Revista Ecclesia » La violencia de los pacíficos, por José Manuel Lorca Planes, obispo de Cartagena
planes
Iglesia en España

La violencia de los pacíficos, por José Manuel Lorca Planes, obispo de Cartagena

La violencia de los pacíficos, por José Manuel Lorca Planes, obispo de Cartagena

Domingo XVI. Ordinario. 2014

El Evangelio de esta semana está sacado del capítulo 13 de San Mateo, donde se encuentran las parábolas del Reino de los cielos. Ya el domingo anterior pudimos escuchar la del sembrador. El Papa Benedicto XVI, en su libro sobre Jesús de Nazaret, nos dijo que “el mensaje de Jesús acerca del reino recoge afirmaciones que expresan la escasa importancia de este reino en la historia: es como un grano de mostaza, la más pequeña de todas las semillas…”.

Pero el Señor nos tiene acostumbrados a una pedagogía muy eficaz para decirnos cosas importantes utilizando un lenguaje sencillo, como el de las parábolas del Reino,donde se compara con un tesoro o una perla por cuya adquisición vale la pena dejarlo todo (Mt 13,44-46). Su mensaje de Buena Noticia sólo se puede acoger y entender desde la fe. El mismo Jesús nos habla del trigo y de la cizaña, de la luz y de las tinieblas…Desde los orígenes se invitaba a los cristianos a estas dos cosas: a vigilar, porque vuestro adversario, el diablo, como león rugiente, ronda buscando a quién devorar; y a resistir, firmes en la fe…Esto lo tiene presente el Papa Francisco, cuando nos advierte que en la tarea de la Nueva Evangelización, el enemigo puede ocupar el espacio del Reino y causar daño con la cizaña, pero que no tengamos miedo, que es vencido por Dios y por la bondad del trigo que se manifiesta con el tiempo.

 

Esta parábola se dirige a una comunidad que ya tiene experiencia del mal en su seno. Una solución que aparece es la de cortar por la raíz, pero el amo de la casa rechaza la propuesta de los criados de arrancar la cizaña con el argumento de que en la operación también podría salir dañado el trigo. La razón es que no siempre es posible distinguir con claridad, es posible que algo bueno del hombre fácilmente se tenga por malo y Jesús lo solucionadejando «crecer» el mal junto con el bien y dejando la separación para el final de los tiempos.“A la comunidad evangelizadora el Señor la quiere fecunda. Cuida el trigo y no pierde la paz por la cizaña. El sembrador, cuando ve despuntar la cizaña en medio del trigo, no tiene reacciones quejosas ni alarmistas”, sabe esperar, comenta el Papa Francisco.

El cristiano que quiere responder a la llamada del Señor debe optar por ser buen trigo, se debe decidir por amar a Cristo en la Iglesia y contribuir a hacerla cada vez más signo transparente de Dios. Uno conoce la fragilidad de la Iglesia con realismo, pero no se escandaliza, es “campo de Dios” para la salvación del hombre y asume la dura tarea de purificarla, de hacerla más bella y santa. Hay que sembrar buena semilla y colaborar activamente en la superación del mal. Hacer incansablemente el bien.

El hermano Roger Schutz, de Taizé, proponía una tercera vía frente a la inactividad conformista y la violencia destructora: la violencia de los pacíficos, es decir, la presencia del cristiano que, libre de todo odio, tenga un efecto edificante y creador. Que su provocaciónsea imitar a Cristo y estar lleno de amor encendido y desinteresado a favor de los demás y que se mantenga enesta “violencia” como forma permanente de vida.

+ José Manuel Lorca Planes

Obispo de Cartagena



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa