Revista Ecclesia » La Universidad Pontificia Comillas abre el curso con un compromiso por el cuidado de la persona
Iglesia en España Última hora

La Universidad Pontificia Comillas abre el curso con un compromiso por el cuidado de la persona

La Universidad Pontificia Comillas ha comenzado esta mañana, oficialmente, el curso académico 2021-2022. Según indicó el rector, Enrique Sanz Giménez-Rico, SJ, este curso es una oportunidad para «mirar adelante con ilusión, apertura, cuidado, responsabilidad y esperanza».

También instó a vivir los tiempos que vienen «de una manera plena, en los que podemos desarrollar todos nuestros talentos y capacidades, y todo lo que nos configura y caracteriza».

El rector también se refirió, en el contexto de incertidumbre y transformación continua en que nos encontramos, a la importancia de la formación integral de los estudiantes. De esa forma, subrayó la importancia de la innovación docente; la investigación, y la organización y transformación digital, impulsando el cuidado de la persona para promover su desarrollo, la eficiencia y mejora continua.

Compromiso con la calidad

Asimismo, Sanz se comprometió a «mantener los altos estándares que la universidad ha demostrado en materia de calidad, a seguir cuidando la selección de profesorado, a reforzar los espacios dedicados a docencia e investigación potenciando la innovación y digitalización, y a intensificar el impulso en la obtención de resultados investigadores en forma de publicaciones reconocidas».

El rector destacó además la importancia de que Comillas esté alineada con la identidad y misión de los centros superiores de la Compañía de Jesús, especialmente de UNIJES.

Quiso también el rector recordar dos conmemoraciones y un acto especial: el año de la conversión de San Ignacio y el 40 cumpleaños de dos Institutos de nuestra universidad: el Instituto de Ciencias de la Educación, ICE, y el Instituto Universitario de Espiritualidad; y el acto de investidura como doctor honoris causa del filósofo y profesor calabrés Nuccio Ordine.

A la democracia se la necesita

La lección inaugural corrió a cargo de Federico de Montalvo, profesor de la Facultad de Derecho de Comillas ICADE. Bajo el título de «Mentiras, Pandemia y Estado de Derechos», el docente especificó cómo «las sólidas afirmaciones del pasado son permanentemente puestas en entredicho, por la realidad política y social».

Nos hallaríamos incluso ante una verdadera crisis de la democracia representativa, lo que le llevó a exclamar: «A la democracia no se la quiere, se la necesita».

De Montalvo denunció asimismo el utilitarismo imperante, que concede poca relevancia a los valores y derechos humanos a la hora de decidir; el dilematismo, que transforma problemas en dilemas y quita espacio a la reflexión sobre valores; y el cientifismo, que reduciría los problemas éticos a meros problemas técnicos.

Valores a estudiar y defender

El profesor de Derecho concluyó con un acto de esperanza: «Toda crisis conlleva una posibilidad de mejora». Y lo hizo otorgando un papel relevante a las humanidades, más allá de un paradigma utilitarista y tecno-optimista, que persigue construir una persona íntegra e integral (personas conscientes, competentes, compasivas y comprometidas), y animando a los estudiantes «a creer que existen unos valores y principios que merece la pena estudiar y defender», concretamente a los estudiantes de Derecho, a formarse «no como individuos dotados de una inteligencia computarizada, sino de una inteligencia general que aplica las orientaciones a cada situación».

La Eucaristía presidida por el arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro, fue concelebrada por Enrique Sanz, SJ, rector de la universidad; Miguel Campo, SJ, superior de la comunidad jesuita, Francisco Ramírez, SJ, decano de la Facultad de Teología, y otros muchos sacerdotes. Durante la homilía, el cardenal arzobispo de Madrid animó a los presentes a saberse «llamados a dar consolación al mundo haciéndonos próximos, con cercanía, compasión y ternura». Y añadió: «En este nuevo curso, recordemos que el presente es tiempo de derramar el amor sobre el mundo, de testimoniar misericordia de Dios, de consolar -como el Espíritu- a los demás».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa