Revista Ecclesia » Las 7 portadas de ECCLESIA en 2020
Iglesia en España Última hora

Las 7 portadas de ECCLESIA en 2020

Número 4.016

Porque no todas las palabras valen. En enero del año que despedimos nuestra #PortadaEcclesia invitó a los lectores a escoger su palabra ante la cercanía del primer domingo de la Palabra que el Papa convocaba. Y es que en ese momento, y hoy, algunas palabras no son fruto del encuentro con Dios y del compromiso cristiano con los hermanos y acaban destruyendo la comunión. Todavía ahora podemos escoger nuestra palabra, la nuestra, esa que queremos hacer vida de verdad. Algunas se nos cuelan casi sin darnos cuenta y es necesario revisarse constantemente y recordar que seguimos a Cristo y su Evangelio.

En ECCLESIA lo tenemos muy claro: nuestra palabra es #Comunión porque nos sentimos llamados a que nuestras palabras creen puentes de una orilla a otra. Desde perdón, Jesús, Eucaristía, vida, conflicto, Padre, sacrificio, abrazo… hasta maldad, aborto, eutanasia, desesperanza. Un buen momento para que la Palabra de Dios atraviese de lleno nuestras palabras y transforme nuestros corazones.

Número 4.020

El número 4.020 estaba centrado en el Congreso Nacional de Laicos, que como camino sinodal nos invitaba a ser testimonio de la fraternidad que busca el bien común. Después de portadas que nos llevaban a este encuentro, desembocamos en #SomosLaSal, porque todos, a través de nuestra vocación, damos sabor al mundo, cada día y en toda circunstancia. Es la hora de hombres y mujeres comprometidos con Jesucristo y dispuestos a «vivir corresponsablemente» en la Iglesia. Somos la sal y tenemos que creérnoslo. Activemos a todos los bautizados, laicos, sacerdotes y consagrados, para dar impulso a esta realidad que ya está en marcha. Somos Pueblo de Dios, somos la sal, somos esperanza para nuestro mundo. Todos juntos, en camino, sosteniéndose y anunciando el Reino de Dios.

 

Número 4.024

El 4.024 fue el número anterior al confinamiento en nuestras casas, momento en que nuestras vidas cambiaron. Queremos recordar esta portada porque nueve mujeres hablaron para ECCLESIA sobre su responsabilidad en la estructura eclesial. Mujeres rectoras, periodistas, teólogas, ecónomas, consagradas, laicas… mujeres comprometidas en lugares de decisión eclesial que día a día van abriendo caminos, sin ruido y siempre sin pausa. Nuestra #PortadaEcclesia quiso resaltar que las mujeres tienen voz propia, que unas no podemos hablar por otras, ni el feminismo puede englobar el pensamiento de todas. Muchas de ellas llevan años entregando su vida calladamente en la Iglesia; otras asumen responsabilidades en la estructura eclesial y lo hacen de igual a igual, tomando decisiones desde su «genio femenino» y apostando por la igualdad en dignidad y reafirmando la diferencia sexual, que es evidente. Se han dado muchos pasos y seguimos en camino, con respeto, con fortaleza y con mucha misericordia.

Número 4.025

Todo estará bien. Este fue el primer número elaborado completamente desde nuestras casas, abrumados por lo que estaba ocurriendo en el mundo, experimentando el dolor de las pérdidas de tantas personas cercanas y lejanas. Este fue el número que marcó nuestras vidas para siempre. Y ECCLESIA sacó fuerzas de donde no había para transmitir esperanza. Decíamos en aquel momento: «Este retiro insólito al que nos hemos visto abocados puede que esconda una oportunidad: La de encontrarnos con lo esencial, con la raíz y el sentido de nuestra vida. Para ello, tendremos que acoger y abrazar la realidad con la confianza de saber que no estamos solos, que el Señor nos sostiene. Será entonces cuando descubramos que este tiempo puede fortalecer nuestro compromiso y acercarnos a los demás a través del corazón; conectarnos juntos desde la oración, sintiéndonos respondidos por la presencia de Quien nunca nos abandona. Hasta el momento de volver a abrazarnos, podemos ensanchar el alma para que este sentimiento llegue a quienes más sufren: Los enfermos, los ancianos, los que tienen miedo y los que están solos. Pongamos a Dios en el centro y busquemos la santidad en lo escondido».

Número 4.038

La labor de la Iglesia durante este tiempo de pandemia ha sido y está siendo muy generosa, encarnando el Evangelio que estamos llamados a vivir. Durante el confinamiento algunas voces se preguntaron que dónde estaba la Iglesia. Nuestra respuesta fue esta portada: Trabajando. Y así lo han demostrado las diócesis españolas, las congregaciones religiosas, tantas y tantas instituciones eclesiales. Ellas sí que se han preocupado «de no dejar a nadie atrás». La Iglesia estuvo y está donde se la necesita, humilde, pero protagonista en las crisis cuando son sus puertas las primeras que reciben al que pide ayuda para lo más básico, en este momento, el alimento. Familias vulnerables que han recurrido, una vez más, a las manos de quien nunca abandona. La caridad no ha cerrado y la Iglesia se ha multiplicado para acompañar, también en el dolor. La Iglesia es y hace, sin ruido, pero tejiendo el bien común y sosteniendo su compromiso. De ahí esta #PortadaEcclesia, nuestras manos amasando el pan. Es el Pan que se parte y reparte, en la mesa de la Eucaristía y en la mesa de la vida.

Número 4.040

La labor de la Iglesia durante este tiempo de pandemia ha sido y está siendo muy generosa, encarnando el Evangelio que estamos llamados a vivir. Durante el confinamiento algunas voces se preguntaron que dónde estaba la Iglesia. Nuestra respuesta fue esta portada: Trabajando. Y así lo han demostrado las diócesis españolas, las congregaciones religiosas, tantas y tantas instituciones eclesiales. Ellas sí que se han preocupado «de no dejar a nadie atrás». La Iglesia estuvo y está donde se la necesita, humilde, pero protagonista en las crisis cuando son sus puertas las primeras que reciben al que pide ayuda para lo más básico, en este momento, el alimento. Familias vulnerables que han recurrido, una vez más, a las manos de quien nunca abandona. La caridad no ha cerrado y la Iglesia se ha multiplicado para acompañar, también en el dolor. La Iglesia es y hace, sin ruido, pero tejiendo el bien común y sosteniendo su compromiso. De ahí esta #PortadaEcclesia, nuestras manos amasando el pan. Es el Pan que se parte y reparte, en la mesa de la Eucaristía y en la mesa de la vida.

Número 4.054

Atravesando la peor crisis de nuestra historia moderna, en el peor momento a todos los niveles, el Gobierno de España sigue su programa político como si nada hubiera ocurrido en nuestro mundo. Para la mayoría de los ciudadanos del planeta el reloj se paró en marzo de 2020. Sin embargo, nuestros gobernantes centran sus fuerzas en temas que necesitan sosiego, serenidad, otro tipo de situación social nacional y mundial. La portada del 4.054 nos ofrecía dos sillas enfrentadas y una pregunta: ¿Qué rompe la concordia? Son muchas las iniciativas legislativas que sorprenden en este momento de nuestra historia tan delicado y marcado por la pandemia y por un estado de alarma. La sociedad, dividida, polarizada, adormecida, emocionalmente entristecida por lo que estamos viviendo, sigue pidiendo unidad, sensatez, consenso… y un poco de tranquilidad y sentido común. La Iglesia quiere dialogar, pero el diálogo exige sacrificio de cada uno para encontrarse en aquello que más nos una. Pero no está siendo así: Ley de Eutanasia, Ley Celaá, Ley de Memoria Democrática…



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa