Firmas

La reforma procesal canónica sobre la nulidad matrimonial eclesiástica

La reforma procesal canónica sobre la nulidad matrimonial eclesiástica

El papa Francisco, por la Carta Apostólica, Mitis Judex Dominus Jesús, modifica procesalmente el Libro VII del Derecho Canónico en su Parte III, Título y Capitulo I)  y establece dos procesos judiciales, ordinario y  abreviado, para la declaración de la nulidad de los matrimonios eclesiásticos (cáns. 1671-1691, partir del 8 de diciembre de este año en curso del 2015.

 En el proceso ordinario:

            El juez de primera instancia: Es el obispo diocesano por derecho propio que puede ejercer dicha potestad personalmente o por medio de un tribunal diocesano que debe estar formado por un colegio de tres de jueces presidido por un clérigo pudiendo ser los otros dos laicos. En el caso de que no se pudiera constituir dicho colegio, el obispo encomendará la causa de nulidad a un único juez, quien en lo posible, le auxiliarán  dos asesores de vida ejemplar  expertos en ciencias jurídicas y humanas, aprobados por el obispo. A este juez único le competen las funciones asignadas al colegio, al presidente y al relator. El tribunal de segunda instancia ha de ser siempre colegiado.

Competencia de los tribunales diocesanos: En las causas no reservadas a la Santa Sede: 1º) el tribunal del lugar donde se celebró el matrimonio; 2º) el tribunal del lugar donde ambas partes tienen su domicilio o su quasidomicilio; y 3º) el tribunal del lugar donde de hecho se han de recoger la mayor parte de las pruebas.

Pueden impugnar el matrimonio: 1º) Los cónyuges y 2º) el promotor de justicia, cuando la nulidad se ha divulgado. El matrimonio que no fue impugnado en vida no se puede impugnar en la muerte de uno  o de los dos, o no ser que la cuestión de la validez sea perjudicial para resolver otra controversia en el foro canónico o civil. Si uno de los cónyuges muere durante el proceso, si la causa no está concluida se suspende el proceso hasta que lo reanude  el heredero del difunto o su  sucesor, y si está concluida el juez debe concluida citando al procurador si no hay de  heredero del difunto.

Aceptación de la causa de nulidad: Antes de que el juez acepte la causa, el obispo diocesano  o por delegación el vicario judicial  ha de tener la certeza de que el matrimonio ha fracasado irremediablemente, de forma que resulte imposible la convivencia. Una vez recibido el escrito de demanda, el vicario judicial, si estima que tiene algún fundamento, lo aceptará, y mediante un decreto añadido al pie de dicho escrito, ordenará que se notifique un copia del mismo al defensor del vínculo, y si la demanda no ha sido firmada por ambas partes, se remitirá a la parte demandada para que conteste a la misma dándole un plazo de quince días.

 Transcurrido dicho plazo, el vicario judicial mediante el propio decreto, determinará la fórmula de la duda y establecerá si la causa ha de sustanciarse mediante el proceso ordinario  o abreviado. Dicho decreto se notificará a las partes y al defensor del vínculo. Si la causa ha de sustanciarse mediante el proceso ordinario, el vicario judicial, por medio del mismo decreto, dispondrá la constitución del colegio de jueces o del juez único con sus dos asesores. Si por el contrario opta por el proceso abreviado, el vicario aplicará lo dispuesto en el canon 1685. La fórmula de la duda debe especificarse por qué capitulo o capítulos se impugna la validez del matrimonio.

Derechos del defensor del vínculo, de los abogados de las partes y del promotor de justicia si interviene en el juicio: Asistir al examen de las partes, de los testigos y de los peritos, quedando a salvo lo que prescribe el canon 1559, y a tomar conocimiento de los autos judiciales, aun cuando no estén publicados y a examinar los documentos presentados por las partes. Las partes no pueden asistir a dicho examen.

Valor de la Pruebas: La confesión judicial  y las declaraciones de las partes sustentadas por eventuales testigos sobre la credibilidad de las mismas pueden tener valor de prueba plena; valor que  el juez estimará considerando todos los indicios y los adminículos, siempre y cuando no existan otros elementos que las refuten. La declaración de un solo testigo no tiene validez probatoria, a no ser que se trate de un testigo cualificado por razón de su oficio.

En las causas de materia de impotencia o falta de consentimiento por enfermedad mental o por anomalía de naturaleza física de los cónyuges, el juez se servirá de uno o de varios peritos, a no ser que por las circunstancias conste con evidencia que esa pericia resultará inútil. Siempre que en la instrucción de la causa, surja una duda muy probable de que no se ha consumado el matrimonio, puede el tribunal suspender la causa de nulidad, una vez oídas las partes, y completar la instrucción por la dispensa del matrimonio rato, trasmitiendo los datos a la Sede Apostólica junto con la petición de la dispensa hecha por ambos cónyuges o por uno de ellos, con el voto del tribunal y el del obispo.

Sentencia ejecutiva de primera instancia: Tiene lugar cuando dicho tribunal declara la nulidad de un matrimonio, una vez transcurridos los plazos fijados por los cánones 1630-1633.

Apelación: La parte que se considere perjudicada, el promotor de justicia y el defensor del vínculo tienen el derecho de interponer querella de nulidad contra la sentencia o apelar contra la misma ante un tribunal superior  con arreglo a los cánones 1619- 1640. Vencidos ya  los  plazos establecidos  por el derecho para la apelación o prosecución y una vez que el tribunal superior haya recibido los autos judiciales, se constituirá el colegio de jueces, se designará al defensor del vínculo y se instará a las partes a presentar sus observaciones dentro de un plazo preestablecido.

 Una vez vencido dicho plazo, el tribunal colegiado confirmará la sentencia de la primera instancia si la apelación se revelara manifestante dilatoria, pero si la apelación ha sido aceptada se debe proceder de la misma manera que en la primera instancia con las debidas adaptaciones.

Apelación de  la sentencia ejecutiva de segunda instancia: Si en la apelación se aduce un nuevo capítulo de nulidad  del matrimonio, el tribunal puede admitirlo y juzgarlo a cerca de él como si fuera en primera instancia. En cuyo caso, se puede recurrir ante el tribunal del tercer grado para una proposición de la causa con arreglo al canon 1644, aduciendo nuevas y graves pruebas dentro del palazo perentorio de treinta días.

Sentencia ejecutiva de nulidad de segunda instancia: Las partes pueden contraer nuevo matrimonio eclesiástico, a no ser que lo prohíba un voto incluido en la propia sentencia o establecido por el obispo del lugar. El vicario judicial debe comunicar dicha sentencia al obispo del lugar donde se celebró el matrimonio, para que a la mayor brevedad sea anotada la nulidad matrimonial y las prohibiciones eventuales en el libro de bautismos.

   En el proceso abreviado:

  Competencia del propio obispo diocesano: Cuando las demandas sean presentadas por ambos cónyuges o por uno con el consentimiento del otro, o cuando concurran circunstancias de hechos y de personas, afianzadas por testimonios y documentos, que no requieran una investigación o una instrucción más memorizada  que hagan patente la nulidad.

Escrito de la demanda: 1º) debe exponer breve, íntegra y claramente los hechos en que se basa la demanda, 2º) indicar las pruebas que puedan ser inmediatamente  recopiladas por el juez, y 3º) exhibir en el anexo los documentos en que se basa demanda.

 Instrucción: El vicario judicial, en el mismo decreto en que determina la fórmula de la duda, nombrará al instructor y al asesor,  y citará para la sesión, dentro de un plazo de quince días,  a todos cuantos deben participar en ella. El instructor, en la medida de lo posible, recopilará las pruebas para una sola sesión y fijará un plazo de quince días para presentación de las observaciones a favor del vínculo y de la defensa de las partes si las hubiere.

Sentencia: El obispo diocesano, tras recibir los autos, consultar al instructor y al asesor, y examinar las observaciones de la defensa del vínculo, y si las hubiere las de las defensas de las partes sobre la nulidad del matrimonio, emitirá sentencia. De lo contrario, remitirá la causa al proceso ordinario. El texto integro de la sentencia, junto con su motivación, se notificará con la mayor brevedad a las partes.

Apelación: Contra la sentencia del obispo se apela al metropolitano o ante la Rota Romana. Si la sentencia ha sido emitida por el metropolitano se apela ante el obispo sufragáneo de mayor antigüedad. Si la apelación se revelara manifiestamente dilatoria, el metropolitano, el obispo indicado o el decano de la Rota Romana lo rechazarán con un decreto. Si por el contrario, la apelación es admitida, remitirá la causa al examen ordinario del segundo grado.

José Barros Guede

A Coruña, 3 de diciembre del 2015.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
La reforma procesal canónica sobre la nulidad matrimonial eclesiástica, 10.0 out of 10 based on 9 ratings
Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas

José Barros Guede

José Barros Guede, sacerdote incardinado en la archidiócesis castrense de España. Fue coronel capellán. Licenciado en Teología y en Derecho Civil. Falleció el día 22-03-2016 en La Coruña a los 77 años.

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.