Iglesia en España Noticias Última hora

La presencia «silenciosa» y caritativa de la Iglesia madrileña durante Filomena

El fin de semana del 8 al 10 de enero, España vivió un momento especial. La naturaleza, una vez más, se desenvolvió sin tenernos en cuenta y las calles se convirtieron en regueros de vehículos abandonados con árboles tronchados por el peso de la nieve a los lados.

En estas circunstancias, la Iglesia volvió a salir a la calle y a abrir sus puertas para acoger al más vulnerable «con una labor silenciosa, discreta pero siempre al servicio», afirma José Luis Segovia, vicario episcopal de Madrid. Según nos cuenta por teléfono,  debemos estar «todos juntos para que se pueda obrar el milagro de salir de esta situación».

Le preguntamos por la coordinación de los equipos pastorales de las parroquias durante el temporal.  «Yo creo que hemos estado ahí. No hemos salido en los medios pero eso no es lo importante. Hemos estado para ayudar a todos con una tremenda sintonía entre sacerdotes, laicos, equipos de trabajo y Cáritas. Ante situaciones de este tipo sale lo que somos. Y la Iglesia tiene claro que lo prioritario es sacar a las personas adelante. Lo dice el papa Francisco “nadie se salva solo”. Tenemos que estar juntos en esta barca. Es un hecho que he constatado a lo largo de todo mi ministerio. Las parroquias más beneficiadas son aquellas en la que los sacerdotes trabajan con otros sacerdotes y aquellas en donde los laicos son corresponsables; poniéndose en primera línea».

 

Una más de las muchas imágenes que se han sucedido durante la borrasca Filomena. La Iglesia saliendo al encuentro de los más necesitados.

«¿Qué está haciendo la Iglesia para ayudar en esta oleada de tanto frío?».

Esta misma pregunta se formulaba el agustino Isaac Estévez, quien estos días, en la parroquia Nuestra Señora del Carmen de Los Negrales, ha habilitado la nave de la iglesia para que puedan dormir allí cuatro personas.

Tampoco se quedaron sin su comida las personas, tal y como informa la Archidiócesis de Madrid,  en situación de calle beneficiarias del comedor Los Panes y los Peces, de la parroquia Virgen del Camino de Collado Villalba. Ignacio Sánchez, su párroco, mientras regresa del Hospital General de Villalba, donde atiende espiritualmente a los enfermos, cuenta cómo Filomena no ha podido con ellos. «El viernes les habíamos dado a los beneficiarios –como se hace habitualmente– la comida para el fin de semana», señala el sacerdote, con lo que en los días más duros de la borrasca eso lo tuvieron cubierto. Y aunque este lunes a la hora de abrir aún no habían llegado los menús que les sirve diariamente Carifood por la dificultad de los desplazamientos –les fueron entregados a media tarde–, a ninguno de los 21 que acudieron les faltó comida. Gracias a los recursos que tenían de Cáritas, «les preparamos un caldo, un poco de carne y productos enlatados».

 

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME