Opinión

La prosa retorica de san Juan de la Cruz: Llama de amor viva

Durante estos  últimos años y decenio ha ido creciendo de forma constante el interés por la  persona y la obra de Juan de la Cruz. Este interés se ha extendido por amplios sectores de la población y nos sólo por los restringidos círculos de los estudiosos de la Mística y de la Literatura. En este sentido es fácil constatar cómo el interés por el autor de Llama de Amor  viva ha traspasado los confines de la Orden Carmelitana de la que es Padre  Reformador, sino también  de la Iglesia Católica de la que  Doctor. San Juan de la Cruz es hoy una figura patrimonio de la Humanidad. Este interés aparece  en la gran cantidad de estudios y trabajos sobre su poesía, mística y espiritualidad por plurales autores de diferentes ideologías, creencias, incluso desde el horizonte de la increencia y/o el escepticismo  y el erotismo un tanto irreverente y tendencioso. No podía faltar en esta  aproximación a San Juan de la Cruz  cierto enfoque desde   la perspectiva de la mujer, llegándose a analizar sus grandes obras como La Llama desde un perspectiva femenina, como ha sucedido en el reciente curso celebrado en la Universidad Mística  CITeS  ( Ávila)

Sin embargo en la investigación de la obra sanjuanista se dan algunas lagunas. Se investigan la problemática que presenta la crítica-textual, que presentan algunas de sus obras mayores especialmente Cántico Espiritual. Se pretende liberar su apasionante biografía de enfoques presuntamente hagiográficos, que a veces, ocultan las dimensiones sociales, económicas  y culturales de su complicada  trayectoria existencial.  Se avanza en una profundidad más exigente en el análisis de su singular poesía lírica vuelta a lo divino, donde las osadías   con frecuencia irreverentes, no conocen límites proporcionados.  Los comentarios prosísticos, sin embargo, a sus grandes obras, especialmente Llama, si no se  descalifican directamente, se tiende a minusvalorar como algo secundario: poco relevante en su obra total. La prosa-comentario a los poemas por su valor teológico-místico. Nadie osa negar la sublimidad de los contenidos, pero  muy poco se analiza el valor formal retórico de su prosa. Ya un prestigioso y entusiasta sanjuanista  H. Hatzfeld descubrió calidades  únicas en la prosa en la prosa de Llama de Amor Viva, dedicando a su análisis un enjundioso estudio, enfocado desde una perspectiva estilístico-retórica. Sus conclusiones y directrices  se olvidaron. Con motivo del IV Centenario de la Muerte de San Juan de la Cruz (1591-1991) algunos autores se acercaron a la prosa, pero sin el necesario convencimiento para deducir conclusiones que no fueron las fundadas en los tópicos del entusiasmo hacia la poesía y accidentalmente a la proa. Pero parece claro que todo estudio de la dimensión literaria y mística de San Juan de la Cruz, resulta incompleto y parcial sino se tiene en cuenta la dimensión retórica de la misma, entendiendo el termino retórica en su amplio y auténtico sentido tal como se ha entendido siempre en la gran tradición greco-latina, tradición unificada  por los padres de la Iglesia Católica, especialmente San Agustín en su tratado Del Orador Cristiano.  Hace unos años  se defendió en la Universidad de Oviedo una tesis doctoral muy sugerente: LLAMA   DE AMOR VIVA: MODELO DE PROSA: APROXIMACIÓN A UN ANÁLISIS RETÓRICO.

Print Friendly, PDF & Email