Revista Ecclesia » La tuna sevillana vuelve a cantar a la Inmaculada
Iglesia en España Última hora

La tuna sevillana vuelve a cantar a la Inmaculada

El año pasado, las tunas se quedaron mudas en su ronda a la Inmaculada. Las restricciones por la pandemia impuestas en diciembre de 2020 impidieron que esta tradición tan sevillana se celebrase como es habitual, y se quedó en una ofrenda floral al monumento de la plaza del Triunfo de cada una de las agrupaciones.

En la vigilia de este 8 de diciembre, el arzobispo de Sevilla, José Ángel Saiz Meneses, participó por primera vez de esta tradición centenaria, del color de los estandartes y los sonidos más característicos de catorce tunas universitarias que participaron pasadas las 11 de la noche.

Precesión extraordinaria de la Virgen de los Reyes

Antes, durante la procesión extraordinaria de la Virgen de los Reyes con motivo del 75 aniversario del patronazgo sobre Sevilla y su Archidiócesis, la tuna de Derecho la cantó a su paso por la puerta del Perdón de la Catedral y, a la entrada en el templo metropolitano por la de Palos, sobre las 19.30 horas, se rendirá honores con sus voces la de Económicas.

«A lo largo de estos años María Santísima de los Reyes ha sostenido a los pastores en su vida y ministerio al servicio del Señor y de los hermanos, de la misma manera que al pueblo fiel en la fe recibida de sus padres», expresó el arzobispo durante su alocución al término de la procesión mariana.

Además, recalcó que con la ayuda  de Nuestra Señora de los Reyes «se han superado multitud de dificultades y problemas». El arzobispo hispalense manifestó que «Ella siempre ha propiciado la concordia y la comunión eclesial, una visión positiva de la Iglesia y del mundo, de toda la familia humana, con el conjunto de realidades en las que ésta vive, con sus afanes, con sus logros y también con sus fracasos; una mirada también esperanzada de las personas, desde el misterio de Cristo, que con su Encarnación se ha unido con cada hombre y cada mujer, de todo lugar y de todo tiempo. En las situaciones complejas siempre nos ayudó a dialogar, a salir al encuentro del otro, para construir la paz y facilitar la convivencia».

¿Cuándo y por qué comenzó esta tradición?

La tradición de que las tunas de Sevilla canten ante el monumento a la Inmaculada en la víspera de la solemnidad del 8 de diciembre data al menos del año 1952, siendo la Tuna de Peritos Industriales la primera que se acercó al monumento a cantarle a la Virgen concebida sin pecado original.

Esta circunstancia marcó un antes y un después, de tal manera que el cardenal Segura le impuso el fajín blanco a la Tuna de Peritos Industriales como reconocimiento a este hecho. Es más, es la única que lo lleva en la actualidad. A partir de ese momento, este acto la noche previa a la Inmaculada fue cogiendo auge de tal manera que son decenas las tunas que acuden a los pies del monumento a cantar a la Virgen. Y cientos de personas las que esperan este momento para disfrute de unas vísperas que han crecido notablemente y que giran en torno a la Inmaculada.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa

Últimas entradas