Carta del Obispo Iglesia en España

La única Iglesia de Cristo y el compromiso por la paz, por el arzobispo de Mérida-Badajoz

La única Iglesia de Cristo y el compromiso por la paz, por el arzobispo de Mérida-Badajoz

 Celebración en comunión del V centenario de la Reforma

 Queridos feligreses:

Nos abrimos a la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. A lo largo de esta semana, los cristianos nos unimos de un modo especial en la oración con la intención de avanzar hacia la unidad visible de la única Iglesia de Cristo. Este año viene rodeada esta acción de una significación especial al conmemorar el 500 aniversario de la Reforma.

El 31 de octubre de 1517 el monje agustino alemán Martín Lutero clavó sus 95 tesis en la puerta de la Iglesia de Wittenberg, según las crónicas, dando lugar a un proceso que acabó en la división del cristianismo occidental. Pero este centenario se celebra en el marco del proceso ecuménico, de tal manera que la Iglesia evangélica –especialmente la de Alemania- ha querido involucrar a la Iglesia católica. Para hacerlo unidos, se ha logrado un consenso de comunión fundamental, invitando a las distintas Iglesias y comunidades eclesiales a: dar gracias a Dios por todos los bienes espirituales y teológicos de la reforma; al arrepentimiento por la división causada y mantenida en el cuerpo de Cristo y los demás pecados cometidos; y a fortalecer el testimonio común del Evangelio de la misericordia en el mundo, así como el compromiso de caminar juntos en el futuro.

Esta celebración conjunta es posible porque llevamos más de 50 años de diálogo y proceso en el que se han alcanzado varios acuerdos teológicos en temas importantes, con los cuales se han dejado atrás la mutua desconfianza y las lecturas con prejuicio de la historia. Esta es la razón por la que deseamos que los católicos de nuestra Iglesia de Mérida-Badajoz conmemoremos este aniversario con los hermanos de las Iglesias y comunidades surgidas de la Reforma.

Del conflicto a la comunión: «Vino nuevo y odres nuevos»

Nos acogemos al documento Del conflicto a la comunión, conmemoración conjunta luterano católica romana de la Reforma en el 2017 y a la oración común que se nos propone desde él. Se están dando pasos vivos y comprometidos en la dirección de la comunión y de la unidad.

Estos pasos son los que han llevado a una declaración conjunta del Papa Francisco junto al obispo Munib Yunan –presidente de la Federación Luterana Mundial–, en la catedral luterana de Lund (Suecia), en la que se hacían afirmaciones de este tipo: «Aunque estamos agradecidos profundamente por los dones espirituales y teológicos recibidos a través de la Reforma, también reconocemos y lamentamos ante Cristo que Luteranos y Católicos hayamos dañado la unidad vivible de la Iglesia.

Las diferencias teológicas estuvieron acompañadas por el prejuicio y por los conflictos, y la religión fue instrumentalizada con fines políticos. Nuestra fe común en Jesucristo y nuestro bautismo nos pide una conversión permanente, para que dejemos atrás los desacuerdos históricos y los conflictos que obstruyen el ministerio de la reconciliación.

Aunque el pasado no puede ser cambiado, lo que se recuerda y cómo se recuerda, puede ser trasformado. Rezamos por la curación de nuestras heridas y de la memoria, que nublan nuestra visión recíproca. Rechazamos de manera enérgica todo odio y violencia, pasada y presente, especialmente la cometida en nombre de la religión. Hoy, escuchamos el mandamiento de Dios de dejar de lado cualquier conflicto. Reconocemos que somos liberados por gracia para caminar hacia la comunión, a la que Dios nos llama constantemente».

Con los hermanos ortodoxos

Nos alegramos también de la priorización que el Papa Francisco está realizando con respecto al tema ecuménico en los viajes que ha programado, así como el avance en el encuentro con la Iglesia ortodoxa. Sentimos lleno de significado el encuentro del sucesor de Pedro y el patriarca de Moscú y de todas las Rusias en la Habana, motivado por la persecución que están sufriendo los cristianos en muchos países. Nos unimos, también, a la satisfacción del “Santo y gran Concilio de la Iglesia Ortodoxa” en Creta y sus deseos de relaciones de su iglesia con el resto del mundo cristiano.

Diálogo interreligioso y paz frente al fundamentalismo y la violencia

En el horizonte de nuestra oración común y universal, no podemos olvidar lo que se refiere al diálogo interreligioso con la importancia que tiene en nuestro mundo globalizado y lleno de conflictos, en los que se mezcla lo político, lo económico y lo religioso. Con el espíritu de las Jornadas de Oración por la Paz que vienen celebrándose en Asís, desde el Pontificado de san Juan Pablo II, seguimos pidiendo con fe y con «sed de paz», deseando que las religiones y la culturas sepan vivir en diálogo.

Desde todas la religiones estamos convencidos que solo la paz es santa, nunca la guerra; por eso, comulgamos con la declaración de los representantes religiosos en Asís cuando afirman: «Quien invoca el nombre de Dios para justificar el terrorismo, la violencia y la guerra, no sigue el camino de Dios: la guerra en nombre de la religión es una guerra contra la religión misma. Con total convicción, reafirmamos por tanto que la violencia y el terrorismo se oponen al verdadero espíritu religioso».

Deseamos una convivencia pacífica y amistosa entre todas las religiones y culturas, y rechazamos las amenazas contra la religión que vienen tanto en forma de nihilismo y de fanatismo disfrazado de religión. Nos llama a comprometernos la sangre inocente de todos los mártires: esa sangre nos pide un verdadero ecumenismo universal y pacífico a todos, sin excepción. La persecución que sufren los cristianos es, hoy, una llamada para socorrerlos y ayudarles allí donde están viviendo, a la vez que nos interpela para que abramos el corazón y nuestras casas a la acogida de las personas y familias que huyen de la guerra y de la violencia.

¡Que la semana de Oración por la Unidad de los Cristianos de 2017 nos impulse para seguir avanzando hacia la plena unidad de la única Iglesia de Cristo y anime nuestro compromiso a favor de la paz!

+ Celso Morga. Arzobispo de Mérida-Badajoz

Foto:En la foto está el arzobispo Celso Morga con Mariano Arellano, pastor de la Iglesia evangélica española en Extremadura, en una celebración que tuvieron ayer, lunes 23 de enero, en Mérida.

 

(24 de enero de 2017)

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email