Diócesis Iglesia en España

Las clarisas de Algezares (Cartagena) elaboran velas para Adviento

Las clarisas de Algezares (Cartagena) elaboran velas para Adviento

Lo hacen como sustento para su mantenimiento, pero también quieren ser medio para evangelizar en las familias.

“A determinadas horas se ocupen en labores manuales, pero de modo que, conforme al deseo del fundador, vuelvan enseguida a enfervorizarse mediante el ejercicio de la oración y, abandonando la pesadez de la negligencia con el fuego del santo amor, desechen el frío de la indevoción”. Con estas palabras explicaba Santa Clara la necesidad del trabajo y su combinación con la oración y así siguen haciéndolo hoy las clarisas.

La fraternidad de Hermanas Pobres del convento de Santa Verónica, de Algezares, hace unos años que cambió su medio de sustento, que siempre había sido la encuadernación, una actividad que fue bajando en demanda y que dejó de darles el sustento para vivir. Es por ello que comenzaron a buscar otras alternativas para poder mantener el monasterio. Para ello decidieron comenzar a realizar productos artesanales, realizados con sus propias manos: iconos, decoración de velas, cirios pascuales, pulseras, rosarios…

Tras el verano, la comunidad fue consciente de que la cantidad de trabajo había disminuido, por lo que tuvieron que plantarse qué hacer. Fue entonces cuando surgió la posibilidad de decorar velas para el Adviento, “para que las familias también pudieran ponerlas en sus casas para esperar la llegada del Niño Jesús”, asegura Leo Sánchez, una de estas hermanas pobres de Santa Clara. “Intentamos buscar algo que vaya con el tiempo litúrgico –añade la religiosa–, para también desde ahí evangelizar y ayudar a la gente a vivir cada momento. Además, nuestra vida gira entorno a la liturgia, por lo que pensamos que era una forma muy bonita de que todo el mundo participe en la espera del Señor de una manera más concreta, en la familia, con el simple detalle de poner cuatro velas en una mesa e ir encendiéndolas”.

El proceso de preparación comienza con la decoración y pintura de las velas. Se trata de una actividad en la que todas las hermanas del monasterio trabajan unidas: “trabajamos todas en esto, desde la mayor hasta la más joven. Unas pintan, otras empaquetan, otras hacen las cajas… Es un auténtico trabajo en comunidad”, apunta la monja.

A través su página de Facebook (“Hermanas Pobres”) y también por WhatsApp, escribiendo un mensaje a 669 063 703, les llegan los pedidos. Cuestan 10 euros y se pueden recoger en el convento o a través de correo postal.

“El trabajo forma parte de nuestra forma de vida y tenemos que trabajar –comenta la clarisa–. Decía Santa Clara que trabajáramos con nuestras manos para ganarnos el pan, y eso es lo que hacemos, pero tenemos ciertas limitaciones, porque por ejemplo la gente al monte no sube y así es difícil que vendamos muchas cosas”.

Por ello, entre los proyectos que se plantean, está la posibilidad de montar una tienda online, a través de la que poder dar salida a los distintos productos artesanales que realizan en el convento. Una forma de ofrecer su trabajo al mundo, ampliar su lugar de evangelización y mantener el convento económicamente.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email