Iglesia en España Nacional

La Universidad de Navarra coordina un documento de la Academia Pontificia para la Vida sobre cuidados paliativos

La Universidad de Navarra coordina un documento de la Academia Pontificia para la Vida sobre cuidados paliativos

La Academia Pontificia para la Vida impulsa un documento de posición oficial sobre la promoción global de cuidados paliativos

– En 2040 el 47% de la población mundial necesitará estos cuidados, según los expertos internacionales que lo han elaborado

La Academia Pontificia para la Vida ha publicado en la revista científica Journal of Palliative Medicine su documento de posición oficial sobre la promoción global de cuidados paliativos. En su elaboración ha trabajado un grupo de expertos internacionales, coordinado por el Programa ATLANTES del Instituto Cultura y Sociedad (ICS) de la Universidad de Navarra.

De acuerdo con los expertos, cada año 27 millones de personas en necesidad de cuidados paliativos no tienen acceso a ellos. El documento cita estudios que estiman que para el año 2040 la proporción de habitantes que necesitarán estos cuidados se incrementará del 25% al 47%, debido al aumento de la esperanza de vida y la persistencia de enfermedades crónicas e infecciosas. Así, lamentan que “una mayoría de la población, especialmente en países en vías de desarrollo,  no tiene acceso a cuidados paliativos”.

El documento subraya la necesidad de reconocer los cuidados paliativos como un derecho básico de la persona y la familia. Los autores han identificado 13 grupos clave para el desarrollo de estos cuidados y recogen diversas sugerencias para cada uno, como estrategias básicas que se pueden adaptar a cada país y región.

13 grupos clave para el desarrollo de los paliativos

A los responsables políticos se les recomienda “modificar estructuras sanitarias, políticas y modos de evaluar los resultados para garantizar un acceso universal a los cuidados paliativos para todos aquellos que los necesitan”.

En cuanto a las universidades y facultades, insisten en que deben incluir “cursos obligatorios de paliativos como parte del currículo de pregrado en las titulaciones relacionadas con la salud”. Sugieren que enfaticen el trabajo interdisciplinar y que combinen teoría y práctica.

Por otro lado, apuestan por que los profesionales de paliativos “reciban la certificación apropiada”, lo que implica reconocer el proceso de de especialización para esta disciplina, y que se realicen cursos de formación continua para todo tipo de profesionales.

Asimismo, se pide a los hospitales y centros de salud garantizar un acceso rápido a los medicamentos que la OMS considera esenciales, especialmente la morfina de liberación inmediata, y aceptar en su estructura los servicios de paliativos “como un imperativo ético y moral”.

Las asociaciones de cuidados paliativos son otro grupo clave. El documento de la Academia insiste en el papel de las asociaciones  para la promoción eficaz y la colaboración con los gobiernos a la hora de implementar estos cuidados en el marco político internacional, “incluyendo las convenciones, resoluciones y declaraciones en sus respectivos países”.

Estos cinco grupos son los agentes de primer nivel. El segundo nivel lo componen las organizaciones internacionales, los medios de comunicación, las organizaciones filantrópicas y de calidad, las autoridades farmacéuticas, los pacientes y grupos de pacientes, los profesionales del cuidado espiritual, las asociaciones y sociedades profesionales que no son de cuidados paliativos, y los farmacéuticos. Para cada uno de estos colectivos se señala una tarea prioritaria.

Esta iniciativa se enmarca en el proyecto PAL-LIFE, un grupo de trabajo internacional que la Pontificia Academia para la Vida puso en marcha en 2017 para asesorar a la Iglesia católica en el desarrollo continuado de los cuidados paliativos en el mundo. También aspira a promover una cultura de comprensión hacia la enfermedad y el sufrimiento que favorezca que los pacientes acepten la muerte con serenidad y los profesionales sanitarios cuiden de forma integral a los pacientes con enfermedades avanzadas.

Autores de varios países

Los autores del documento oficial son Nunziata Comoretto, de la Pontificia Academia para la Vida, y los miembros de PAL-LIFE Carlos Centeno (foto), del Programa ATLANTES del Instituto Cultura y Sociedad (ICS) de la Universidad de Navarra; Thomas Sitte, de la Deutsche PalliativStiftung; Liliana de Lima, Mary Callaway y Katherine Pettus, de la Asociación Internacional de Centros de Cuidados y Cuidados Paliativos; Sami Alsirafy, de la Unidad de Medicina Paliativa de la Facultad de Medicina de la Universidad de El Cairo; Eduardo Bruera, del Departamento de Medicina Paliativa del UT MD Anderson Cancer Center; Kathleen Foley, del Memorial Sloan Kettering Cancer Center; Emmanuel Luyirika, del la Asociación Africana de Cuidados Paliativos; Daniela Mosoiu, de Casa Sperantei en la Universidad de Transilvania; Christina Puchalski, del Instituto de Espiritualidad y Salud de la Universidad George Washington; M.R. Rajagopal, de Pallium India, un centro colaborador de la OMS; y Julianna Yong, de la Universidad Católica de Corea. También firman Eduardo Garralda, del Programa ATLANTES del ICS; y John Rhee, de la Facultad de Medicina Icahn del Hospital Monte Sinaí.

El documento está disponible en este enlace: https://www.liebertpub.com/doi/10.1089/jpm.2018.0387

Pamplona, 27 de septiembre.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email