Revista Ecclesia » La reforma educativa del PP: fin de EpC pero no se resuelve la situación académica de los objetores
profesionales-etica
Iglesia en España

La reforma educativa del PP: fin de EpC pero no se resuelve la situación académica de los objetores

La reforma educativa del PP: fin de EpC pero no se resuelve la situación académica de los objetores

Mejoran los derechos de los padres; cautela ante la formación moral estatal

Parece que se acerca el final de una etapa. Si todo prosigue su curso, y de acuerdo con el proyecto de Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) que el Consejo de Ministros acaba de remitir a las Cortes, el dañino experimento de Educación para la Ciudadanía en España toca a su fin. La agresión ideológica conocida como EpC que iniciaron la Fundación CIVES y los grupos de izquierda radical laicista de la mano del gobierno de Rodríguez Zapatero, desaparece del sistema educativo español, al menos tal y como fue concebida. Aún así, los alumnos tendrán que sufrir esta asignatura hasta septiembre de 2014, en el mejor de los escenarios.

La LOMCE incluye otros elementos favorables a la libertad de elección de los padres reconocida en la Constitución Española: la libertad lingüística queda garantizada, al igual que la formación religiosa (si la eligen los padres) y la posibilidad de llevar a los hijos a colegios de educación diferenciada sin ser penalizados económicamente. «No obstante», a juicio de Jaime Urcelay, presidente de Profesionales por la Ética, «habrá que estar atentos a la asignatura de Valores éticos, alternativa a la religión, que en ningún caso puede imponer una moral estatal; ciertamente, no es obligatoria pero eso no justifica el adoctrinamiento. Sería deseable que se limitara a exponer teorías éticas sin imponerlas a los menores».

Otro tema preocupante, para Profesionales por la Ética, es el silencio gubernamental ante la situación de miles de objetores a Educación para la Ciudadanía. «Esta asignatura», asegura Jaime Urcelay, «se suprime debido a la fuerte polémica social que ha provocado, como acaba de reconocer el Consejo de Estado. Y los protagonistas de esa polémica han sido los objetores a Educación para la Ciudadanía, muchos de los cuales han sido obligados a repetir curso o suspendidos por el hecho de defender la libertad de todos. Si el Gobierno no establece un mecanismo legal para normalizar académicamente a los objetores cometerá una gravísima injusticia».

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa