Firmas

La Semana Santa Marinera de Valencia pide que se regeneren los poblados marítimos

Por Antonio DÍAZ TORTAJADA, Sacerdote-periodista

La Junta Mayor de la Semana Santa Marinera de Valencia, junto a las hermandades, cofradías y corporaciones que integran la misma, han tomado una postura firme, uniéndose a las entidades vecinales del Cabañal-Cañamelar para solicitar el regenerar, revitalizar, rehabilitar y recuperar estos barrios a través de mesas de diálogo entre los agentes implicados.

Esta postura la debían haber tenido estas instituciones eclesiales hace bastantes años cuando estos barrios empezaban a deteriorarse.

Ahora como “fiesta de interés turístico” el deterioro del marco de unas procesiones seculares en esta porción de la Valencia marinera se constata con mayor agudeza. Hace falta tomar posturas firmes y unirse para que la vitalidad histórica de estas calles y plazas de estos Poblados Marítimos se mantenga.

La Semana Santa Marinera de Valencia, es la gran celebración de la franja del litoral, y segunda en importancia y repercusión en la ciudad de Valencia en cuanto a su participación popular

Desde tiempos inmemoriales viene celebrándose en los barrios del Grao, Cañamelar y Cabañal, siendo los pioneros de estas manifestaciones públicas de fe en la pasión, muerte y del Señor, los pescadores y marineros que en ellos moraban. Sus orígenes se remontan, al siglo XVIII.

Estas asociaciones publicas de fieles han manifestado su apoyo y adhesión “a las propuestas de consenso” que las entidades de estos barrios de pescadores han hecho públicas para “consensuar una regeneración, revitalización y dinamización” para que las diferentes administraciones públicas impulsen la convivencia y el desarrollo cultural y económico de estos barrios

Estas propuestas de consenso se concretan en “una lucha contra la existencia de focos directivos fundamentalmente relacionados con el tráfico de drogas”.

“Una de las causas de la existencia de dichos focos delictivos –se señala en el comunicado– es la situación de abandono en la que se encuentran algunos inmuebles, tanto de propiedad privada como municipal”.

Se pide poner “punto final” a la “degradación urbanística y social que está sufriendo el barrio del Cabanyal-Canyamelar. “Es necesaria –añaden–  una urgente limpieza y cuidado de las calles y solares. Especialmente de aquellas en las que existen casas ocupadas por grupos marginales y con escasos recursos, que las habitan en condiciones infrahumanas”

“Resulta igualmente imprescindible –se añade– que este tipo de intervenciones cuenten con el debido respaldo de los servicios sociales municipales, dado que en algunos casos, las citadas propiedades están ocupadas por familias sin recursos que están en una fase de arraigo e integración, y con los meros desalojos se ven abocadas a buscar otra vivienda en las mismas o parecidas condiciones, de esta forma lo único que se consigue es reproducir y perpetuar el problema familiar, social y urbanístico”

Además de un “plan de rehabilitación de viviendas”, se debe poner en marcha un plan para “dinamizar, regenerar y potenciar el comercio en estos barrios” y para ello hace falta que” se impliquen las diversas administraciones”

Para conseguir estas metas es necesario ir creando “mesas de diálogo” el diálogo entre todos los agente implicados, sin renunciar a otras posibles iniciativas de cada colectivo.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email

Antonio Díaz Tortajada

Antonio Díaz Tortajada nació en 1947 en Castielfabib (Valencia). Sacerdote diocesano desde 1973. Miembro del Instituto Secular Jesús Sacerdote. Licenciado en Teologia, Ciencias de la Información y Diplomado en Psicología. Fundador de la emisora católica "Radio Luz de Valencia". Actualmente Consiliario de la Junta Diocesana de Hermandades y Cofradías. Columnista habitual en los diarios locales valencianos. Autor, entre otros libros, de: "Evangelización, lenguaje y cultura" (1983), "Llamados para anunciar el Evangelio de Dios" (1984), "Me encanta mi heredad" (1989), "Juan Pablo cree en los jóvenes"(1990), "El camino de la Cruz" (1991), "Arriesgar la palabra"(1993), "Plegarias" (1994), "El silencio de Dios" (1994), "Vivir lo que esperamos" (1997), "Viacrucis del Hombre Dios" (2000), "Háblame de Jesús" (2001) y "Variaciones sobre el Génesis" (2005)

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.