. Valoran de que el cierre es «positivo respecto a la situación de las mujeres expuestas a la infección», explica Roberto Ferreiro Eimil, coordinador del centro de día O’Mencer, en Ferrol. Añade que «la prevención que se pueda tener en un contacto sexual es muy complicado, más si los hombres no se cuidan y pretenden tener relaciones».

Sin embargo,  Roberto Ferreiro advierte que «hay que articular medidas de protección de las mujeres porque quedan en desamparo total». Durante los momentos más duros del confinamiento, los prostíbulos cerraron y ya se detectaron algunas necesidades que generará esta medida. «Tenemos la prueba por todo lo que pasó entonces, al cerrar los clubs tuvimos una avalancha de peticiones de mujeres encerradas sin poder ganar dinero», cuenta Ferreiro. Entonces, las mujeres que vivían en los clubs se encontraban con necesidades básicas, como comida o alojamiento, no cubiertas.

Una situación que se agrava al generar deudas. «Tienen que seguir pagando las plazas y comprar medicamentos», recuerda Ferreiro. Otro de los aspectos que señala el coordinador de O’Mencer es que las medidas de apoyo deben darse a en cuanto se cierren los clubs, «y no dos semanas después, como pasó durante el estado de alarma».

La situación se ha agravado

Durante el estado de alarma decretado desde marzo, el desconocimiento y la sorpresa fueron un obstáculo clave para reaccionar. Ahora, el problema puede «peor, porque las mujeres ya tienen necesidades generadas y quedan en total desamparo».

Ferreiro recuerda que en los clubs se encuentran «muchas situaciones de proxenetismo, violencia o explotación sexual», con mujeres en situación administrativa irregular de otros países en un gran porcentaje. El mes pasado, las Oblatas del Santísimo Redentor presentaron un informe sobre el impacto del COVID en mujeres en situación de prostitución o trata con fines de explotación sexual. Durante el estado de alarma, detectaron en sus proyectos más de 7.800 demandas, mucho más que en un periodo normal.

Además de los clubs, el coordinador de O’Mencer señala que existe mucha prostitución «olvidada» en esta medida, refiriéndose a los pisos: «Especialmene aquí en el norte, no hay prostitución de calle. Tenemos localizados 30 pisos a los que siguieron acudiendo clientes durante el estado de alarma».

En concreto, por ejemplo, en el proyecto O’Mencer de Ferrol, este año ya han prestado soporte a 200 mujeres, mientras que en todo el año pasado fueron 312, por lo que esperan un aumento a final de este año. Allí, la prostitución, explica Ferreiro, está muy ligada a los lugares industriales, donde suelen situarse los clubs.

Print Friendly, PDF & Email