Benedicto XVI

Las claves del viaje del Papa a España, según el Papa

Benedicto XVI en Santiago de Compostela

Las claves del viaje papal según el portavoz vaticano

y los arzobispos de Santiago y de Barcelona

 

Todo está listo para la visita apostólica de Benedicto XVI a Santiago de Compostela y a Barcelona de los días 6 y 7 de noviembre. Un centenar de obispos, más doscientos fieles en Santiago, cuatrocientos mil en Barcelona y más de cien millones a través de los medios de comunicación seguirán este viaje, el segundo que realiza a España como Papa y en víspera del tercero, que será del 18 al 22 de agosto de 2011 con motivo de la JMJ 2011 Madrid.

 ¿A qué viene Benedicto XVI a España? He aquí los testimonios de tres de las personas que más cerca han preparado el viaje: el portavoz vaticano, el arzobispo de Santiago y el cardenal de Barcelona.

Las claves del viaje según Lombardi

 El portavoz de la Santa Sede, el jesuita italiano Federico Lombardi, explicó a los periodistas las claves y las características de esta nueva visita apostólica internacional del Papa. Fue en una rueda de prensa el viernes 29 de octubre.

“Fe, arte y familia” son los temas, dijo el padre Lombardi, que marcarán las dos etapas de “una visita que es eminentemente pastoral, en la cual el Pontífice se hará peregrino entre peregrinos para rezar ante la tumba del apóstol Santiago”. “Una viaje muy anhelado -explicó el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede- porque se trata de la primera visita tanto a Santiago de Compostela como a Barcelona. Por tanto está muy contento de poder ir allí, porque también lo había deseado mucho. Había incluso hablado con su hermano de viajar juntos, pero luego la cosa no se pudo realizar”.

Si la peregrinación será el tema dominante de la jornada en Compostela en el año jubilar, el binomio arte y fe caracterizarán en cambio la etapa de Barcelona, centrada en la consagración de la extraordinaria obra de Antonio Gaudí. Un artista que representa también un modelo de vida cristiana y cuya causa de beatificación está en curso. El padre Lombardi subrayó los valores profundos enraizados en la fe y no sólo artístico del Templo de la Sagrada Familia, que tras su dedicación asumirá el título de Basílica menor.

Todo tiene un significado muy profundo, porque Gaudí había asimilado profundamente la Liturgia, y las Sagradas Escrituras. Por lo tanto, esta construcción “está en la línea”, podríamos decir, de las grandes catedrales medievales, que manifiesta el entero cosmos agrupado y expresado en torno al altar, en torno al misterio de la Iglesia y la presencia de Dios.

Perfil político

El padre Lombardi insistió en el carácter pastoral del viaje, que conlleva, eso sí y como suele ser habitual en los viajes papales a países con los que la Santa Sede mantiene plenas relaciones diplomáticas, tendrá también el rango de visita de Estado. Con todo, precisó que visitando las comunidades autónomas de Galicia y Cataluña, el Papa pronunciará en sus discursos palabras en gallego y catalán. No faltarán  tampoco los momentos de encuentro con las máximas autoridades del país: de los Reyes a los Príncipes, el jefe del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero y al líder del principal partido político de la oposición, Mariano Rajoy.

 Con este último, lo más probable es que el encuentro se produzca tras la misa del peregrino en la plaza del Obradoiro de Santiago. Esta Eucaristía comenzará a las cuatro y media de la tarde del sábado 6 de noviembre.

 Con Zapatero el Papa se encontrará en el aeropuerto del Prat de Barcelona, en la despida del viaje, en la tarde del domingo día 7. A este mismo acto acudirán los Reyes y el presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla, quien irá a la misa de la Sagrada Familia, al igual que hará el ex presidente Jordi Pujol. Antes de la citada misa, el Papa recibirá a los Reyes, en el museo de la Sagrada Familia.

 La llegada del Papa a España, a las once y media de la mañana del sábado 6 de noviembre, será en el aeropuerto compostelano de Labacoya con la presencia de los Príncipes de Asturias, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, y un alto cargo del Gobierno de la nación, quizás el mismo vicepresidente primero. También se da por seguro que acudirá a esta recepción los ministros de Justicia, Fomento y Presidencia.

Un viaje pastoral

 Peregrino entre peregrinos, Benedicto XVI visitará en el mediodía del sábado 6 la catedral compostelana y realizará los mismos ritos y gestos que hacen los peregrinos: abrazo al Apóstol, oración ante su sepulcro, visitas a la puerta santa o del perdón y al pórtico de la gloria, encendido e incensación del botafumeiro. Esta dimensión pastoral encontrará en Santiago su punto culminante con la misa del peregrino, por la tarde.

 Los dos grandes actos en Barcelona son asimismo pastorales: la dedicación del templo de la Sagrada Familia habla por si mismo. La misa comenzará a las diez de la mañana para concluir a las doce horas, momento en el que el Papa rezará el Ángelus dominical ante la fachada del Nacimiento de Jesucristo de este mismo templo.

Caracterizará asimismo el aspecto pastoral del viaje, la visita que el Pontífice realizará, antes del regreso a Roma, al Instituto católico “Nen Déu” comprometido en la asistencia a niños discapacitados con graves problemas psíquicos.

A propósito de algunas críticas sobre el presupuesto de la visita, el padre Lombardi respondió que no se trata de una novedad, añadiendo que este viaje ha sido “organizado de manera simple y sin particulares gastos”.

Las expectativas del arzobispo de Santiago

“La peregrinación del Papa Benedicto XVI –ha escrito en la revista ECCLESIA el arzobispo de Santiago de Compostela, monseñor Julián Barrio Barrio- tiene mucho de eso que entendemos por “júbilo”, que tan honda repercusión encuentra en un Año Santo, acontecimiento religioso y espiritual que nos compromete a acoger la gracia de Dios, discernir creyentemente la realidad y construir la ciudad de Dios en medio de la ciudad de los hombres, al decir del Obispo de Hipona, San Agustín.

A quienes vivimos en Santiago nos cabe la suerte y el honor de ser los anfitriones. Hospedar a Su Santidad es algo especial. Este peregrino rebosa fe y esperanza; las va esparciendo, como el sembrador, con generosidad y gratuidad allá por donde va. Sentimos verdadero gozo que alienta nuestra esperanza. Pero este momento no será exclusivamente nuestro. Los Apóstoles tampoco se guardaban sólo para ellos la riqueza de los encuentros con su divino Maestro. Sabemos que la Ciudad del Apóstol es un altavoz de largo alcance. Lo que aquí se viva y se diga, tendrá una repercusión más allá de nuestros límites geográficos. Quienes alcanzan esta meta, tras una larga peregrinación, saben bien de qué hablo.

Llega Benedicto XVI en la recta final del Año Santo Compostelano, como peregrino de la fe y testigo de Cristo resucitado, a venerar la Tumba del Apóstol Santiago y a hacer memoria de la Tradición apostólica. Lo admiramos y sentimos filial afecto por él por muchos motivos. Bastaría con decir que es el Papa. Pero además, percibimos que ha recibido un especial don de Dios para estos tiempos que como diría Santa Teresa de Jesús también son recios. Admiramos su capacidad de dialogar con el hombre contemporáneo, de hacerse entender, de mostrar cómo el sentido común no está reñido con la fe, sino todo lo contrario. Es un peregrino reflexivo, donde los haya, y buscador de respuestas con finura espiritual y hondura intelectual en medio de los interrogantes que zarandean al hombre de nuestros días. Sólo con ponerse en camino ya le está ganando la guerra al desánimo y al pesimismo. A su lado uno intuye que el misterio acerca a Dios y no separa del hombre. Sabe que a través de visible, podemos percibir lo invisible con los ojos del corazón”.

Y monseñor Barrio concluye sus reflexiones con estas palabras: “De la presencia del sucesor de Pedro en una comunidad cristiana, siempre esperamos, sobre todo, la confirmación en la fe. Nos autoriza a ello la propia palabra de Jesús a Simón Pedro: “Y, tú, confirma a tus hermanos” (Lc 22, 32). ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor a la Casa del Señor Santiago!”

El cardenal de Barcelona

 Evangelización, familia y vida y diálogo fe-cultura son a juicio del cardenal Lluís Martinez Sistach, en otro artículo también en la revista ECCLESIA, los ejes de la visita papal a Barcelona.

“El Papa dedicará la bellísima iglesia que tiene la advocación de la Sagrada Familia. Y esperamos que la visita del Papa nos confirme en la fe, revitalice nuestra vida cristiana y nos ayude para que las familias de nuestra tierra –fundamentadas  entre un hombre y una mujer, como íntima comunidad de vida y de amor abierta a la fecundidad – imiten las virtudes de la Santa Familia de Nazaret y den testimonio de cómo la familia cristiana contribuye a la realización personal de sus miembros, es una auténticas célula de la sociedad, constituye una iglesia doméstica  y es solidaria con los pobres y necesitados.

Es muy significativo, a este respecto, el acto que presidirá el Papa el domingo 7 de noviembre por la tarde. Visitará una obra social diocesana, más que centenaria –fue fundad en 1892-, para cuidar de los  los hijos de las familias obreras, sobre todo en sus necesidades de salud, y que desde sus orígenes ha contado con el apoyo constante de los obispos y arzobispos de Barcelona y que en los últimos tiempos se ha especializado en la atención a niños y jóvenes afectados por el síndrome de Down y otras discapacidades.  También desde sus orígenes ha contado con la valiosa colaboración de las Franciscanas de los Sagrados Corazones.

Otra clave de la visita se inscribe en el diálogo entre la fe y la cultura. Y más concretamente, en la belleza y el arte como vía de acceso a Dios. Este es un tema muy querido por Benedicto XVI y esperamos que nos iluminará con su magisterio sobre esta cuestión que preocupa a la Iglesia actual, como una concreción de su misión evangelizadora”.

Jesús de las Heras Muela – Director de Ecclesia y Ecclesia Digital

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email