Opinión

La presencia de animales y la proveniencia de los magos en el nacimiento de Jesús en Belén según el Papa Benedicto XVI

Determinados medios de comunicación, televisivos, radiofónicos, periodísticos y redes sociales han propagado que el papa Benedicto XVI manifestaba en su libro, La infancia de Jesús :Que en el nacimiento de Jesús recostado en un pesebre, no había animales, concretamente, ni el buey ni el asno, y que los magos provenían de Tarsis-Tartesos en España”, dando ello lugar a escándalo de  los niños y dudas y controversias  de las personas mayores sobre sus creencias acerca de existencia de animales en  nacimiento de Jesús y en la proveniencia de los magos de Oriente. Debemos leer bien y de buena fe los textos y no manipularlos, cómo ocurre con estos.  

 Lo que el papa Benedicto XVI escribe y enseña textualmente en su libro citado sobre la presencia de animales en nacimiento de Jesús es que: “María puso a su niño recién nacido en un pesebre (Lc 2,7). De aquí, sigue diciendo, se ha deducido con razón que Jesús nació en un establo. El pesebre hace pensar en los animales, pues  es donde comen. En el Evangelio no se habla en este caso de animales. Pero la meditación guiada por la fe, leyendo el Antiguo y Nuevo Testamento, relacionados entre si, ha colmado muy pronto esta laguna, remitiéndose a Isaías 1,3: el buey conoce a su amo y el asno el pesebre de su dueño”.

            Sobre la proveniencia de unos magos, enseña textualmente: “Así como la tradición de la Iglesia ha leído con toda naturalidad el relato de la Navidad sobre el trasfondo de Isaías 1,3, y de este modo llegaron al pesebre el buey y el asno, así tambien ha leído la historia de los Magos a la luz del Salmo 72,10 e Isaías 60. Y, de esta manera, los sabios de Oriente (los Magos) se han convertido en Reyes, y con ellos han entrado en el pesebre los camellos y los dromedarios. La promesa contenida en estos textos extiende la proveniencia de estos hombres hasta el extremo Occidente (Tarsis-Tartesos) en España”.

 Es decir, lo que el papa Benedicto XVI dice y enseña en su citado libro es: Primero.- Los Evangelios no hablan de animales, en concreto, ni de buey ni del asno, sino que su presencia, en concreto del buey y del asno, en el nacimiento de Jesús en Belén son producto de la tradición cristiana fundada en el texto citado del profeta Isaías 1,3.

Segundo.- La expresión “unos Magos de Oriente” extiende su proveniencia o procedencia hasta el extremo de Occidente situado en Tarsis o Tartesos, Cádiz, en España. La tradición cristiana los ha llamado Reyes conforme al Salmo 72,10 y al profeta Isaías 20. Pero de ninguna manera dice y enseña que los Magos de Oriente procedan de Tarsis, Tartesos, Cádiz, en España, sino que eran sabios filósofos y astrólogos que provenían de Persia.

José Barros Guede

A Coruña, 20 de  diciembre del 212

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.