Internacional Última hora

La Santa Sede impone medidas disciplinarias al cardenal Gulbinowicz

La nunciatura apostólica de Polonia anunció el viernes 6 de noviembre la imposición de duras medidas disciplinarias al cardenal polaco Henryk Gulbinowicz, de 97 años, por su presunta implicación en conductas relacionadas con abusos. Las sanciones, comunicadas por la legación diplomática, son fruto de la investigación de las denuncias recibidas . El año pasado una persona afirmó en las redes sociales haber sido abusada por el purpurado cuando tenía 15 años y era alumno del seminario menor.

A partir de ahora, el arzobispo emérito de Wroclaw tiene prohibido asistir a cualquier celebración o reunión pública, así como usar las insignias episcopales. Tampoco podrá ser enterrado cuando fallezca en la catedral de San Juan Bautista. Por último, se le exige que done una suma de dinero «apropiada» a la fundación San José, creada en octubre de 2019 por los obispos polacos para resarcir a las víctimas de abusos.

Nacido en Vilnius, la actual capital de Lituania (entonces Polonia), en 1923, Gulbinowicz fue ordenado sacerdote en 1950, siendo consagrado obispo por el cardenal Stefan Wyszyński en 1970. Después de ejercer durante seis años como administrador apostólico de Vilnius, en 1976 fue nombrado por Pablo VI arzobispo de Wroclaw, sede que ya no abandonaría hasta abril de 2004, cuando Juan Pablo II aceptó su renuncia, ya con 80 años. Fue también el santo Papa polaco el que lo creó cardenal en 1985.

Las sanciones impuestas al más longevo de los cinco purpurados del país —los otros son Dziwisz (81), Rylko (75) Nycz (70) y Krajewski (56)— suponen otro duro golpe a aquella Iglesia, sacudida en los últimos tiempos por numerosos escándalos. El pasado 17 de octubre el Papa apartó de su sede al obispo de Kalisz, Edward Janiak, y al menos dos obispos más están siendo investigados por haber supuestamente encubierto en el pasado casos de abusos cometidos por sus sacerdotes. Se da la circunstancia de que tanto el citado Janiak —que fue sacerdote y obispo auxiliar de Gulbinowicz  en Wroclaw— como el arzobispo Glodz, emérito de Gdansk, otro de los investigados, fueron durante un tiempo personas cercanas al cardenal sancionado.

En 2019 la Conferencia Episcopal hizo público un informe que concluía que entre 1990 y 2018 hubo 382 clérigos que habían abusado sexualmente de 624 víctimas.

Los obispos polacos celebraron su última asamblea plenaria la primera semana de octubre. Pocos días después, al menos una docena de ellos, incluido el presidente de la institución y arzobispo de Poznan, Stanislaw Gadecki, de 71 años, dieron positivo en Covid-19. El auxiliar emérito de Gniezno, Bogdan Wojtus, falleció el pasado día 20 con 83 años.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME