Internacional

La religiosa Nieves Crespo desde Zway lleva 25 años como misionera en Etiopía

La religiosa Nieves Crespo desde Zway lleva 25 años como misionera en Etiopía

La misionera Nieves Crespo, misionera española en Etiopía, nos acerca la realidad de la Misión de Zway, en Etiopía, donde realiza su labor misionera entre los más pobres. En esta ocasión, comparte con inmensa alegría la celebración de sus 25 años como religiosa salesiana, como ella explica, “han sido días preciosos de reencuentro con personas muy queridas con las que hemos compartido la vida”:
“Acabo de volver de mi querida Etiopia donde he pasado 6 semanas tratando de echar una mano en los diferentes proyectos, en la escuela profesional y en las actividades de verano…
He vivido el regalo de celebrar allí mis 25 años de profesión religiosa, con las hermanas, con los niños del oratorio, con los trabajadores… He vivido el regalo de encontrarme con tantos niños y jóvenes que han cambiado radicalmente su vida gracias a nuestra misión de Zway…
He estado con Zenebech y Hawi, niñas de nuestro oratorio, niñas que gracias al programa de alfabetización se incorporaron a la escuela primaria y al acabar la formación profesional de Moda el gobierno las ha contratado como profesoras en sus escuelas profesionales… y ahora, las dos, se atreven a soñar y a vivir un futuro diferente para sus familias.
He estado con Rahel, huérfana de padre y madre, también de nuestra alfabetización que fue operada de un brazo gracias a la colaboración de varios de vosotros… Rahel está acabando el último año de la universidad y también se atreve a soñar con un futuro diferente.
He estado con Mihret, de una familia tremendamente pobre, la conozco desde que tenía cuatro años y aun recuerdo como se comía los platos de ‘faffa’ en la escuela… Miheret acabó la secundaria y ahora ha terminado Infantil, ella también sueña y vive ya un futuro diferente.
He compartido el tiempo con Alimitu… Muchos seguro que la recordáis porque llegó el año del hambre debatiéndose entre la vida y la muerte… está en nuestra escuela, su madre la ha abandonado… Las hermanas la hemos acogido en nuestra casa… Alimitu que empieza este año grado 10 también sueña y vive ya un futuro diferente.
He estado con Musa… aún recuerdo cuando lo conocí en el programa de nutrición, estuvo en el hospital varios meses tratando de superar la tuberculosis… Musa está en nuestra escuela, este año empieza grado 7 y también sueña y vive ya un futuro diferente…
He compartido los días con Tesfaynesh… ¿recordáis su historia? Nos llegó con 900 gramos de peso, nacida por cesárea con apenas 7 meses de gestación… su madre murió y, desde entonces, las hermanas hemos sido para ella su familia… Tesfaynesh es muy inteligente y, en nuestra escuela, sueña y vive también un futuro diferente…
Han sido días preciosos de reencuentro con personas muy queridas con las que hemos compartido la vida… Días de dar gracias a Dios por tantos cientos de vidas cambiadas gracias a la Misión de Zway: vidas cambiadas por el programa de nutrición, por la escuela infantil, primaria y secundaria, vidas cambiadas por la escuela profesional… vidas con nombre propio que sueñan y viven ya hoy un futuro diferente…
Es por eso que hoy que comienza el nuevo año – el 11 de septiembre comienza el año etíope, en el calendario ge’ez, que es también el litúrgico – quiero compartir con vosotros y agradecer a Dios y a cada uno que de modos diversos hacéis posible el milagro de la misión de Zway…
Pero, si he de ser sincera, he vuelto también con una gran preocupación… Como sabéis en Zway siempre hemos confiado en la Providencia y en vuestra colaboración en este querer cambiar la vida de los más pobres… pues, como os digo, esta vez he vuelto con una gran preocupación porque en las escuelas hemos mantenido un coste simbólico para los niños para poder llegar a los más pobres de los pobres, hemos mantenido las diversas ayudas a cientos de familias que no tienen ni lo más fundamental para comer, el programa de nutrición, la escuela profesional que ofrece a los chicos un puesto de trabajo… pero, en esta ocasión, las ayudas que recibimos de fuera no son suficientes y estamos viviendo un momento muy difícil… Es por ello, que una vez más, junto al agradecimiento por todo lo que habéis aportado y aportáis a nuestra misión, os lanzamos un S.O.S… necesitamos de vuestra ayuda para seguir cambiando la vida de los más pobres, para seguir ofreciendo a los niños y jóvenes la posibilidad de soñar y vivir un futuro diferente”.

OMPRESS-ETIOPÍA (12-09-16)

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.