Revista Ecclesia » Las dominicas de Caleruega reivindican el papel de las monjas de clausura en el 8M por su «entrega y valentía»
Las dominicas de Caleruega reivindican el papel de las monjas de clausura en el 8M por su «entrega y valentía»
Iglesia en España Última hora

Las dominicas de Caleruega reivindican el papel de las monjas de clausura en el 8M por su «entrega y valentía»

A través de su página de Facebook, este 8 de marzo, las dominicas de Caleruega reivindicaron el papel de las monjas de clausura como ejemplo de mujeres libres, valientes, adelantadas a su época. En el escrito, las hermanas destacan también que echan de menos la figura de la Virgen María, la bendita entre todas las mujeres.

«Estamos en vísperas del 8M, Día De La Mujer, y las redes sociales abundan en publicaciones reivindicativas, y nos ofrecen personajes femeninos, símbolos de la lucha por la igualdad. Echamos de menos a la Virgen María, la bendita entre todas las mujeres. Tampoco aparecen demasiado las santas: Catalinas de Siena, Rosa de Lima o Zdíslava de Lemberk, por poner un ejemplo. Así que quizá sea más que un atrevimiento por nuestra parte presentar a unas monjas de clausura como ejemplo de mujeres, libres, valientes, adelantadas a su época».

Cambiaron el rumbo de la historia

Concluyendo el 750 aniversario de la fundación del monasterio y en este Día de la Mujer de 2021 las dominicas quiere reivindicar el papel de la primera comunidad que habitó este lugar. «El caso del Monasterio Dominicano de Caleruega, por su carácter de Señorío, es ciertamente peculiar en la Orden Dominicana. No así en el estricto monacato ni en la vida de obispos que eran señores feudales, al menos en muchos casos. El Real Monasterio de Caleruega surgió, con su peculiar fisonomía, como una institución a cuya sombra protectora se acogían los antiguos vasallos del Señorío Solariego de los Guzmanes. Por esa condición, los derechos tributarios y los deberes de gobierno recaían directamente sobre el Convento. En vez de pagar impuestos al Rey, los vasallos pagaban al Monasterio; pero en vez de ejercer su autoridad y gobierno el Rey, había de ejercerlo el Convento. (…) Para nombrar funcionarios a sujetos idóneos y aceptados en el señorío, pedía a la Villa una terna por cada servicio a cubrir, y elegía a uno de los tres propuestos. Introdujo la costumbre de designar funcionarios a principios de año, mes de enero, en torno a la fiesta de Reyes; y les investía de autoridad mediante la entrega de varas de mando, bajo juramento de fidelidad.
Y en cuanto a supervisión de cómo funcionaban los asuntos de la Villa, mediante la colaboración de sus oficiales, se atenía a una cláusula que decía: “Cada año den cuenta a la Priora, o a la persona que por ella fuere nombrada, de todos los propios o repartimientos del dicho Concejo y otras cualesquiera penas concejiles”. Esto lo cumplía casi siempre por medio de un delegado suyo». (Sor Carmen González, O.P.) Así que permítasenos proponer a Doña Toda Martínez y sus hermanas como mujeres adelantadas a su época y personajes femeninos que cambiaron el rumbo de la historia con su entrega y valentía».

Mujeres, monjas y de clausura

Las dominicas, reivindican por lo tanto este papel de las mujeres «que eligieron vivir en castidad por el Reino de los Cielos, como signo de una vida que no termina en este mundo. Monjas que no renunciaron a la cultura y al saber que tantas veces se les negaba por su condición femenina, sino que lo cultivaron, promovieron y conservaron entre los muros de su centenario Monasterio. Y de clausura: Libres para entregarse en el anonimato»



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa