Revista Ecclesia » La Santísima Trinidad y Santa Teresa de Jesús
Opinión

La Santísima Trinidad y Santa Teresa de Jesús

La Santísima Trinidad y Santa Teresa de Jesús, por Fidel García Martínez

El misterio fundamental de la Revelación es el de la Santísima Trinidad. Los grandes santos Padres de la Iglesia, como San Agustín, y los grandes teólogos como Santo Tomás de Aquino nos han dejado destellos luminosos de este Misterio de los misterios sin agotar nunca la grandiosidad trascendente del mismo, porque la unicidad esencial de la Divinidad en tres Divinas personas Padre, Hijo y Espíritu Santo, supera todo el ser humano puede conocer, que se sirve de las procesiones y relaciones para explicar por analogía la Vida Divina del Dios Uno y Trino.

Es este sacratísimo misterio de la Santísima Trinidad el que distingue a la Iglesia Católica de todas las otras religiones monoteístas (Judaísmo e Islamismo) y de algunas herejías falsamente cristianas antiguas y modernas. Todos los grandes santos han dado una gran importancia este misterio. En estos tiempos una humilde hija de Santa Teresa, Sor Isabel de la Santísima Trinidad ha profundizado en este Misterio con sabiduría mística singular. Santa Teresa nos ha dejado experiencias sobrenaturales de este Misterio del Dio Trino y Uno que superan lo dicho por los teólogos, así afirma, hablando de sí misma: “Se ve el alma en un punto sabia y tan declarado el misterio de la Santísima Trinidad, que no hay teólogo con quien no se atreviese a disputar de la verdad de estas grandezas” Escribe algo tan sorprendente como esto: “ Estando un vez rezando el salmo de “Quicumque vult” se me dio a entender la manera cómo era un solo Dios y tres Personas… cuando pienso o se trata de la Santísima Trinidad parece entiendo cómo puede ser esto” En el grandioso libros de Las Moradas (Castillo Interior ) escribe: “ ¡Oh ánima mía! Considera el gran deleite y gran amor que tiene el Padre en conocer a su Hijo y el Hijo en conocer a su Padre, y la inflamación con que el Espíritu Santo se junta con ellos y cómo ninguna se puede apartar de este amor y conocimiento porque son una misma cosa” Su conocimiento del Misterio Trinitario no es aprendido en la Facultades de Teología de su tiempo, sino que es sobrenatural y divinamente inspirado así escribe: “ Se le muestra la Santísima Trinidad todas tres Personas y estas tres personas distintas y por una noticia admirable que se da alma entiende con grandísima verdad ser todas tras Personas una sustancia, un poder y un saber y un solo Dios” Hoy la Teología Trinitaria sufre una profunda crisis y apenas se enseña en Facultades y Seminarios; además la predicación sobre la Santísima Trinidad se reduce a tópicos estereotipados.

Fidel García Martínez, Catedrático Lengua Literatura, Licenciado en Ciencias Eclesiásticas Doctor Filología Románica



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa