Revista Ecclesia » La primera comunidad de las Hermanas Carmelitas Misioneras se despide de Vitoria
Iglesia en España Noticias Última hora

La primera comunidad de las Hermanas Carmelitas Misioneras se despide de Vitoria

La primera comunidad de las Hermanas Carmelitas Misioneras presente en Vitoria desde 1956 se despide de la ciudad. La «Comunidad Virgen Blanca» fue la primera que se asentó aquel año en el centro de Vitoria. Sus primeros desempeños se centraron en el campo de la enfermería. Se repartieron por clínicas y hospitales, además de atender a enfermos en sus propios domicilios. Esta actividad la desarrollaron hasta hace unos cinco años, cuando tuvieron que jubilarse y pasar a actividades con menos carga de trabajo.

De esta congregación aún hay cinco religiosas, todas ellas de edad muy avanzada y cuyo cometido se centra en ayudar pastoralmente en la parroquia de Santa María de los Ángeles. En esta nueva etapa que comienzan, las cinco hermanas se repartirán entre las casas de descanso que tienen en Navarra, Valladolid y en la residencia de Vitoria «Mater Carmeli».

Esta misma tarde a partir de las 20:00 horas, la parroquia de Santa María de los Ángeles acogerá una misa de acción de gracias por esta comunidad y su labor desarrollada durante 65 años en Vitoria. Mañana miércoles será la despedida oficial y tendrán una audiencia con el obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde, que les agradecerá su desempeño en nombre de toda a diócesis por su entrega y servicio.

La orden de Carmelitas Misioneras fue fundada por el religioso carmelita descalzo, Francisco Palau, en el año 1861. Este fue declarado beato por el Papa Juan Pablo II en el año 1988. Esta congregación de religiosas se reparten por 38 países de Europa, África, Asia, Oceanía y América. Actualmente cuentan con mas de 1700 religiosas, de ellas 17 permanecerán en Vitoria para seguir al frente de la residencia «Mater Carmeli».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa