campo
Opinión

Las Bienaventuranzas del Sermón de la Montaña

Las Bienaventuranzas de san Mateo y las de san Lucas con sus maldiciones son el exordio o la introducción al famoso Sermón de la Montaña que completa y perfecciona la Ley de Moisés y los Profetas del Antiguo Testamento y es, al mismo tiempo, el Discurso de la actual Evangelización del Reino de Dios en los temas del trato humano, del adulterio, del repudio de la mujer, del perjuro, de la violencia, del amor a los enemigos, de la  limosna, de la oración, del ayuno, del uso y utilización del dinero, tesoros y riquezas, de la confianza en Dios Padre, del juicio a los demás, de la eficacia de la oración, de puerta estrecha del Reino de Dios, de los falsos profetas y de la manera de conocer a las personas por medio de los frutos, es decir, por medio de sus  obras.

San Mateo escribe: “Al Jesús al ver el gentío, subió al monte, se sentó, se acercaron sus discípulos y abriendo su boca, les enseñaba diciendo:

Bienaventurados los pobres de espíritu porque de ellos es el Reino de los Cielos.

Bienaventurados los mansos porque ellos heredarán la tierra.

Bienaventurados los que lloran porque ellos serán consolados.

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia porque ellos serán

saciados.

Bienaventurados los misericordiosos porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios.

Bienaventurados los que trabajan por la paz porque ellos serán llamados hijos de

Dios.

Bienaventurados los perseguidos por la justicia porque de ellos es el Reino de

los Cielos.

Bienaventurados vosotros cuando os insulten, persigan y digan y calumnien de

cualquier modo  por mi causa, alegraos y regocijaos porque vuestra recompensa será grande en el cielo, pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros” (Mt. 5, 1-12).

San Lucas escribe: “Jesús levantado los ojos hacía sus discípulos, les decía:

Bienaventurados los pobres porque vuestro es el reino de Dios.

Bienaventurados los que ahora tenéis hambre porque quedareis saciados.

Bienaventurados los que ahora lloráis porque reiréis.

Bienaventurados vosotros cuando os odien los hombres y os excluyan, y

os insulten y proscriban vuestro nombre como infame por causa del Hijo del hombre. Alegraos ese día  y saltad de gozo por vuestra recompensa será grande en el cielo. Eso  lo hacían vuestros padres con los profetas.

Pero ¡ay de vosotros, los ricos, porque ya habéis recibido vuestro cosuelo!

¡Ay de vosotros, los que estáis saciados, porque tendréis hambre!

¡Ay de los ahora reís, porque haréis duelo y lloraréis!

¡Ay si todo el mundo habla bien de vosotros! Eso es lo que vuestros padres hacían con los falsos profetas” (Lc. 6, 20-26).

Cómo vemos las bienaventuranzas de san Mateo y de san Lucas tienen notables diferencias en cuanto a su número, redacción, contenido, lugar y forma. San Mateo pone en boca de Jesús, sentado en una montaña, nueve bienaventuranzas expresadas en tercera persona y sin ninguna maldición. San Lucas pone cuatro bienaventuranzas con cuatro maldiciones escritas en forma directa utilizando el término “vosotros”, pronunciadas por Jesús en una llanura. Es posible que Jesús pronunciase dicho Sermón de la Montaña en otros lugares, cuyo terreno era llano y su contenido fuera más breve.

En la primera bienaventuranza, mientras san Mateo escribe: “Bienaventurados los pobres en el espíritu porque de ellos es el reino de los cielos”, san Lucas, dice: “Bienaventurados los pobres porque de vosotros es el reino de los Dios”, sin añadir el  término “en el espíritu”. La expresión “pobres en el espíritu” equivale simplemente  a humildes, cuyo significado popularmente es los “pobres”. La expresión “reino  de los cielos” equivale al reino de Dios”.

En la segunda, mientras san Mateo escribe: “Bienaventurados los mansos porque heredarán la tierra”, san Lucas dice: “Bienaventurados los que ahora tenéis hambre porque quedareis saciados”. En la tercera, mientras san Mateo escribe: “Bienaventurados los que lloran porque serán consolados”, san Lucas dice: “Bienaventurados los que ahora lloráis porque reiréis”.

En la cuarta, mientras san Mateo escribe: “Bienaventurados los misericordiosos porque ellos alcanzaran misericordia”, san Lucas expresa: “Bienaventurados vosotros cuando os odien los hombres  y os excluyan, y os insultan y proscriban vuestro nombre  como infame, por causa del Hijo del hombre. Alegraos ese día y saltad de gozo, porque vuestra recompensa será grande en el cielo”. Esta cuarta bienaventuranza de san Lucas coincide con la citada novena bienaventuranza de san Mateo en cuanto al contenido y a la forma.

San Lucas no recoge las bienaventuranzas segunda, quinta, sexta, séptima y octava de san Mateo, sin embargo pone en su lugar  cuatro maldiciones.

“¡Ay de vosotros, los ricos, porque ya habéis recibido vuestro cosuelo!

¡Ay de vosotros, los que estáis saciados, porque tendréis hambre!

¡Ay de los ahora reís, porque  haréis duelo y lloraréis!

¡Ay si todo el mundo habla bien de vosotros! Eso es lo que vuestros padres

hacían con los falsos profetas”.

Las bienaventuranzas de san Mateo y de san Lucas con sus maldiciones vistas  con  criterios mundanos, cuyos valores son dinero, poder, riquezas, sexo, fama y honor, resultan ser una necedad y una paradoja o bien  el gran mitin político de todos tiempos. Mundanamente es incomprensible llamar bienaventurados a los pobres, a los mansos, a los que tienen hambre y sed de justicia, a los misericordiosos, a los limpios de corazón, a los que trabajan por la paz, a los perseguidos por la justicia y a los insultados y perseguidos por la causa evangélica del reino de Dios; cómo es incomprensible llamar malditos a los ricos, a los que están saciados, a los que ríen y a los que hablan bien de nosotros.

Pero dichas bienaventuranzas vistas con criterios religiosos divinos son felicidad y dicha, porque los pobres heredarán el reino de Dios, los mansos heredarán la tierra, los que lloran  serán consolados, los que tienen hambre y sed de justicia  serán saciados, los misericordiosos alcanzarán misericordia, los limpios verán a Dios, los que trabajan por la paz serán llamados hijos de Dios, los perseguidos por causa de la justicia  heredarán el reino de los cielos y los insultados y perseguidos por causa de la  causa cristiana evangélica serán recompensados en el cielo.

Así tambien es un lenguaje humanamente duro e incomprensible a la razón humana llamar malditos a  los ricos porque no tendrán consuelo, a los saciados porque tendrán hambre, a los que ríen porque llorarán y a los que  hablan bien de nosotros porque  son falsos e hipócritas. Sin embargo, debemos manifestar que Dios, aunque es justo, es Padre, y como Padre es infinitamente misericordioso y bueno y está dispuesto a perdonar nuestros pecados por medio de la fe, esperanza y amor a su Hijo, Jesús de Nazaret. ¡Lo que es imposible al hombre es posible a Dios Padre!, como tambien enseña el Evangelio.

José Barros Guede

A Coruña 2 de abril 2013

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.