Revista Ecclesia » La Santa Sede pide a las Iglesias particulares «una atención especial» a las JMJ nacionales
La Santa Sede pide a las Iglesias particulares «una atención especial» a las JMJ nacionales
Presentación este 18 de mayo de las Orientaciones Pastorales para la celebración de la JMJ en las Iglesias particulares.
Santa Sede Última hora

La Santa Sede pide a las Iglesias particulares «una atención especial» a las JMJ nacionales

«Reiteramos la importancia de que las Iglesias particulares dediquen una atención especial a la celebración de la Jornada diocesana/eparquial de los jóvenes, para que sea adecuadamente valorada». Este es el llamamiento que ha hecho la Santa Sede a las Conferencias Episcopales de todo el mundo para dinamizar la pastoral juvenil y conformar no una pastoral para los jóvenes, sino con los jóvenes. «Invertir en los jóvenes —considera el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida— significa invertir en el futuro de la Iglesia, significa promover las vocaciones, significa iniciar efectivamente la preparación remota de las familias del mañana. Es, por tanto, una tarea vital para cada Iglesia local, no una simple actividad añadida a otras».

Los responsables del Dicasterio han presentado en la mañana de este martes, 18 de mayo, unas Orientaciones Pastorales para la celebración de la JMJ en las Iglesias particulares. Como es sabido, desde que fueran instauradas por san Juan Pablo II en 1985, las JMJ alternan encuentros internacionales (que suelen tener lugar cada tres años con la participación del Papa) con la celebración ordinaria de la jornada en cada país, que hasta ahora tenían lugar el Domingo de Ramos y que a partir de este año 2021 serán, por indicación del Papa Francisco, en la solemnidad de Cristo Rey.

«Estas Orientaciones Pastorales pretenden animar a las Iglesias particulares a que aprovechen cada vez más la celebración diocesana de la JMJ y a que la consideren una ocasión propicia para planificar y llevar a cabo de forma creativa iniciativas que muestren que la Iglesia considera su misión con los jóvenes “una prioridad pastoral histórica”», ha dicho en la presentación del documento el secretario del Dicasterio, Padre Alexandre Awi Mello. El sacerdote brasileño, del Instituto Secular de los Padres de Schönstatt, ha recordado que el Sínodo de los Jóvenes no concluyó con la asamblea ni con la Christus vivit, sino que sigue ahora con el trabajo de las Iglesias particulares.

Preguntado sobre si este llamamiento a promover las JMJ nacionales puede suponer un redimensionamiento de las JMJ internacionales, máxime ahora en estos tiempos de pandemia, el secretario Mello ha dicho que cree que no, y que de hecho «estamos preparando el encuentro de Lisboa con todas nuestras fuerzas».

Alexandre Awi Mello, secretario del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la vida.

La pandemia no puede ser excusa

El jefe de la Oficina de Juventud del Dicasterio, Padre João Chagas, ha desgranado en su intervención cada una de las partes de las Orientaciones, un documento —ha dicho— que consta de seis capítulos y una conclusión, y que se lee fácilmente en una hora». El sacerdote, brasileño también, ha explicado que espera que las propuestas allí contenidas tengan una vigencia de décadas, y que «lo importante es que la pandemia no sea una excusa para no hacer nada con los jóvenes en este momento».

Dorota Abdelmoula, oficial del Dicasterio, ha pedido que las Orientaciones sean leídas, meditadas y llevadas a la práctica. Y ha recordado que las próximas JMJ tienen una palabra en común, presente también en la cita del año pasado: «levántate». El lema de la edición local de la JMJ de este año, la trigésimo sexta, a celebrar ya en la solemnidad de Cristo Rey, dice: «¡Levántate! ¡Te hago testigo de las cosas que has visto! (cf. At 26, 16). Las JMJ de 2020, tanto la internacional como las locales, se celebrarán bajo el lema «María se levantó y partió sin demora» (Lc 1, 39).

Implicación de los jóvenes

La presentación ha contado también con la presencia de dos jóvenes. Maria Lisa Abu Nassar, de Nazaret, 26 años, coordinadora de hospitalidad en el Centro Juvenil Internacional San Lorenzo, ha subrayado el papel que están llamados a desempeñar los jóvenes —más aún en estos difíciles momentos que se viven en la región— en la promoción del diálogo en Tierra Santa.

Gelson Fernando Augusto Dinis, angoleño, ha remarcado por último que en la Iglesia todos se deben sentir amados y acompañados. Seminarista de 24 años, Dinis ha confesado la importancia que para su discernimiento vocacional tuvo la JMJ de su archidiócesis y ha subrayado la importancia que en estos encuentros tiene el acompañamiento de sacerdotes y obispos.

«La JMJ a nivel internacional ha demostrado ser una excelente oportunidad para que los jóvenes tengan una experiencia misionera. Este debería ser también el caso de la JMJ diocesana/eparquial», considera el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, que aboga por fomentar «las actividades en las que los jóvenes experimentan el voluntariado, el servicio gratuito y la autogestión». En este sentido, y además de  implicarlos «en todas las etapas de la planificación pastoral de la JMJ», se propone la organización de misiones en las que los jóvenes visiten a las personas en sus casas, «llevándoles un mensaje de esperanza, una palabra de consuelo o simplemente ofreciéndoles escuchar».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa