Santa Sede

La Santa Sede colabora con el Comité Paralímpico Italiano en las Olimpiadas de Río 2016

La Santa Sede colabora con el Comité Paralímpico Italiano en las Olimpiadas de Río 2016

Esta mañana en la Oficina de Prensa de la Santa Sede ha tenido lugar la presentación del proyecto “Casa Italia Paralímpica en Rio 2016”. Han intervenido el cardenal Gianfranco Ravasi, Presidente del Pontificio Consejo de la Cultura, Luca Pancalli, Presidente del Comité Paralímpico Italiano, Marco Giunio de Sanctis, Jefe de misión en los Juegos Paralímpicos de Rio, monseñor Melchor José Sánchez de Toca y Alameda, subsecretario del Pontificio Consejo de la Cultura y el padre Leandro Lenin Silva Tavares, de la arquidiócesis de Rio de Janeiro.

Por primera vez, Casa Italia, tradicionalmente lugar de acogida y escaparate de la realidad italiana en los Juegos Paralímpicos, será también un proyecto destinado a durar en el tiempo gracias a la colaboración entre la Santa Sede y la arquidiócesis de Rio de Janeiro, como afirmó el Presidente del Comité Paralímpico Italiano, informando de que la sede de Casa Italia será la parroquia Inmaculada de Rio de Janeiro, con la que además, el Comité colaborará en una serie de proyectos solidarios. “Pensaba -dijo- que fuera un sueño casi irrealizable, en cambio, esta idea nacida del deseo de dejar un signo tangible en el territorio, encontró una acogida muy calurosa y sobre todo, de colaboración fáctica en la Santa Sede, sea por parte del cardenal Ravasi, al que no dejaré de dar las gracias por haber creído en este sueño, que por la arquidiócesis de Rio de Janeiro, a través del cardenal arzobispo Orani Joao Tempesta y del padre Silva Tavares a los que estoy infinitamente agradecido por su colaboración”.

La parroquia Inmaculada explicó a su vez, Marco Giunio de Sanctis, ha sido elegida, además de por las iniciativas con ella vinculadas, por su cercanía a la Sede Paralímpica (unos 6 km.), lo que facilita su acceso a los atletas que en esta XV edición de los Juegos Paralímpicos serán 4.300 en representación de 180 naciones que competirán en 22 disciplinas deportivas y en 528 eventos.

Por su parte el padre Leandro Lenin Silva Tavares recordó que es la primera vez que un país sudamericano alberga las Olimpiadas y los Juegos Paralímpicos destacando que en 2013 el Papa Francisco durante la Jornada Mundial de la Juventud en Rio de Janeiro bendijo las banderas olímpicas y paralímpicas reforzando aún más los lazos entre la evangelización y el mundo del deporte. “La arquidiócesis de Río-agregó- considera este contexto de fiesta un momento oportuno para la evangelización, para la proclamación de los valores cristianos y de los valores olímpicos y del desarrollo humano”.

“Dado el reconocimiento del esfuerzo por el dialogo interreligioso de la arquidiócesis de Rio, el Comité Organizador Local Rio2016 nos ha encargado la coordinación de las funciones religiosas en la villa de los atletas -reveló- Estaremos en contacto con los capellanes voluntarios y con los responsables del judaismo, del islam, del hinduismo, del budismo y de los cristianos no católicos. También colaboramos con el Comité Paralímpico Italiano que ha constituido la Casa Italia en una de nuestras parroquias y dejará así un legado,en esa y en otras parroquias, que hará posible el acercamiento a las actividades paradeportivas. Nos gusta mucho esta colaboración porque toca una situación que promueve y requiere asistencia: la de las personas con discapacidad y en Brasil, sobre todo en Rio, hemos hecho muchos esfuerzos para acogerlas: podemos observar los ejemplos de los que trabajan y viven en esta realidad que nos enseñan los valores de la inclusión. La Casa Italia Paralímpica, como parte de la actividad de los Juegos Paralímpicos de Rio 2016, nos muestra historias ricas de valores como la capacidad de recuperación, la perseverancia y la esperanza ante las dificultades”.

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.