Iglesia en España Nacional Noticias

Temas clave del Informe España 2019: Pobreza energética, acoso sexual, enevejecimiento, industria 4.0. y populismos

Informe España 2019: envejecimiento, contaminación, acoso sexual, populismo o pobreza energética, entre los problemas más acuciantes en la sociedad española. El informe cumple 26 años ininterrumpidos de publicación, y es una herramienta fundamental para conocer la evolución política, económica y social de España en el último cuarto de siglo. Pobreza energética, acoso sexual, envejecimiento, industria 4.0 o populismos, entre los temas analizados por expertos e investigadores de numerosas universidades y centros de investigación en este trabajo impulsado por la Universidad Pontificia Comillas. El 15% de las trabajadoras sufrió acoso sexual en el trabajo durante el último año, de las cuales casi la mitad el 43,9% dicen aguantarlo para no perder su empleo. Otro dato: en torno a 7.000 personas murieron en España a causa de la pobreza energética.

La Cátedra José María Martín Patino de la Cultura del Encuentro de la Universidad Pontificia Comillas presentó el martes 19 de noviembre el Informe España 2019, un trabajo que aborda temas como el acoso sexual, el envejecimiento de la población, la pobreza energética, la digitalización de la industria o el sistema universitario. Según ha afirmado durante la presentación Agustín Blanco, director de la cátedra, «cada vez somos más conscientes de la complejidad y hasta de la paradoja que acompaña a conceptos como progreso social y calidad de vida. Una complejidad que exige un esfuerzo cada vez mayor y más necesario para el análisis desde la diversidad y para buscar puntos de encuentro».

El Informe España 2019, como en las anteriores ediciones, ha sido elaborado por investigadores y especialistas de la Universidad Pontificia Comillas, y de otras universidades y centros de investigación de toda España. En esta ocasión, se centra en tres bloques: globalización, digitalización, y progreso social y calidad de vida, que tratan asuntos como la globalización y el populismo; cómo afecta esa globalización a las ciudades; qué supone la digitalización para la industria española; cómo prepara la universidad a los alumnos frente al cambio tecnológico que se avecina; el acoso sexual y el proceso de igualdad de las mujeres; el sobreenvejecimiento de la sociedad y la pobreza energética.

Del informe de este año –que, como siempre, está conformado por asuntos seleccionados por un consejo asesor sensible a las dinámicas y procesos emergentes y problemas más acuciantes en la sociedad española–, pretende aportar argumentos para que el debate público sea argumentado “y no responda a otra cosa que no sea dar respuesta real a los problemas que vivimos”, según Blanco.

Del Informe España 2019 se extraen datos que invitan a reflexionar. Un total de 7.100 personas fallecieron en España a consecuencia de la pobreza energética: no en vano, el 8% de los hogares no tiene una temperatura adecuada en invierno. Asimismo, el informe refleja que al menos 26 municipios españoles superaron en 2019 los límites legales de contaminación en invierno, lo que hace indispensable la toma de medidas que favorezcan el cuidado medioambiental y las emisiones de gases contaminantes, también en la industria. Precisamente, este sector está en proceso de digitalización y un 55,4% de las empresas cuentan con planes de digitalización. «La tecnología ha dejado de ser un instrumento para convertirse en una parte fundamental del ecosistema personal y social en el que se desarrolla nuestra vida. No vivimos con la tecnología, vivimos en la tecnología», afirmó Blanco en su intervención.

El acoso sexual y el auge del populismo son asuntos que también aborda el Informe España 2019, con datos preocupantes. El 86% de las mujeres españolas reconoce haber sufrido acoso callejero y casi el 15% de las trabajadoras sufrió acoso sexual en el trabajo durante el último año. De ellas el 43,9% dicen aguantarlo para no perder su empleo. Respecto al populismo, el 60% de votantes de corte populista de derechas en España no quieren la globalización cultural, mientras que el 53% de españoles admite que nuestra cultura se enriquece con la llegada de inmigrantes. Por el contrario, hasta el 70% de votantes de corte populista de izquierdas están en contra de la globalización política y económica. «Fenómenos como el populismo o las crecientes tensiones de todo tipo que sufren especialmente las ciudades globales ponen de manifiesto los costes de un proceso de globalización tan imparable como necesitado de gobernanza», ha afirmado Blanco.

26 años dan para muchos cambios

¿En qué hemos cambiado? Tras un cuarto de siglo publicando el Informe España ininterrumpidamente, destacan seis grandes procesos de cambio en la sociedad española, según el director de la Cátedra José María Martín Patino de la Cultura del Encuentro: el camino de la igualdad de la mujer, la migración en una sociedad diversa, la precarización del empleo, el envejecimiento de la sociedad, los cambios provocados por la tecnología y el desafío medioambiental. De esa forma, “el mejor rendimiento educativo de las mujeres ha sido la verdadera palanca de un cambio que, a través de su impacto en el empleo, ha permitido a la mujer alcanzar una creciente autonomía. Esta nueva posición social ha hecho aún más patentes e inadmisibles los déficits de desigualdad de género que aún perviven”, ha destacado Blanco.

Los responsables del informe destacan también el aumento de población extranjera en España, que ha pasado de un 1% en 1993 a un 13% en la actualidad, lo cual “no ha provocado problemas significativos de integración y de aceptación por parte de una sociedad cada vez más diversa”, que también está más envejecida. Asimismo, subrayan la cada vez mayor presencia de la tecnología y el desafío medioambiental.

El rector de la Universidad Pontificia Comillas, Julio L. Martínez, SJ, se ha referido durante el acto de presentación al bien común al que colabora el Informe España. “Para que el bien común actúe como criterio es necesario que nuestros políticos y el conjunto de personas que tenemos responsabilidades públicas, sea en el nivel societario o estatal, conectemos vitalmente con la vida de la gente, que nos duelan s hora de relanzar la apuesta seria por una cultura que privilegie el diálogo como forma de encuentro, para buscar consensos y acuerdos, sin olvidar la preocupación por una sociedad justa, con memoria y sin exclusiones”.

Al acto de presentación del informe, que cuenta con el apoyo de la Fundación Ramón Areces, asistieron, entre otros, los ex ministros José Manuel Romay Beccaría y Gustavo Suárez Pertierra, y personalidades como Federico Mayor Zaragoza –ex director general de la UNESCO–, José María Fidalgo –ex secretario general de Comisiones Obreras–, Eugenio Nasarre –ex director general de RTVE y presidente del Consejo Federal Español del Movimiento Europeo–, o Natalia Peiro, secretaria general de Cáritas.

Print Friendly, PDF & Email