Portada » Blog del director » Benedicto XVI » Las diez claves del viaje del Papa Benedicto XVI a Croacia, los días 4 y 5 de junio 2011
Benedicto XVI

Las diez claves del viaje del Papa Benedicto XVI a Croacia, los días 4 y 5 de junio 2011

Un análisis de Jesús de las Heras Muela, director de ECCLESIA y de ECCLESIA DIGITAL

1.- 2011, otro año lleno de viajes papales: Un año más, con la llegada y consolidación de la primavera, el Papa Benedicto XVI, ya con 84 años, se dispone a realizar distintas visitas apostólicas. La primera de ellas, dentro de Italia, tuvo lugar los días 7 y 8 de mayo en un intenso y bien hermoso periplo con destino en dos históricas ciudad del noreste de Italia: Aquileya y Venecia. “Tú, Pedro, confirma en la fe a los hermanos” fue el lema de esta visita papal de que ya hemos informado y publicados todos sus discursos.

 Dentro de Italia, Benedicto XVI realizará en lo que queda de año 2011 otras tres visitas más: el 11 de septiembre irá a Áncona para la clausura del Congreso Eucarístico Nacional de Italia; el 9 de octubre a Lamezia Terme y a Serra, en la depauperada Calabria; y el 27 de octubre será la peregrinación por la paz a Asís con un encuentro interreligioso, en el 25 aniversario de la misma iniciativa del Papa Juan Pablo II. Realizados estos viajes, serán ya veintiséis las ocasiones de los periplos apostólicos de Benedicto XVI dentro de Italia, descontadas sus visitas y estancias vacacionales en las montañas y en Castelgandolfo.

 Por lo que respecto a los viajes internacionales, el primero de 2011 será el Croacia, los días 4 y 5 de junio. Dos semanas después, el domingo 19, irá a la República San Marino, dentro de la península transalpina. Benedicto XVI estará en España por tercera vez del 18 al 21 de agosto para la JMJ 2011 Madrid. Del 22 al 25 de septiembre regresará también por tercera vez a su Alemania natal. Y volverá finalmente a África, con destino en Benín, del 18 al 20 de noviembre, para entregar la exhortación apostólica postsinodal de la II Asamblea Especial para África del Sínodo de los Obispos (octubre 2009). Hasta hora Benedicto XVI ha realizado dieciocho viajes internacionales con destinos en los cinco continentes.

2.- Los tres viajes apostólicos a Croacia de Juan Pablo II: Estas tres visitas tuvieron lugar en momentos culminantes de la reciente historia eclesial y nacional de Croacia (1994, 1998 y 2003). Resulta obvio recordar que Croacia, no sin numerosos derramamientos de sangre y lamentabilísimos episodios bélicos, logró definitivamente la independencia en 1995, tras décadas subyugada y anexionada a la República de Yugoslavia, el régimen comunista de Josip Broz Tito. Ya en 1991 el 93% de la población croata había votado a favor de la independencia, pero se desató la guerra. Franjo Tudjman lideraba entonces Croacia. Él recibió a Juan Pablo II en 1994 y 1998. Falleció en 1999 y le sucedió Stjepan Mesic.

 Además, aquellos viajes de Juan Pablo II «conservan siempre su contenido y sentido, con sentimientos imposibles de borrar», escriben los obispos croatas, quien, tras reiterar su total comunión con el Sucesor de Pedro, subrayan que ahora el Santo Padre llega en un momento de seria crisis cultural, económica y política, propiciada por una profunda crisis espiritual. Asimismo, el próximo ingreso de este país en la Unión Europea presenta nuevos desafíos. Ante todo ello la misiva episcopal croata pone de relieve que, como demostraron las anteriores visitas pontificias, toda visita pastoral del Papa conlleva esperanza, fortaleza y aliento, impulsando el sentido del valor y de la nobleza del pueblo.

3.- 20 años de la independencia de Croacia: El pasado 11 de abril se estrenaba en nuevo embajador de Croacia ante la Santa Sede. Benedicto XVI en la presentación de cartas credenciales de este nuevo embajador de la República de Crocacia ante la Santa Sede, Filip Vucak, recordó que «el inicio de vuestra misión coincide felizmente con el XX aniversario de la independencia de Croacia. Y el año que viene se cumplirán también veinte años del establecimiento de relaciones diplomáticas entre vuestro país y la Santa Sede. Son, las nuestras, unas relaciones armoniosas y serenas. La Santa Sede ha prestado siempre a Croacia una atención especial».

4.- La católica Croacia: Croacia, más allá de la secularización actual, de los años de represión comunista y de las heridas de la guerra de la década de los noventa del siglo pasado, es un país católico.

Los datos, actualizados al 31 de diciembre de 2009, proceden de la Oficina Central de Estadística de la Iglesia. Croacia, cuya capital es Zagreb, tiene una población de 4.429.000 habitantes, de los que 3.981.000 son católicos; el 89,88% de la población. Existen 17 circunscripciones eclesiásticas y  1.598 parroquias. Actualmente hay 25 obispos, 2.343 sacerdotes, 3.711 religiosos, 44 miembros laicos de institutos seculares y 1.912 catequistas. Los seminaristas menores son 149 y los mayores 438.

Un total de 13.362 alumnos asisten a los 41 centros de educación católicos, desde las escuelas maternas hasta la universidad. Por lo que concierne a los centros caritativos y sociales de propiedad de la Iglesia o que son dirigidos por eclesiásticos o religiosos, en Croacia hay: 1 ambulatorio, 30 hogares para ancianos e inválidos, 53 orfanatos y guarderías, 14 consultorios familiares y otros centros para la protección de la vida, 16 centros especiales de educación o reeducación social y 6 instituciones de otro tipo.

5.- Reavivar esta identidad católica de Croacia: «Conviene pues, para fortalecer a las generaciones actuales –habla de nuevo el Papa- exponerles con claridad el valioso patrimonio de la historia croata y de la cultura cristiana que la fecundó con hondura, y en la que vuestro pueblo siempre se ha sustentado ante la adversidad».

6.- Al servicio del diálogo fe-cultura: «Me ha causado satisfacción saber que vuestro Parlamento -señaló el Papa en su discurso de hace mes y medio al nuevo embajador croata- ha proclamado el año en curso Año Boscovic. Este jesuita era físico, astrónomo, matemático, arquitecto, filósofo y diplomático. Su existencia atestigua la posibilidad de conjugar en armonía la ciencia y la fe, el servicio a la patria y el compromiso eclesial. Este sabio cristiano le dice a los jóvenes que es posible realizarse en la situación actual y ser feliz en ella sin dejar de ser creyente. Por otro lado, los monumentos y los innumerables crucifijos de los que está sembrado vuestro país constituyen la demostración evidente de tan feliz simbiosis. Ante semejante armonía, los jóvenes estarán orgullosos de su país, de su historia y de su fe y se sentirán cada vez más herederos de un tesoro que hoy les corresponde hacer fructificar».

7.- El ingreso en la Unión Europea y la paz y los derechos humanos, algunos los retos y logros actuales de Croacia: Escuchemos, de nuevo, a Benedicto XVI en su discurso del 11 de abril al nuevo embajador de Croacia ante la Santa Sede: «Pronto Croacia se integrará plenamente en la Unión Europea. La Santa Sede no puede menos de congratularse al ver que la familia europea se completa y recibe a Estados que, históricamente, forman parte de ella. Esta integración, señor embajador, habrá de realizarse respetando plenamente las especificidades de Croacia, su vida religiosa y su cultura. Sería engañoso querer renegar de la propia identidad para asumir otra nacida en circunstancias tan diferentes de las que vieron nacer y construirse la identidad croata. Al ingresar en la Unión Europea, vuestro país no será mero receptor de un sistema económico y jurídico con sus ventajas y sus limitaciones, sino que podrá también aportar una contribución propia y típicamente croata. No habrá que temer reivindicar con determinación el respeto a la propia historia y a la propia identidad religiosa y cultural. Hay voces desabridas que impugnan con pasmosa regularidad la realidad de las raíces cristianas europeas. Se ha puesto de moda hacer gala de amnesia y negar las evidencias históricas. Afirmar que Europa carece de raíces cristianas equivale a pretender que un hombre pueda vivir sin oxígeno y sin alimento. No hay que avergonzarse de recordar y de sostener la verdad, rechazando, llegado el caso, lo que está en contra de ella. Estoy seguro de que vuestro país sabrá defender su identidad con convicción y orgullo, evitando los nuevos escollos que se presentarán y que, bajo el pretexto de una libertad religiosa mal entendida, son contrarios al derecho natural, a la familia y la moral a secas».

«Quisiera, asimismo, expresar mi satisfacción por el interés que pone vuestro país en que los croatas que viven en Bosnia-Herzegovina puedan desempeñar el papel que les corresponde como uno de los tres pueblos que constituyen ese país. Compruebo también cómo Croacia, deseosa de paz y de sana colaboración con los países de vuestra región geopolítica, no deja de aportar su contribución específica para facilitar el diálogo y la comprensión entre pueblos que cuentan con tradiciones diferentes pero que conviven entre sí desde hace siglos. Os animo a proseguir por este camino, que consolidará la paz en el respeto a cada uno. Dentro de vuestras fronteras nacionales, los cuatro Acuerdos firmados por vuestro país y por la Santa Sede permiten, respetando las especificidades propias, debatir sobre materias de interés común. Convendrá proseguir en esta dirección, por el bien de ambas partes. Me complace comprobar que Croacia promueve la libertad religiosa y respeta la misión específica de la Iglesia».

8.- Encuentro Nacional de Familias Croatas, «Juntos con Cristo»: Ante esta visita apostólica, los obispos croatas escribieron en invierno una carta pastoral. «Juntos con Cristo» es el título de la carta y el lema del viaje papal. «La iglesia y el pueblo visitados por el Sucesor de san Pedro son bendecidos. Por ello, al recibir el anuncio de que el Papa Benedicto XVI acogió nuestra invitación a venir a Croacia y estar con nosotros en Zagreb el 4 y el 5 de junio de este año, nos llena de gran alegría. Custodiando el recuerdo de las tres visitas del Papa Juan Pablo II, no es difícil despertar los bellos recuerdos de esos encuentros».

Los prelados de Croacia explican que el motivo y anhelo principal de esta visita de Benedicto XVI es la celebración del I Encuentro Nacional de las Familias Católicas Croatas, así como el de detenerse en oración ante la tumba del beato mártir Alojzije Stepinac (1898-1960), arzobispo de Zagreb y cardenal durante la segunda guerra mundial, que fue beatificado por Juan Pablo II durante su visita pastoral de 1998 en el santuario de María de las Nieves.

«Juntos en Cristo», como queda dicho, es el lema de esta visita apostólica. La línea de comunión y contenido pastoral de este lema hace hincapié en la naturaleza teológica de esta unión sacramental, que no se puede explicar del todo con algunos aspectos sociales, sino con la vida entera de toda la sociedad. Por lo que la Conferencia Episcopal de Croacia invita a escuchar los mensaje del Santo Padre y de la Iglesia, con especial referencia a los jóvenes, para que conozcan la fuerza de la fe con mayor entusiasmo, descubran su identidad eclesial y testimonien con valentía su presencia cristiana en la sociedad, siguiendo los ejemplos de los santos y comprometiéndose por el bien, con la plena entrega de sí mismos y con la fuerza de la cruz.

La densa carta de los obispos croatas, fechada en Zagreb el 25 de enero, fiesta de la Conversión de san Pablo, termina señalando que se han realizado algunas catequesis para prepararse lo mejor posible a los encuentros con Benedicto XVI, con una atención particular a la familia -Iglesia doméstica- a la que han dedicado una oración especial.

9.- Un intenso programa e itinerario en menos de dos días: Benedicto XVI permanecerá en Croacia treinta y tres horas: desde la once de la mañana del sábado 4 de junio a las ocho de la tarde del domingo día 5, solemnidad de la Ascensión. Están previstos siete discursos papales. El epicentro del viaje será la misa de las diez de la mañana del domingo 5 de junio, con ocasión de la Jornada Nacional de las Familias Croatas.

Y, además de la solemne celebración eucarística en el hipódromo de Zagreb, el domingo 5, el día antes  -es decir el sábado 4, a las seis y cuarto de la tarde- el Papa mantendrá un encuentro con los representantes del mundo de la cultura, la ciencia, las artes, la economía, la política, el deporte, los representantes de las comunidades religiosas y el cuerpo diplomático. Será en el Teatro Nacional Croato de Zagreb. Después de este encuentro, en el que pronunciará un discurso, el Santo Padre se reunirá con los jóvenes en la Plaza Jelacic, y pronunciará también una alocución. Será a partir de las siete y media de la tarde.

 El primero de los discursos del Papa será en su llegada al aeropuerto internacional de la capital croata, a las once de la mañana del sábado día 4. Otro discurso, en el mismo lugar, a las siete y cuarto de la tarde, cerrará su periplo el domingo 5.

Antes, el domingo a las cinco de la tarde, en la catedral de Zagreb, Benedicto XVI presidirá las vísperas con los sacerdotes, religiosos, religiosas, seminaristas menores y mayores, novicios y novicias y candidatos a la vida religiosa, y venerará la tumba del cardenal Stepinac, como queda dicho.

«Considerando el programa de esta visita  -destacan también los obispos de Croacia- podemos decir que estos encuentros pastorales abarcan todos los sectores de las actividades de la Iglesia y de la sociedad».

El Santo Padre, como es habitual en sus viajes, se encontrarán con las principales autoridades del país. Con el presidente de la República, Ivo Josipovic, será a las doce y cuarto del sábado 4, y con la presidenta del Gobierno, Jadranka Kosor, hora y media después. Precisamente, en los últimos meses, ambos, por separado, han visitado al Papa en el Vaticano, como podemos ver en las fotos adjuntas. Kosor sustituyó hace dos años a Ivo Sanader, tras un grave escándalo de corrupción. Sanador condujo a esta antigua república yugoslava a la OTAN.

10.- Las expectativas de Benedicto XVI ante su visita a Croacia: En el final del discurso del Papa al nuevo embajador croata, Benedicto XVI afirmó: «Me alegra profundamente poder visitar vuestro país dentro de unas semanas. Mi antecesor el Venerable Juan Pablo II lo hizo tres veces, y yo mismo, cuando aún encabezaba un dicasterio romano, estuve allí en varias ocasiones. He aceptado de buen grado la invitación de las autoridades croatas y las de los obispos de vuestro noble país. Como sabéis, el lema escogido para el viaje será: “¡Juntos, en Cristo!” Es este “juntos” lo que deseo celebrar con vuestro pueblo. ¡Juntos pese a las innumerables diferencias humanas, juntos con esas diferencias! Y ello en Cristo, que lleva siglos acompañando al pueblo croata con bondad y misericordia. Por causa de él, deseo alentar a vuestro país y alentar a la Iglesia que se encuentra entre vosotros y con vosotros; una Iglesia que acompaña con el mismo desvelo que Cristo el destino y el camino de vuestra nación desde su origen. En tan feliz circunstancia, quisiera también saludar cordialmente a los obispos y a los fieles de la Iglesia católica que está en Croacia».

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email