Editoriales Ecclesia

La X en favor de la Iglesia no va contra nadie, sino a favor de tantos, de todos – editorial Ecclesia

La X en favor de la Iglesia no va contra nadie, sino a favor de tantos, de todos – editorial Ecclesia

La Conferencia Episcopal Española (CEE) presenta en estos días la Memoria Anual de Actividades de la Iglesia católica. Lo hizo para los medios de comunicación el viernes 31 de mayo y lo hará también, en acto público, el jueves 13 de junio. Se trata de una memoria que recoge el mapa de las distintas realidades presentes en nuestra Iglesia, en sus aspectos organizativos, estructurales, estadísticos, pastorales y asistenciales. Asimismo, responde a la necesidad —sana necesidad— de presentar cuentas (no solo económicas, sino también de su impacto social y de su servicio) y de insertar la vida y la actividad integral de la Iglesia (incluida su actividad económica) en los parámetros de comunicación y de transparencia, tan convenientes y saludables siempre y más aún en la hora actual.

El reportaje de este número de ECCLESIA (ver páginas 31 a 36) presenta algunas de las constataciones de la memoria recién presentada y en el próximo número encartaremos un fascículo especial sobre este mismo tema.

Todo ello se contextualiza, además, en el periodo de la presentación de la declaración de la renta, periodo abierto el pasado 2 de abril y que finalizará el próximo 1 de julio. Como es sabido, la declaración de la renta está dotada de un sistema mediante el cual se apoya a la financiación de la Iglesia: la X en el casillero correspondiente, la asignación tributaria. Su importe aproximado, que cada año se nutre de la soberana y exclusiva libertad del contribuyente, supone un cuarto del total de los haberes de los que la Iglesia dispone para desarrollar su específica misión evangelizadora y contribuir a mejorar las condiciones de vida de los españoles y de otros muchos millones de personas necesitadas en todo el mundo.

La X, la asignación tributaria, es un ejercicio de libertad, plenamente democrático, que no va contra nadie ni contra nada, porque tal y como viene establecido por la vigente ley no ofrece una alternativa que pueda sentirse marginada.

Asignar la X en la casilla de la Iglesia es igualmente un ejercicio de progreso y de solidaridad, como demuestra, con todo lujo de detalles y de transparencia, la referida memoria de actividades de la Iglesia. Y entender que apoyar la X en el casillero de la Iglesia en la declaración de la renta es ejercicio de progreso y de solidaridad lo avalan numerosas verificaciones. Una de ellas es la certidumbre, convenientemente estudiada y auditada por expertos en la materia, de que el impacto derivado de la actividad de las diócesis, parroquias y Cáritas es de 1.386 millones de euros, cinco veces más que lo que se recibe por la asignación tributaria.

O que el 80% de la contribución económica de la Iglesia católica repercute principalmente en sectores de actividades sanitarias y servicios sociales, educación y conservación del patrimonio cultural. Así, en el primero de estos sectores, el valor generado por las actividades asistenciales y sociales auspiciadas por la Iglesia representa 2,5 veces los fondos recibidos mediante la asignación tributaria. Y en relación con el extraordinario patrimonio cultural eclesiástico no cabe duda alguna de que es un factor clave en el desarrollo integral de las localidades y comarcas donde este se halla y de su promoción social y turística.

Y si la asignación es un ejercicio de libertad, de responsabilidad y de solidaridad, que lo es, ¿por qué no apoyarla o intentar difuminar su verdad y sus beneficios para todos y acusar a este sistema de privilegio para la Iglesia? La X, sí, no va contra nadie, sino a favor de tantos, a favor de todos.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
La X en favor de la Iglesia no va contra nadie, sino a favor de tantos, de todos – editorial Ecclesia, 10.0 out of 10 based on 2 ratings
Print Friendly, PDF & Email