Firmas Rincón Litúrgico

La Resurrección de Jesús – Reflexión- Felicitación Pascual 2015

pascua-resurreccion

La Resurrección de Jesús –  Reflexión- Felicitación Pascual 2015

 Resurrección de Jesús, es la mayor fiesta litúrgica del año, por ser la victoria  sobre la muerte y la exaltación de Cristo – y de nosotros –  a una vida plena y definitiva. En la Resurrección de Jesús, se fundamenta nuestra fe, “pues si Cristo no ha resucitado, nuestra fe, no tiene sentido, es vana y absurda” (I Cor 15,17). Pero “Cristo resucitó de entre los muertos” (I Cor 15,20) y es causa  de nuestro resucitar a una nueva vida, a una vida plena y definitiva. Resucitar a Cristo por Dios, ha sido, al mismo tiempo que transformar el cuerpo mortal del Salvador en cuerpo glorioso, constituir a Jesús, principio  de la resurrección para todos nosotros, que somos sus miembros. La suerte de los miembros, es la suerte de la Cabeza Y Cristo, que es nuestra cabeza, está resucitado. Luego, tú y yo, resucitaremos.

          “Jesús no es alguien que haya regresado a la vida biológica normal, y que después, según las leyes de la biología, deba morir de nuevo” (Benedicto XVI) La resurrección de Jesús, no es un retorno a su vida anterior.  La resurrección de Jesús no es una vuelta a su vida anterior para volver de nuevo a morir un día, de manera ya definitiva. No es una simple reanimación de su cadáver, como pudo ser el caso de Lázaro o la hija de Jairo, que murieron después. Por la resurrección, Jesús entra en la Vida definitiva de Dios y nosotros con EL.

         La Resurrección de Jesús es un acontecimiento estrictamente sobrenatural, que escapa  a las pruebas objetivas e históricas, pues no hay pruebas documentales (no hubo testigos)  ni  ejercicio de la razón. No se puede probar racionalmente. “Naturalmente, no podemos definir el cuerpo glorioso (la Resurrección de Jesús) porque está más allá de nuestra experiencia (de nuestra comprensión). Sólo podemos interpretar algunos de los signos que Jesús nos dio para entender, al menos un poco, hacia dónde apunta su Resurrección. El primer signo es: que el sepulcro está vacío. Es decir, Jesús no abandonó su cuerpo a la corrupción, destinado también a la eternidad. El segundo signo es su nueva  forma de vida definitiva: Jesús ya no vuelve a morir, es decir: está más allá de las leyes de la biología, de la física, porque los sometidos a ellas, mueren La resurrección es una verdad revelada (una verdad de fe), que conocemos   por los testimonios que nos dan sus discípulos, los primeros cristianos, los Evangelios, el libro de los Hechos y las cartas de San Pablo.

          “La Resurrección es como un “salto cualitativo” radical, en que se entreabre una nueva dimensión de la vida, del ser hombre. El hombre Jesús, con su mismo cuerpo, pertenece ahora totalmente a la esfera de lo divino y eterno. Las cartas de San Pablo nos hablan de que el cuerpo transformado de Cristo – por su Resurrección – es el lugar en el que los hombres entran en la comunión  con Dios y entre ellos, y así pueden vivir definitivamente en la plenitud de la vida INDESTRUCTIBLE” (Benedicto XVI).                 La  resurrección de Jesús es la intervención resucitadora de Dios. La resurrección de Jesús de entre los muertos” – Benedicto XVI reafirma que sin fe en la resurrección, la fe cristiana está muerta. Sólo si Jesús ha resucitado ha sucedido algo verdaderamente nuevo que cambia el mundo y la situación del hombre…e inaugura una dimensión nueva del ser hombre. Lo anuncian con una audacia absolutamente nueva sus discípulos, testigos de la resurrección

           Los primeros cristianos, al hablar de la Resurrección de Jesús, prefieren emplear esta expresión: “Jesús ha sido resucitado por Dios” (Hch 2, 24; 3, 15…). Para ellos, la resurrección es una actuación del Padre, que con su fuerza creadora y poderosa, ha levantado al muerto Jesús, a la vida definitiva y plena de Dios. Para decirlo de alguna manera, Dios le espera a Jesús al otro lado de la muerte para liberarlo de la destrucción, vivificarlo con su fuerza creadora, levantarlo de entre los muertos e introducirlo en la vida indestructible de Dios. Los primeros cristianos han empleado diversos lenguajes para sugerir de qué se trata. Es interesante escucharle a Pablo. Según él, Jesús ha sido resucitado por la fuerza de Dios que es la que le hace vivir su nueva vida de resucitado (Ef 1, 19-20; 2Co 13, 4). Jesús ha sido resucitado por la gloria de Dios, es decir, por esa fuerza que nos descubre toda la grandeza gloriosa de Dios (Rm 6, 4); por eso, Cristo resucitado posee un “cuerpo glorioso” (Flp 3, 21) que no es un cuerpo fantasma, sino una personalidad, llena de la fuerza transformadora de Dios.

         Resumen:

LO QUE NO ES LA RESURRECCIÓN:

  • No es una reanimación del cadáver, volver a la vida que se había tenido antes (como pudo ser el caso de Lázaro o la hija de Jairo, que murieron después)
  • Jesús NO es alguien que haya regresado a la vida biológica normal, y que después, según las leyes de la biología, deba morir de nuevo” (Benedicto XVI) La resurrección de Jesús, no es un retorno a su vida anterior.
  • NO es un fantasma
  • La Resurrección NO se puede probar de un modo experimental.
  • NO es un acontecimiento histórico. La Resurrección de Jesús va más allá de la historia, pero ha dejado su huella en la historia, que puede ser CONFIRMADA por testigos, como un acontecimiento de una cualidad del todo nueva. No es un acontecimiento histórico  del mismo tipo, que el nacimiento o muerte de Jesús.

LO QUE ES LA RESURRECCIÓN:

  • En la Resurrección de Jesús “espíritu y sangre” (humanidad) tienen sitio en Dios.
  • Cuando San Pablo del “cuerpo cósmico” de Jesús, indica que Cristo vive definitivamente en las plenitud de la vida indestructible y esta vida es el lugar en el que los hombres entran en comunión con Dios, y definitivamente, también, en una vida indestructible.
  • En la Resurrección de Jesús se ha producido un “salto ontológico” que afecta al ser como tal, y se ha inaugurado un DIMENSIÓN que afecta a todos y que ha creado para todos nosotros, un nuevo ámbito de vida del ser con Dios. Es algo NUEVO, un género nuevo de acontecimiento.
  • La Resurrección de Jesús es algo así como un “salto cualitativo radical”, en el que se establece una nueva dimensión de la vida del ser hombre.
  • En la Resurrección , el hombre Jesús, con su mismo cuerpo, pertenece totalmente a la esfera de lo divino y eterno.
  • Decir que Jesús ha resucitado verdaderamente, es lo mismo que decir: ES EL VIDENTE, que nos ayuda a decir, por la fe: “Señor mío y Dios mío”.
  • La Resurrección de Jesús es un acontecimiento estrictamente sobrenatural, que escapa a las pruebas objetivas e históricas, pues no hay pruebas documentales,   ni  ejercicio de la razón. No se puede probar racionalmente. La resurrección es una verdad revelada (una verdad de fe), que conocemos   por los testimonios que nos dan sus discípulos, los primeros cristianos, los Evangelios, el libro de los Hechos y las cartas de San Pablo. (Sacado  de “Jesús de Nazaret” de Benedicto XVI, desde las páginas 316-321)

La resurrección de Jesús se efectuó por la intervención  suprema de Dios en la historia humana. “Es el día en que actuó el Señor (Dios)” La Resurrección de Jesús es el máximo milagro. La Resurrección de Jesús siempre ha sido considerada como el principal argumento apologético y verídico del cristianismo.

         Pero San Pablo nos lo dice  con mayor  claridad en su carta a los Romanos

     «Hermanos: Los que por el bautismo nos incorpora­mos a Cristo, fuimos incorporados a su muerte. Por el bautismo fuimos sepultados con él en la muerte, para que, así como Cristo fue despertado de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en una vida nueva. Porque, si nuestra existencia está unida a él en una muerte como la suya, lo estará también en una resurrección como la suya. Comprendamos que nuestra vieja condición ha sido crucificada con Cristo, quedando destruida nuestra personalidad de pecadores, y nosotros libres de la esclavitud del pecado; porque el que muere ha quedado absuelto del pecado. Por tanto, si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con el; pues sabemos que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere más; la muerte ya no tiene dominio sobre él. Porque su morir fue un morir al pecado de una vez para siem­pre; y su vivir es un vivir para Dios Lo mismo vosotros consideraos muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro” (con una vida nueva, plena y definitiva) (Rom 6,3-11).

Otras NOTAS

El sepulcro vacío (Fue sepultado). Con esto se hace referencia a una muerte real, a la plena participación  de Jesús en la suerte humana de morir. El sepulcro vacío de por sí   no puede probar la resurrección, pero es presupuesto necesario para la fe en la resurrección, pues ésta se refiere principalmente al cuerpo y, por él, a la persona en su totalidad. El sepulcro con el cadáver, era la prueba de que NO ha habido resurrección

No “dejarás a tu fiel (Jesús) conocer la corrupción” (Salmo, 16,8-11)

(Hch. 2 ,25-27). Esta es precisamente la definición de la Resurrección. Solo la corrupción era considerada como la fase en la que la muerte era definitiva.

 “Resucitó al tercer día, según las Escrituras” (I Cor 15,4). La Resurrección misma es conforme con la Escritura. El tercer día se refiere al día de un acontecimiento  decisivo para los discípulos. Se refiere al descubrimiento del sepulcro vacío. Se refiere al primer encuentro con el Señor Resucitado El primer día de la semana, para un judío, es el Domingo) el tercero del viernes (viernes, sábado y domingo).

Richard Cuadrado

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
La Resurrección de Jesús - Reflexión- Felicitación Pascual 2015, 10.0 out of 10 based on 1 rating
Print Friendly, PDF & Email